Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Agrícola Villena pasará a trabajar de forma directa para Mercadona

La cooperativa dejará de tener a Anecoop como intermediaria, dentro del plan acordado para evitar la desaparición y mantener a sus 500 empleados

Trabajadores en las instalaciones de Agrícola Villena, antes de la pandemia. | ÁXEL ÁLVAREZ

Poco a poco se van desvelando los contenidos del plan que ha permitido evitar el cierre de Agrícola Villena y garantizar la continuidad de sus 500 empleados. La clave principal radica en el acuerdo por medio del cual la cooperativa dejará de tener como intermediaria a Anecoop, lo que le permitirá trabajar de forma directa para Mercadona. La firma va a conservar el nivel de producción que ya tenía en 2021, y entre sus planes figura reforzar la sección de la denominada cuarta gama, lo que incluso abre la puerta a incrementar la plantilla en un futuro más o menos inmediato.

Agrícola Villena siempre ha tenido en Mercadona a su principal cliente, si bien en los últimos tiempos las mercancías pasaban previamente por Anecoop, compañía que actuaba como intermediaria y servía a la cadena de supermercados de Juan Roig. En este contexto, el incremento de los costes energéticos y de las materias primas tuvieron un efecto demoledor sobre la cooperativa villenense, hasta el punto de verse impedida para seguir pagando a los agricultores y a su propia plantilla, y quedarse situada al borde del cierre.

Sin embargo, y cuando peor pintaba la situación, Anecoop y Agrícola Villena anunciaban a última hora de la tarde del jueves un acuerdo por medio del cual se garantizaba la continuidad tanto de la cooperativa como de sus 500 trabajadores. Los detalles de la operación, sin embargo, no se desvelaron hasta la jornada del viernes, en el transcurso de una reunión mantenida entre los sindicatos y los responsables de la propia firma agroalimentaria.

Maite Martínez, representante de CC OO, explicaba al término del encuentro que la clave del acuerdo consiste en que Agrícola Villena dejará de tener en los próximos días a Anecoop como intermediaria, lo que le permitirá pasar a trabajar de forma directa para Mercadona, compañía que ha decidido seguir apostando por la cooperativa, manteniendo el nivel de pedidos de 2021. «Mercadona -destaca la dirigente sindical- siempre ha sido el destino preferente de los productos de Agrícola Villena, hasta el punto de que los clientes externos solo representaban el 2% de su producción». Y lo mejor, añade, es que la cadena de supermercados «tiene previsto hacer un plan de viabilidad a largo plazo, para evitar sobresaltos en el futuro».

Por su parte, Rosario Benítez, de UGT, enfatiza no solo el acuerdo alcanzado para evitar el cierre de la cooperativa, sino también el panorama que se abre, con perspectivas incluso de crecimiento. «Agrícola Villena -señala- lo tiene todo para seguir adelante, sobre todo un producto de altísima calidad». Y, en este contexto, una de las apuestas en las que ya venía trabajando la empresa es la de la cuarta gama, denominación que tienen los productos más elaborados, como los palitos cortados de zanahoria. Según Benítez, «este segmento es el que mayor beneficio puede dar y también el que requiere de personal más técnico, por lo que la esperanza está depositada en que la cooperativa pueda ir incorporando de forma paulatina a más trabajadores».

Por último, Míriam Romero, del comité de empresa, muestra la satisfacción de la plantilla por el acuerdo alcanzando. «Gracias a la presión de todos, se ha conseguido salvar a una empresa de la que depende prácticamente un pueblo entero», subraya.

Los trabajadores se reincorporarán entre el lunes y el martes

La reincorporación de la plantilla de Agrícola Villena a sus puestos de trabajo se llevará a cabo entre el lunes y el martes, después de una semana en la que la cooperativa ha pasado de estar al borde de la desaparición a contar con un futuro prometedor.

Fue el pasado día 10 cuando desde la empresa se comunicaba a la plantilla su decisión de presentar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), después de no haber podido abonar la nómina de diciembre.

La alarma saltó de inmediato en Villena, donde la compañía tiene 300 empleados, a los que se suman los eventuales y los que operan en la delegación del municipio gaditano de La Barca. Así, las gestiones para intentar hallar una solución se intensificaron tanto desde el Ayuntamiento como desde la Generalitat, reforzando su papel de intermediación.

Afortunadamente, no hubo que esperar demasiado, y este jueves se anunciaba el principio de acuerdo que ha permitido salvar los muebles. De esta forma, y por cuestiones organizativas, una parte de la plantilla ya se reincorporará el próximo lunes a sus puestos de trabajo, en una operación que se completará el martes, cuando la cooperativa recuperará el nivel de actividad habitual.

Pastoral

El secretariado de la Pastoral de Trabajo de la Diócesis de Orihuela-Alicante, por otro lado, ha celebrado el acuerdo que ha permitido salvar a la cooperativa y evitar que 500 personas vayan al paro.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats