Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Martín Melero: «En una década se van a perder 80 millones de puestos de trabajo en el mundo por el calor intenso»

El ingeniero santapolero Íñigo Martín Melero, en las instalaciones del CERN en Suiza.

El ingeniero santapolero Íñigo Martín Melero, en las instalaciones del CERN en Suiza. INFORMACIÓN

Usted es Premio Nacional al mejor TFG relacionado con la gestión de la energía y trabaja en el CERN. ¿Cómo cree que afectará la subida de las temperaturas en los próximos años?

En lo referente a la productividad, se estima que en la próxima década se perderán hasta 80 millones de trabajos en todo el mundo por culpa del calor intenso y por unas condiciones climáticas más extremas. Cada vez hace más calor y se producen fenómenos como el de la semana pasada con el tsunami meteorológico de Santa Pola, que no habíamos visto nunca. El calor no reduce solo el confort humano, también genera situaciones peligrosas.

¿Cuáles destacaría?

Tenemos que tener en cuenta que, aunque nos parezca que el aumento de la temperatura en un grado o dos no es nada, para muchas especies es peligroso. Por ejemplo, para las barreras de coral del mar puede significar la diferencia entre la vida y la muerte. En la provincia de Alicante también vamos a ver que las lluvias son menores y, a la vez, más intensas, lo que provoca escasez de agua. Quien vio venir la crisis de 2008 dice ahora que lo mejor es invertir en agua, porque es un recurso escaso y no se le da el valor que tiene. Ya estamos viendo la enorme polémica que genera todo lo que está relacionado con el trasvase Tajo-Segura.

El aumento de las temperaturas obliga a incrementar el consumo de aire acondicionado...

Ante eso, la vía de investigación que propone la UMH es hacer sistemas híbridos, mediante el empleo de paneles fotovoltaicos. Y también emplear el preenfriamiento evaporativo del aire de entrada al condensador. Esto quiere decir que, si el aire que entra al condensador es más frío, el consumo eléctrico baja. Para conseguir que ese aire entre más frío se puede utilizar un módulo de ultrasonidos que atomiza el agua. En este proyecto trabajan los profesores de la UMH Pedro Martínez Martínez, Manuel Lucas Miralles y Javier Ruiz Ramírez.

¿También debemos cambiar nuestra manera de consumir?

Hay que consumir de forma más responsable. Aunque una prenda de vestir cueste poco dinero, todos los recursos que hay detrás son una barbaridad. Solo hay que ver la cantidad de agua que requiere. Con el cambio climático vamos a poner en valor mucho más los recursos naturales. Volviendo al consumo, también tiene que ganar mucho peso la apuesta por el producto de proximidad, que ayuda a la comunidad más cercana y reduce los costes de transporte.

¿La solución pasa por el modelo de economía circular?

Más que no producir o dejar de producir, lo que toca es hacerlo de forma responsable. En vez de centrarnos en no producir de forma masiva, hay que coger la cadena de producción y trabajar en la capacidad de reciclaje de sus inputs y outputs. Aunque se usen productos que contaminen un poco, luego se pueden reutilizar. Tenemos el caso de las empresas de calzado de Elche, que utilizan los neumáticos para hacer suelas de zapato. Los supermercados también deben favorecer el uso de las botellas de cristal.

Los que vieron venir la crisis de 2008 aseguran ahora que lo mejor es invertir en agua, porque es un bien que escasea

decoration

¿Hemos pasado ya el punto de no retorno con el cambio climático o todavía hay margen?

No lo hemos pasado pero está claro que las cosas ya no van a ser iguales. Vamos a tener que cambiar los patrones y acostumbrarnos a un nuevo escenario. Tampoco se puede hablar de apocalipsis. Tenemos que estar preparados para los fenómenos climatológicos adversos. Los esfuerzos llegan un poco tarde, aunque se están viendo pequeños avances, como el auge del coche eléctrico o las energías renovables. También tendremos que estar muy atentos al funcionamiento de la energía nuclear de fusión.

En todos estos asuntos también resulta muy importante la inversión en I+D+i...

Los científicos en España tienen mucho mérito porque hacen lo que pueden con presupuestos escasos. Un país que invierte en I+D+i tiene un retorno brutal. Yo lo estoy viendo en Suiza al trabajar en el CERN. Aquí se huele la tecnología. Hay muchas infraestructuras potentes, porque también cuentan con la sede internacional de Cruz Roja, las oficinas de las Naciones Unidas o los bancos más importantes del mundo. Echo de menos que España se acerque más a esto pero la UMH me ha dado buenas oportunidades para formarme.

Para reducir el consumo eléctrico hay que lograr que el aire llegue más frío al condensador de los aires acondicionados

decoration

Antes hablaba que en una década se perderán 80 millones de puestos de trabajo. ¿Dónde se ve usted dentro de diez años?

La pandemia ha hecho que apueste por disfrutar del día a día y no sé si me dedicaré a la universidad o a la empresa privada. Lo que es seguro es que en el futuro necesitaremos mucho del saber científico, la inteligencia artificial, la programación... Y aplicarlo, sobre todo, en campos en los que no se ha hecho tradicionalmente para resolver sus problemas. Con el covid-19 se ha acelerado todo lo que iba a llegar en cinco años.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats