Las herencias baten récords en Alicante

El aumento de la mortalidad por la pandemia se suma al buen momento del mercado inmobiliario, que anima a los descendientes a formalizar el traspaso de propiedades

Varios carteles anuncian pisos en venta en el centro de Alicante.

Varios carteles anuncian pisos en venta en el centro de Alicante. / Héctor Fuentes

Nunca antes en la historia los alicantinos habían heredado tantas propiedades como en el último año. El aumento de la mortalidad derivada de la pandemia, el avance del control tributario gracias a las nuevas tecnologías o el buen momento que vive el mercado inmobiliario contribuyeron a que el volumen de inmuebles que cambiaron de titularidad por fallecimiento de su anterior propietario batieran durante 2022 su máximo histórico en la provincia, por segundo ejercicio consecutivo.  

Según los datos publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), a lo largo del año pasado se formalizó en Alicante el traspaso de hasta 20.576 inmuebles por este motivo, 129 más que en 2021, cuando ya se habían superado todos los registros anteriores de la serie histórica de este organismo, que se remonta hasta el año 2007. Una cifra que representa, además, un aumento del 11% sobre la que se contabilizó en 2019, el último año antes de la pandemia y del aumento de fallecimientos que conllevó la expansión incontrolada del coronavirus.

En este último ejercicio destaca especialmente la cifra de viviendas heredadas, que alcanzó las 10.292, con un incremento del 6% en un solo año, según las mismas fuentes. Esto supone que una de cada siete casas que cambiaron de manos en la provincia durante el último año, lo hicieron por este motivo.

Menos fincas rústicas

Por el contrario, en 2022 se registró un descenso en la formalización de legados de fincas rústicas, que sumaron 4.347, un 11,5% menos, si bien es cierto que este descenso se produjo después de que el año anterior hubieran repuntado más de un 30%. Una tendencia en la que tuvo mucho que ver la enorme demanda de chalets y casas aisladas que se produjo tras el confinamiento, que animó a regularizar herencias con bastante antigüedad.

Evolución de las herencias en Alicante

Evolución de las herencias en Alicante / INE

Desde el Colegio Notarial de Valencia, su vicedecano, el alicantino Delfín Martínez, no duda en vincular este aumento en la formalización de herencias en la provincia al aumento de la mortalidad provocada por la pandemia, aunque apunta también toda una serie de motivos que han contribuido a este fenómeno.

Entre ellos destaca la mejora que han propiciado las nuevas tecnologías en el control del fraude tributario por parte de las distintas administraciones. Así, recuerda que ahora, en el momento en que se produce la muerte de una persona, desde el Registro Civil se comunica al Catastro, con lo que tanto los ayuntamientos como la Generalitat disponen inmediatamente de la información.

Estas dos administraciones son las responsables de cobrar los dos tributos que hay que abonar en estos casos. Por un lado, la denominada plusvalía municipal y, por otro, el Impuesto de Sucesiones, aunque en este último caso son pocos quienes acaban pagando, ya que los primeros 100.000 euros que hereda cada hijo está exentos, una cantidad que se supera en pocas ocasiones.

Más compraventas

Otro factor a tener en cuenta es la reactivación del mercado inmobiliario, ya que, con el aumento de la demanda, crecen las posibilidades de vender la casa y hacer líquido el patrimonio. Por tanto, también hay más interés por formalizar cuanto antes el traspaso o, en otros casos, por regularizar situaciones que venían de antiguo para poder vender la vivienda del abuelo o del bisabuelo, por ejemplo. Algo que también se empieza a notar, curiosamente, en las renuncias a herencias que, tras más de una década en la que venían creciendo de forma ininterrumpida, descendieron durante el año pasado, según los datos que posee el Colegio Notaria. En concreto, con datos hasta el tercer trimestre, cayeron de las 1.540 de 2021 a 1.443.

En total, el año pasado cambiaron de manos 70.916 casas en la provincia de Alicante. De ellas, 49.858 fueron por compraventa; 10.292 fueron heredadas; otras 1.517 fueron por donación; 82 por permuta, y 9.167 por otros motivos que el INE no especifica.