Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un «play-off» en cuarentena

El Elche gana al Oviedo, pero debe esperar al resultado del partido Dépor-Fuenlabrada, aplazado por covid-19, para saber si disputa la promoción de ascenso

24

Las mejores imágenes del partido entre el Elche y el Real Oviedo

La clasificación del Elche para el «play-off» de ascenso se queda por el momento en cuarentena. Los franjiverdes hicieron sus deberes, vencieron al Oviedo y ocupan el sexto puesto de la clasificación. Pero la decisión de LaLiga de suspender el Deportivo-Fuenlabrada, porque seis jugadores y varios componentes de su cuerpo técnico dieran positivo por covid-19 y de mantener el resto de la jornada provoca que, de momento, haya que esperar al resultado del choque entre gallegos y madrileños, fijado inicialmente para el 30 de julio, o a la decisión de la Patronal del fútbol sobre si el equipo de Sandoval ha incurrido en alguna negligencia en las normas de protocolo sanitario y eso ha provocado los contagios.

La cuestión es que estos insólitos acontecimientos han provocado que de cierta forma se haya adulterado la competición porque todos los partidos de la última jornada se tenían que haber disputado al mismo tiempo y uno de ellos no se ha jugado. Además, se da la circunstancias de que con los resultados de ayer el Deportivo está matemáticamente descendido y, lógicamente, no va a preparar el encuentro contra el Fuenlabrada, al que le vale el empate, con la misma intensidad y motivación.

El hecho de no suspender toda la jornada provocó numerosas críticas porque el choque entre gallegos y madrileños afectaba tanto a la parte alta de la clasificación como a la zona del descenso. Conforme se fueron dando los marcadores parecía que podía haber una vía de escape porque el equipo de Fernando Vázquez podía salvarse ganando al de Sandoval. Pero el gol, en el minuto 90 de penalti, del Albacete en Cádiz, unido a la victoria del Lugo, sentenciaba al descenso al Deportivo y el lío ya está armado.

Los jugadores del Elche, incluso, estaban dispuestos a no jugar su partido frente al Oviedo, porque consideraban que no iban a luchar por la sexta plaza en igualdad de condiciones. Pero, al final, el club, a pesar de mostrar su disconformidad con que se disputara el resto de la jornada, decidió que saltaran al campo para evitar una posible sanción por incomparecencia.

Los pupilos de Pacheta tuvieron que afrontar el encuentro ante los asturianos con la rabia contenida por lo que estaba pasando y, a su vez, con la necesidad de aislarse del ruido exterior que se había provocado a poco más de una hora de dar inicio el partido. Eso también influyó en la concentración.

A pesar de todo ello, el Elche salió al campo con muchas ganas. Nino apareció en los primeros minutos y tuvo dos buenas oportunidad. Y en el minuto 23 llegó el 1-0, obra de Jonathas, después de una magnífica jugada de Iván Sánchez. Con el marcador a favor, los nervios de los franjiverdes se fueron templando. Incluso, Pere Milla, que había sustituido a Josan por lesión del crevillentino a los 25 minutos, tuvo el segundo.

Sin embargo, antes del descanso, los ilicitanos recibieron un duro golpe. Una pérdida de balón en el centro del campo provocó la contra de los carbayones con la mala fortuna de que el centro de Bolaños, que despejó Edgar Badia, rebotó en Lolo González y se metió en la portería. Con empate a uno, que no le valía al Elche, se llegó al descanso.

En el segundo tiempo, el partido se rompió. Los franjvierdes necesitaban obligatoriamente ganar y el Oviedo no se jugaba nada. Eso volvió a provocar el nerviosismos en el bando ilicitano.

El juego entró en fases de alternancia con el balón merodeando las dos porterías. Ziganda intentó hacer daño en la herida del Elche y fue al por el triunfo sacando a Saúl Berjón, Ibra y Obeng. Pere Milla no encontró a Jonathas en una buena jugada en la línea de fondo. Rodri respondió, Jonathas marcó el 2-1, pero fue invalidado por fuera de juego. La presión para el Elche cada vez era mayor.

Por si faltaba poco, el portero Lunin realizó dos intervenciones espectaculares a remates de Víctor y de Dani Calvo, ante la desesperación de los franjiverdes, que veían que gol no llegaba y que las opciones de «play-off» se esfumaban. Incluso hubo un penalti señalado por derribo a Escriche, que el árbitro rectificó al comprobar que había fuera de juego.

Hasta que en el minuto 80, Andoni, que acababa de salir al campo, puso un gran centro al área y Pere Milla ejecutó de forma perfecta un cabezazo anotando el 2-1.

El triunfo se quedó en el Martínez Valero. El Elche hizo sus deberes, pero no pudo celebrar nada porque todo está pendiente de lo que ocurra en el Deportivo-Fuenlabrada. Cualquier decisión final va a sumar más polémica.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats