Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PSOE aparca el hotel de las Clarisas para el próximo mandato

El alcalde anuncia el paso atrás en la tramitación del Plan General para posibilitar el proyecto tras desmarcarse Compromís de sus socios

El alcalde, el portavoz del gobierno y la edil de Urbanismo INFORMACIÓN

 El PSOE se ha visto obligado a aparcar el que iba a ser uno de sus proyectos estratégicos de fin de mandato: la apertura de un hotel en el convento de las Clarisas. Tras quedarse sin los apoyos de sus socios y ante el rechazo del grueso de la oposición (PP y Vox) a favorecer la iniciativa, Carlos González, advirtió que esto no es una «renuncia», deslizando que acabará convirtiéndose en una de sus propuestas para las elecciones. «Trabajaremos para tener la mayoría absolutamente necesaria para ponerlo en marcha en la próxima legislatura», manifestó el primer edil, quien negó que este paso atrás vaya a afectar al resto de recalificaciones de las parcelas de los mercados y la de L’Escorxador, ya que la intención municipal es dejar amarado antes de los comicios, el proyecto del edificio de abastos definitivo en la ladera y el del mercado gastronómico y de ocio en la plaza de la Fruita. Su debate está previsto en el pleno de mayo o junio.

El obstáculo que se han encontrado los socialistas para allanar el camino para transformar La Mercer como alojamiento hotelero es que necesitaban tener la mayoría absoluta (14 apoyos y tiene 11 porque Patricia Macià iba a salirse de la votación por la vinculación de su hermano con el proyecto) para aprobar el primero de los trámites que iba a llegar al pleno de final de mes para recalificar el suelo del convento como parcela de uso lucrativo. Sin embargo, tras cinco meses de tramitación, los socialistas se han quedado finalmente solos en la defensa de esta iniciativa porque sus socios de gobierno han decidido desmarcarse y no apoyar la apertura de un negocio privado que desde un principio dijeron que no compartían , pero que en cambio, no se habían opuesto hasta ahora al cambio de suelo para permitirlo.

El alcalde, Carlos González, se vio forzado a anunciar esta decisión públicamente este miércoles al mediodía tras comparecer antes Compromís para advertir de que votaría en contra en el pleno una vez consultada a su ejecutiva en una reunión celebrada el martes, entre otras cosas, por las voces internas que reclamaban que el partido fuera más contundente con el rechazo al hotel. 

Su portavoz, Esther Díez, justificó el cambio en el guión porque «todo se estaba tramitando de forma conjunta y nosotros lo que queremos es resolver de forma prioritaria el Mercado Central». Alegó que desde que el PSOE accedió a cambiar de estrategia y a votar individualizadamente los expedientes de los mercados, de L’Escorxador y de las Clarisas, vieron la oportunidad» de descolgarse de este asunto para «defender el patrimonio público». Una decisión que el propio Carlos González reconocía que «no nos ha gustado» porque supone «dar al traste e impedir que cristalice» un proyecto que había defendido a capa y espada para conseguir la tan necesaria rehabilitación del edificio de propiedad municipal y joya arquitectónica en ruinas a cambio de que una empresa lo explotara como hotel de 35 habitaciones de cuatro estrellas con categoría superior. El máximo dirigente municipal, pese a todo, descartó una crisis de gobierno y dijo que «somos una de las coaliciones más estables de la Comunidad Valenciana», en la misma línea que minutos antes se pronunciara la portavoz de Compromís. 

"Tras comunicar la decisión de dar «temporalmente» marcha atrás, el alcalde, que recordó que lo mismo ocurrió con la peatonalización de la Corredora, no desaprovechó para recordar los argumentos de su grupo municipal para impulsar la transformación del edificio adquirido hace 14 años a las monjas. «Estamos convencidos de que convertir Las Clarisas en un hotel es una iniciativa positiva, excelente para Elche», aseguró, además de incidir en la necesidad de rehabilitar «un inmueble que está profundamente deteriorado y cuya estabilidad está severamente comprometida, y que, por lo tanto, necesita inversión y rehabilitación». Reiteró que un hotel en las Clarisas supondría «un revulsivo para el sector turístico y un impulso cultural asociado a las características de un hotel histórico». 

Igualmente, el dirigente del PSOE defendió contar con el «apoyo unánime y sin excepción» del tejido socioeconómico de la ciudad» y lanzó un mensaje a la iniciativa privada. «Nos reafirmamos en las bondades de la colaboración público-privada para poner en marcha proyectos que generan riqueza y seguiremos en esa dirección», dijo.

Dardos al PP

González responsabilizó al PP de «torpedear» el plan del hotel por «pensar en sus campañas y anteponer sus intereses partidistas», y reconoció que la única forma posible de que hubiera prosperado el proyecto era con el apoyo del PP o con el de sus socios. Compromís también cargó contra los populares a los que les llamó «cínicos» por «erigirse como defensores del patrimonio público y cuando gobernaron regalaron el patrimonio de los ilicitanos».  

Por contra, Díez, partidaria de buscar fondos externos para la rehabilitación del inmueble, aseguró «haber defendido desde el principio que no estamos de acuerdo con privatizar la iglesia gótica del convento, que es la zona de mayor valor, convirtiéndola en un restaurante lo que limitaría el acceso a este lugar a las personas que no puedan permitirse pagar un cubierto». También aseguró que respaldarán el resto de recalificaciones porque están «satisfechos» de cómo se ha resuelto el futuro que se le quieren dar a los mercados. garantizar su viabilidad".

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats