Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Qué más requiere Elche a la Universitas Miguel Hernández?

La relación entre ambos entes se ha enturbiado estos días a raíz de que el pleno municipal le pida además a la UMH que la palabra «Elche» esté en la web y en edificios de Altea, Orihuela y Sant Joan

El alcalde Carlos González aplaude al rector Juanjo Ruiz durante la celebración del Día de la Constitución el pasado año en Elche. | INFORMACIÓN

El Ayuntamiento de Elche no solo pidió la semana pasada, a través de una declaración institucional suscrita por todos los grupos municipales (PSOE, PP, Vox, Compromís, Cs y edil no adscrito), que se modificaran los estatutos de la Universidad Miguel Hernández y que esta «cumpliera la ley», sino que además esa reivindicación de no obviar el nombre de Elche en su denominación oficial se visibilizara más allá del papel, de los símbolos y de los acrónimos.

Así por ejemplo, el Ayuntamiento ha pedido a esta institución académica difundir bien, más y mejor la denominación oficial de la Universidad del siguiente modo: «Universidad Miguel Hernández de Elche», y, «singularmente», a través de una serie de actuaciones concretas.

Una de ellas pasa por incorporar, en el edificio del Rectorado de la Universidad en el campus iliictano, la «E» de Elche en las siglas que «actualmente únicamente reflejan UMH».

También que se pueda ver en los edificios principales de sus campus de Sant Joan d’Alacant, Altea y Orihuela, la denominación oficial de la Universidad, añadiendo la expresión «de Elche».

Pero también hacer visible en la página web universitaria, en las cabeceras, publicaciones, señalización, etcétera, la denominación oficial de la Universidad, incorporando a las siglas la «E» de Elche, o a la denominación «Universidad/Universitas Miguel Hernández», el locativo «de Elche».

Este fue solo uno de los cuatro acuerdos que al respecto alcanzó el pleno municipal de Elche el pasado 29 de noviembre y que han dejado mal sabor de boca en el Rectorado, desde donde lamentan que se haya dado traslado tal cual a la petición que emana del ex decano de Medicina de la UMH Justo Medrano.

Y es que en la declaración institucional se llega a afimar que «a pesar del formal cumplimiento por parte del estatuto de la denominación legal de la Universidad, en sucesivos artículos del estatuto subrepticiamente se introducen una serie de variaciones que han supuesto, desde el punto de vista material, la desnaturalización del nombre de la universidad, eliminando la denominación legal “de Elche”».

En este sentido, desde la Plaça de Baix se afirma que el artículo 1 del estatuto «deja clara la intención que tuvieron sus redactores, al señalar «la Universidad Miguel Hernández de Elche, de ahora en adelante “UMH”. Es decir, se elimina de las siglas de la universidad la E de Elche, cuando conforme a la Ley 2/1996, las siglas correctas serían UMHE».

E incluso desde el Ayuntamiento se utiliza la palabra «mutilar» al señalar: «El artículo 3 sigue la misma línea de mutilar la denominación legal de la universidad, al configurar en su apartado 3 el contenido del escudo de la Universidad: se hace constar la palabra “Universitas” y el nombre “Miguel Hernández”, eliminando cualquier referencia en “Elche”, incumpliendo la ley 2/1996 y el propio artículo 3 del Estatuto».

Como preámbulo a esa petición de que la Universidad coloque y añada no solo el nombre de Elche a sus principales edificios que tiene en sus distintos campus y a la web, sino que también cambie sus estatutos para incluir el nombre de Elche y el acrónimo UMHE (incluso en su escudo), el Ayuntamiento enumera en esta declaración institucional el «enorme esfuerzo» que ha hecho para poder acoger en su término municipal la sede de la Universidad.

En este sentido, le recuerda que el Ayuntamiento de Elche adquirió para la «UMHE» 687.826 metros cuadrados de suelo, con expropiaciones forzosas con un coste superior a los 39,7 millones de euros.

Además se remarca que la colaboración económica del Ayuntamiento «permitió que el Palacio de los Deportes de la UMHE fuera un proyecto más ambicioso, con una capacidad para 3.500 espectadores y unas instalaciones mejoradas», además de apuntar que recientemente se ha cedido a la Universidad un edificio destinado a residencia de estudiantes.

En cualquier caso, a juicio del pleno los actuales estatutos de la Universidad «incumplen la Ley 2/1996 porque utiliza en todo su articulado las siglas UMH en vez de UMHE, y establece un escudo en que se la denomina “Universitas Miguel Hernández” en vez de “Universidad Miguel Hernández de Elche”», críticas con las que no está de acuerdo ni mucho menos la propia institución académica y así lo argumentó la pasada semana.

A la espera de la reunión entre el alcalde y el rector 

Los grupos políticos creen que desde 2004 se ha «ocultado o desplazado» la denominación oficial

El pasado 1 de diciembre el rector de la Universidad Miguel Hernández, Juanjo Ruiz, aseguraba sentirse «decepcionado y dolido» con la acción de los grupos políticos que componen la Corporación ilicitanapor la defensa de esa declaración conjunta y por venir a decir que la institución que él preside no cumple con la ley. El máximo dirigente universitario lamentó incluso que los integrantes del pleno hubieran hecho un mero «copia-pega» de la petición presentada por el catedrático Justo Medrano. 

Dos días después, el alcalde, Carlos González, trataba de calmar las aguas al manifestar que añadir la «E» al acrónimo «tiene la importancia que tiene», al tiempo que destacaba que por encima está el papel de la Universidad en la ciudad, además de mostrar su intención de reunirse con el rector. «Lo que se aprobó fue mostrar la preferencia por la que aparezca el mayor número de veces posible reflejada la denominación oficial que es Universidad Miguel Hernández de Elche en actos y actividades», apuntaba el primer edil.

Tras aquel pleno del pasado 29 de noviembre, el rector y el presidente del Consejo Social de la UMH, Joaquín Pérez, emitían un comunicado precisamente defendiendo firmemente y con argumentos que todo era correcto en la Universidad, aunque se abrían a la posibilidad de que la cuestión pudiera ser debatida en el claustro, como órgano competente para una posible cambio en los estatutos.

En cualquier caso, el pleno aprobó una declaración institucional donde se recoge que desde 2004 «se ha ocultado o desplazado» la denominación oficial de la universidad y también que «autonomía» universitaria «no es sinónimo de soberanía».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats