Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los responsables de Santa María necesitan 3 millones para la rehabilitación del templo

La última caída de cascotes ha puesto de manifiesto las deficiencias que presenta la casa del Misteri y la primera actuación será la de la colocación de una nueva red en la portada de San Juan - La búsqueda de fondos desata otra disputa política

Una de las redes que protegen la basílica de Santa María ante el gran estado de deterioro que presenta la casa del Misteri. |

Una de las redes que protegen la basílica de Santa María ante el gran estado de deterioro que presenta la casa del Misteri. | MATÍAS SEGARRA

Los últimos cascotes que se han desprendido de la cornisa de la basílica de Santa María en la calle de la Fira, uno de ellos del tamaño de un zapato, han vuelto a encender la voz de alarma sobre otro de los problemas endémicos que arrastra Elche. El estado de conservación que presenta la casa del Misteri dista mucho de ser el adecuado, la caída de cascotes supone un evidente peligro para los peatones y vehículos que pasan por la zona y la calle de la Fira se convertirá en otra zona del centro de la ciudad que permanecerá cortada, al menos hasta que se acometa una intervención en ese lateral del templo.

Los responsables de la basílica, que actualmente trabajan en la elaboración de un plan director que se presentará a la Conselleria de Cultura para que dé luz verde a la inversión que necesita Santa María desde hace décadas, reclaman una inversión urgente de 3 millones de euros para paliar los desperfectos de fachadas y cornisas y acabar de esta manera con la situación de peligro.

La zona de la portada de San Juan es una de las que más problemas presentan actualmente, pero también hay otros puntos de la basílica que necesitan una intervención con rapidez, como el área del museo. De momento, como primera actuación está previsto que se cambie la red de la portada de San Juan, donde se produjo la última caída de cascotes. La basílica cuenta con diversas redes protectoras que afean su imagen y, en el caso concreto de la que se va a sustituir, fue instalada hace cerca de dos décadas. «En el borde de la cornisa de la calle de la Fira parece que se ha instalado una tubería de color negro pero es la propia piedra de Santa María, que, debido a su mal estado de conservación, se ha ennegrecido», lamenta el párroco Ángel Bonavía.

El responsable municipal de Patrimonio, Gregorio Alemañ, también apunta en la misma dirección: «Tenemos un problema grave con la piedra, al igual que ocurre en otros edificios históricos del resto de la ciudad».

El ingeniero y responsable de la tramoya alta del Misteri, Sixto Marco, ofrece igualmente su visión: «Los edificios hay que mantenerlos y este no es la excepción. Se ha deteriorado mucho y estamos luchando para poder acometer las labores de conservación. La lluvia ha agravado el deterioro que ya existía y se han precipitado más piedras de la cornisa. Hacen falta trabajos de consolidación y restauración porque vamos a lamentar daños mayores».

La búsqueda de fondos para la rehabilitación ha desatado otra disputa política. El PP acusa al equipo de gobierno de no buscar financiación para el templo mientras que el portavoz municipal, Héctor Díez, asegura que el interés del bipartito en la rehabilitación es «firme» y que hay un compromiso para acceder a las ayudas del Consell y el Estado.

Los bomberos han acudido al templo para evaluar los daños. | ANTONIO AMORÓS

Tras las acusaciones por parte del Partido Popular, el equipo de gobierno de Elche ha hecho pública estos días su preocupación por el estado actual de conservación que presenta la basílica de Santa María. La actuación municipal se va a basar en dos ejes principales, uno más inmediato para intervenir sobre las zonas más dañadas y evitar peligros en la vía pública, y otro a medio plazo que consistirá en la búsqueda de fondos autonómicos y estatales que permitan la gran intervención de rehabilitación que reclama el templo desde hace décadas.

En cuanto al primer eje de actuación, el portavoz municipal, el edil Héctor Díez, ha anunciado que esta misma semana está previsto que distinta maquinaria, entre la que destaca la utilización de camiones pluma, apoye la instalación de las nuevas mallas de seguridad que se van a colocar en los puntos más conflictivos de la basílica, principalmente en la portada de San Juan, situada en la calle de la Fira. Técnicos municipales, arquitectos e ingenieros ya estuvieron la pasada semana apoyando a los equipos de emergencia durante las primeras labores de saneamiento que se hicieron.

«La información que nos han trasladado los técnicos municipales señala que en Santa María no existe un daño estructural y que el problema se focaliza en las cornisas y las hornacinas. Los técnicos también advierten de que es importante efectuar la restauración para evitar incidentes en la vía pública y para que el bien no se degrade más con el paso del tiempo», ha añadido Díez como parte de la actuación municipal tras la reciente caída de cascotes.

Camiones pluma instalarán esta semana las nuevas mallas de seguridad

Tras las acusaciones por parte del Partido Popular, el equipo de gobierno de Elche ha hecho pública estos días su preocupación por el estado actual de conservación que presenta la basílica de Santa María. La actuación municipal se va a basar en dos ejes principales, uno más inmediato para intervenir sobre las zonas más dañadas y evitar peligros en la vía pública, y otro a medio plazo que consistirá en la búsqueda de fondos autonómicos y estatales que permitan la gran intervención de rehabilitación que reclama el templo desde hace décadas. En cuanto al primer eje de actuación, el portavoz municipal, el edil Héctor Díez, ha anunciado que esta misma semana está previsto que distinta maquinaria, entre la que destaca la utilización de camiones pluma, apoye la instalación de las nuevas mallas de seguridad que se van a colocar en los puntos más conflictivos de la basílica, principalmente en la portada de San Juan, situada en la calle de la Fira. Técnicos municipales, arquitectos e ingenieros ya estuvieron la pasada semana apoyando a los equipos de emergencia durante las primeras labores de saneamiento que se hicieron.

«La información que nos han trasladado los técnicos municipales señala que en Santa María no existe un daño estructural y que el problema se focaliza en las cornisas y las hornacinas. Los técnicos también advierten de que es importante efectuar la restauración para evitar incidentes en la vía pública y para que el bien no se degrade más con el paso del tiempo», ha añadido Díez como parte de la actuación municipal tras la reciente caída de cascotes.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats