Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Ayuntamiento no podrá asumir la gestión del mercado hasta haber notificado uno a uno a los placeros

El equipo de gobierno se reúne con los vendedores después de más de un año para garantizarles que su actividad continuará en las mismas condiciones aunque los contratos los gestione Pimesa

El mercado provisional, donde continúa la actividad, tras la rescisión del contrato con Aparcisa. | ANTONIO AMORÓS

El mercado provisional, donde continúa la actividad, tras la rescisión del contrato con Aparcisa. | ANTONIO AMORÓS

El Ayuntamiento notificará uno a uno a los treinta placeros del Mercado Central que los derechos que tenían con Aparcisa, la concesionaria del proyecto que el equipo de gobierno ha rescindido, han sido resueltos, para poder asumir la gestión de las instalaciones provisionales. El bipartito espera que las comunicaciones lleguen a sus destinatarios la próxima semana, después de que la mercantil recibiera hace unos días la resolución del contrato a la mercantil. A partir de entonces, la empresa municipal Pimesa concretará el día en el que pasará a tomar las riendas del edificio y a ocuparse de los contratos de los placeros.

Esto se traducirá en que los vendedores deberán pagar las cuotas del alquiler a la empresa del Ayuntamiento y los contratos con los proveedores, como vigilancia, limpieza y mantenimiento también deberán ser finiquitados en las actuales condiciones (lo que no será en este caso con efectos inmediatos), ya que la mercantil pública tiene la obligación de sacar a licitación estos servicios, algunos de los cuales podrían permitir la subrogación del personal.

La empresa pública tendrá que licitar los nuevos servicios de limpieza, seguridad y mantenimiento

decoration

Diez días después de anunciar la junta de gobierno la rescisión sin indemnización y de asegurar que el siguiente lunes (31 de mayo) Pimesa asumiría el control de las instalaciones provisionales, el Ayuntamiento mantuvo una reunión con la junta directiva de la Asociación del Nou Mercat d’Elx. Fue un encuentro que hace mucho tiempo que no se producía entre ambas partes, incluso más de un año, y que sirvió, para que el equipo de gobierno se comprometiera con los vendedores a que su actividad al otro lado del río estará garantizada como ahora, aunque la rescisión de la concesión pública acabe judicializándose como se presupone.

«Pase lo que pase los placeros no se van a quedar colgados, haya o no haya medidas cautelares si el asunto acaba en los tribunales», aseguró a este diario el edil de Mercados, Carles Molina, quien habló también de «tender puentes a la hora de mejorar los servicios actuales» del edificio provisional.

«Tranquilizador»

El mensaje municipal ha servido para tranquilizar, en cierto modo, a los vendedores que la semana pasada no dudaron en esconder su malestar por la falta de información aportada por el Ayuntamiento sobre su actual situación al sentirse una vez más como los grandes olvidados de este eterno conflicto. La portavoz de los placeros, Maricel Trotta, reconoció que los titulares de los puestos están ahora «más relajados» y aseguró que una vez que reciban las notificaciones su abogado les dirá cómo tendrán que actuar ante esta nueva etapa que tienen por delante en unas instalaciones provisionales que montó la concesionaria de un proyecto que definitivamente ya no va a ver la luz y que van a quedar en manos del Consistorio.

¿Futuro?

La otra gran preocupación que tienen ahora los vendedores es qué va a pasar con el canon que ya han pagado a Aparcisa por los futuros puestos en un mercado con parking subterráneo (entre 25.000 y 35.000 euros).

Y así se lo plantearon al Ayuntamiento el pasado lunes, desde donde trasladaron que deberán reclamárselos a la concesionaria. Y relacionado con esto, los placeros también preguntaron al Ayuntamiento sobre su futuro a medio plazo, desde donde les dejaron claro que el proyecto que adjudicó Mercedes Alonso (PP) a final de su mandato en el Ayuntamiento que pasaba por tirar abajo el viejo edificio de la plaza de las Flores, construir uno nuevo y un parking subterráneo, no será realidad.

Una vez dado este paso, la otra gran duda de los vendedores es si el Ayuntamiento plantea hacer definitivo un mercado provisional, como ya anunció antes de elecciones, en plena ladera del río. Y el equipo de gobierno les trasladó que no hay intención de que ese edificio construido inicialmente para que pudieran estar dos años (ya llevan seis) se quede allí toda la vida tal y como está ahora habilitado. Entre otras cosas hay que modificar el Plan General para poder consolidar este edificio en una zona verde.

Una de las posibilidades que mencionaron, con la finalidad de abordar con mayor profundidad más adelante, fue mejorar el actual mercado de la avenida de la Comunitat Valenciana, dotándolo de un parking próximo, como ya ha anunciado el alcalde, Carlos González, en anteriores ocasiones, y a lo que los placeros también se han negado hasta ahora.

De cualquier manera, la intención que deslizó el equipo de gobierno en ese encuentro a los placeros fue la de contar con su participación en el desarrollo de un nuevo planteamiento de Mercado de abastos sin ir en contra de ellos.

Aparcisa cambia de estrategia y guarda silencio

Si durante todo este conflicto Aparcisa, la concesionaria del proyecto del Mercado, había sido especialmente dada a manifestarse públicamente en contra de las decisiones del Ayuntamiento y de casi todos sus movimientos, la mercantil lleva meses guardando silencio. Su cambio de estrategia ha coincidido con el momento en el que PSOE y Compromís han materializado su compromiso de romper el contrato y desde que el bufete de abogados que se está ocupando de la defensa de la empresa frente a la rescisión recomendara a su gerente mayor discreción.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats