30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CORONAVIRUS EN ALICANTE

El recorte de la vida social ha frenado el contagio de la cepa británica en Elche

Salud Pública destaca que la contundencia de las medidas ha permitido una rápida bajada de positivos, pese a la creciente presencia de la variedad del virus

La investigación se está convirtiendo en fundamental para combatir las nuevas variedades del virus.

La investigación se está convirtiendo en fundamental para combatir las nuevas variedades del virus.

Con uno de cada tres contagios en Elche de la cepa británica en estos momentos la receta que da la responsable de Salud Pública, Antonia Soriano, es la misma de siempre para combatirlo: «Lavado de manos, distanciamiento, mascarillas y aislamiento si se es positivo, que es muy importante». La encargada de la gestión de la crisis sanitaria en ambos departamentos del Baix Vinalopó (Vinalopó y General) recuerda que esta cepa no es más peligrosa que otras, pero sí más contagiosa y considera que de no haberse implementado durante el último mes y medio medidas de choque, como el cierre de grandes municipios y de la propia Comunidad, nadie sabe dónde estaríamos ahora. El recorte de la vida social, explica, que es donde más brotes se detectan, por encima de trabajo o estudios, ha permitido que el descenso de la curva de contagios haya sido mucho más eficaz de lo que se podía esperar a priori, incluso con la contagiosísima cepa británica circulando ya. «Ha sido una bajada rápida porque las medidas han sido contundentes. Todo puede ser lento o rápido, pero si las medidas son como han sido, el efecto se nota mucho antes, el confinamiento perimetral, el recorte de la vida social... porque la mayoría de brotes son sociales, todo esto ha ayudado mucho contra la pandemia».

Soriano, una mujer prudente, recuerda que el hallazgo de esta cepa y, más recientemente de la sudafricana por el Hospital General de Elche, no es casual. Responde a que existe un convenio con la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunidad Valenciana (Fisabio) firmado por muy pocos hospitales en la Comunidad que «nos permite secuenciar (el virus) y acotar la epidemiologia», explica, en una labor en la que se complementan los departamentos sanitarios. Esa cifra de un tercio de contagiados con la cepa británica en Elche sólo es un dato estadístico aproximado porque es imposible secuenciar todos los positivos; es más, el departamento del Hospital General trabaja además para otros centros sanitarios que les envían sus muestras.

«Aquí tenemos una ventaja que se pone en manos de los rastreadores. Hacer secuenciación nos ha permitido descubrir la cepa británica y otras cepas en Elche, como la sudafricana», añade. Y, como se hacía cuando todos conocíamos el covid-19 a secas, sin cepas, a los contactos del contagiado se les ha sometido a los rastreos habituales. «Hacemos un estudio epidemiológico de los contactos, hacia atrás. De dónde ha podido venir los contagios y a quién han podido contagiar». Soria no se atreve a asegurar si, con un 33% de nuevos contagios en Elche (20% en el resto de la Comunidad) de la cepa británica será esta la dominante pronto o habrá otra que se instalará más rápidamente. «Nos queda mucho por saber del virus. Hasta donde hemos podido llegar, se tiene controlado. La gente muchas veces no recuerda dónde ha estado. Sí se han detectado varios brotes y todos los contagios de esas cepas... y nuevos casos que han salido, pero no se ha podido determinar el origen de todos porque muchas veces no se llega hasta el final. Cada caso es distinto, pero cuando todo está más fresco, es más fácil de detectar».

Hasta diez días de investigación para descubrir la variante

El primer cribado que se realiza en estos momentos en Elche entre los pacientes con covid es para saber si son portadores del virus de la cepa británica porque es la que más preocupa por ser más contagiosa. En caso de resultado negativo se sigue buscando otras cepas, como la sudafricana y en este proceso, que Antonia Soriano califica de costoso y largo, se puede tardar hasta diez días. El objetivo es identificar ese virus. ¿De dónde salen las muestras? De los propios pacientes según criterios médicos de elección porque, a priori, todos son enfermos con síntomas similares. «Hay un virus circulante y todos tenemos que protegernos, no es lo importante qué cepa es ni obsesionarnos, sino que cumplamos las medidas para evitar los contagios», añade la responsable de Salud Pública de Elche.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats