Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El calzado zanja la crisis del covid y recupera sus cifras de exportación dos años después

El sector volvió a superar en el primer cuatrimestre los 470 millones de euros de 2019, aunque teme los efectos negativos de la guerra de Ucrania, que están desacelerando las ventas al exterior del conjunto de la provincia

Cadena de producción de la empresa Panter. TONY SEVILLA

Ha sido una larga travesía en el desierto, pero, por fin, nada menos que dos años después de que irrumpiera la pandemia, el calzado, principal sector exportador de la provincia de Alicante, ha logrado recuperar el volumen de ventas al exterior que había venido manejando hasta entonces. Así lo evidencian los datos correspondientes al primer cuatrimestre, donde se pone de manifiesto que el sector volvió a superar los 470 millones de euros obtenidos en el mismo periodo de 2019, cerrando de esta forma su particular vía crucis del covid. El logro, como no podía ser de otra forma, ha sido recibido con alegría en el seno de esta industria, pero también con mucha prudencia, toda vez que se temen las consecuencias negativas de la guerra de Ucrania, que ya están provocando una desaceleración del conjunto de las exportaciones alicantinas.

El calzado, al igual que todos los sectores relacionados con la moda, ha sido uno de los más afectados por la crisis del coronavirus. Las restricciones impuestas a nivel internacional para frenar la pandemia, que provocaron la suspensión de todo tipo de eventos sociales, trajeron consigo una drástica caída del consumo de este tipo de artículos. El impacto tuvo su reflejo inmediato en las exportaciones, no solo por el importante desplome sufrido, sino también por el hecho de que este ha sido el sector al que más le ha costado recuperar los niveles de ventas previos a la irrupción del covid. Ha sido necesaria la relajación de los vetos y prohibiciones y el consiguiente regreso de la vida social para que los fabricantes hayan empezado a ver la luz al final del túnel.

Así las cosas, y después de una espera que se ha prolongado por espacio de más de dos años, el calzado de la provincia ha alcanzado en los primeros cuatro meses del actual ejercicio los 474 millones de euros en exportaciones, una cifra incluso un poco mayor que los 471 obtenidos en el mismo periodo de 2019. A esta recuperación también ha contribuido el hecho de que Estados Unidos, primer destino de la industria zapatera fuera de la Unión Europea, haya retirado la amenaza de aranceles que había puesto encima de la mesa a raíz de la aplicación de la denominada tasa Google.

La presidenta de la Asociación Valenciana de Empresarios del Calzado (Avecal), Marián Cano, no ha dudado en expresar su satisfacción, aunque con peros. Según sus palabras, "volver a cifras prepandemia es siempre una buena noticia, aunque el sector sigue en alerta". Y es que el contexto que se está viviendo en estos momentos a nivel internacional, influenciado directamente por el conflicto bélico de Ucrania, invita a todo menos al optimismo. "La reactivación del consumo -señala- está animando las ventas de nuestros artículos, pero los problemas en el suministro y en el coste de las materias primas, así como la inflación y los precios energéticos, pueden producir una ralentización de esta recuperación".

Y no está habiendo que esperar mucho para comprobarlo. De hecho, la desaceleración que ya empezó a apreciarse el mes pasado a nivel global en las exportaciones alicantinas, ha quedado ratificada en los datos correspondientes a abril, toda vez que los 622,2 millones de euros vendidos al exterior suponen solo un incremento del 1,7% con relación al mes anterior, cuando con anterioridad se habían registrado crecimientos cercanos al 20%.

En el acumulado, en cualquier caso, los datos siguen siendo positivos, puesto que los 2.321 millones de euros obtenidos en los cuatro primeros meses del año suponen un incremento del 17,9% respecto al mismo periodo de 2021 y se sitúan bastante por encima de los 1.970 millones de 2019. El calzado encabeza el ranking, seguido por las legumbres y hortalizas, con 218 millones; las frutas y verduras, con 187; los materiales plásticos, con 147; y el aluminio y sus manufacturas, con 126. Todos ellos registran incrementos con relación tanto a 2021 como a 2019.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats