Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Funcas rebaja su previsión de crecimiento para la Comunidad al 4,2%

Ninguna autonomía recuperará el nivel de actividad precovid hasta el próximo año

Turistas en el paseo de la playa de El Postiguet, en Alicante. Jose Navarro

Tras rebajar hace un mes 1,4 puntos su previsión de crecimiento para la economía española para este año, hasta dejarla en el 4,2%, ahora le toca el turno a las comunidades autónomas. La Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas) ha publicado este lunes su estudio sobre las perspectivas de las distintas autonomías, que constatan el freno que ha sufrido la recuperación en todos los territorios -salvo Canarias- con relación al año pasado. Una desaceleración que impedirá que ninguna autonomía logre alcanzar los niveles prepandemia antes del próximo ejercicio.

Así, en el caso de la Comunidad Valenciana, el gabinete de estudios de las cajas de ahorros contempla un avance este año del 4,2%, en línea con la media nacional, pero por debajo del 5% que estima que creció la economía regional durante el pasado año.

Al respecto, desde Funcas recuerdan que el PIB de la Comunidad descendió un 10,1% en 2020, una caída algo menos intensa que la media nacional -del -10,8%- debido a la mayor resistencia que ofreció el sector servicios y, en concreto, una contracción algo inferior en el número de turistas internacionales.

Igualmente, el la industria también descendió menos, pero su aportación al crecimiento del PIB fue más negativa debido al mayor peso del sector en la estructura productiva valenciana. La caída de la afiliación a la Seguridad Social en términos efectivos fue muy severa, un 10,1%, al igual que el número de ocupados en términos de la EPA, situando la tasa de des­empleo en el 16,2%.

Rebote

Durante el año pasado, la autonomía logró recuperar aproximadamente la mitad de lo perdido y el PIB creció un 5%, según las estimaciones del organismo. Eso sí, con algunos contrastes. En la parte negativa destaca que las exportaciones crecieron por debajo de la media nacional, lastradas por la caída de las ventas de automóviles, aunque el índice de actividad industrial general avanzó en línea con el del resto del país. En la parte positiva, fue una de las regiones que experimentó una mayor recuperación del turismo inter­nacional. El número de turistas recibidos en 2021 fue el 42,2 % de la cifra de 2019.

El crecimiento de la afiliación a la Seguridad Social fue muy intenso en 2021, especialmente en términos efectivos, de modo que al final del ejercicio era una de las regiones donde más había crecido ésta en comparación con el nivel previo a la crisis. La tasa de paro media anual descendió hasta el 15,9%, todavía sensiblemente por encima de la tasa de 2019.

De cara a 2022, el crecimiento esperado del PIB es del 4,2 %, en línea con la media nacional. El efecto rebote derivado de la normalización del turismo internacional será menor que en otras regiones debido a que ya en 2021 registró un avance importante. El peso del sector del automóvil, uno de los más afectados por los problemas de suministros, pesará en su contra. La tasa de desempleo descenderá hasta el 13,1% de media anual.

En cualquier caso, con estas previsiones la autonomía se situará al final de este año en el 98,4% del PIB que tenía antes de la pandemia, algo mejor que el conjunto nacional, que quedará en el 97,7%.

En cuanto al resto de autonomías, Baleares, con un 9,9%; Canarias, con un 7,8%; y Andalucía, con un 4,4%, serán las comunidades que más crecerán este año, por el tirón del turismo; mientras que Cantabria, Aragón, Castilla y León, Extremadura y Castilla-La Mancha registrarán las cifras más bajas, un 3,3%.

En términos generales, desde Funcas apuntan que "el impacto del efecto rebote derivado de la normalización posterior al confinamiento y a la eliminación de las restricciones es menos acusado que al inicio de la recuperación". Además, advierten de que hay varios factores que afectan negativamente a la actividad económica: el incremento de los costes de producción, la escasez de suministros industriales, el aumento de la inflación, que reduce la capacidad de gasto de las familias, la incertidumbre derivada del conflicto bélico y la subida de tipos de interés prevista para la segunda mitad del año.

En todo caso, la economía de las comunidades autónomas seguirá al alza por la recuperación de la actividad turística y de los patrones de gasto de los consumidores y por el impacto de los fondos europeos. También se espera que la bolsa de sobreahorro acumulada en 2020 y 2021 permita amortiguar el impacto negativo de la inflación sobre el poder adquisitivo de los hogares.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats