Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Expertos alertan de que el dolor crónico de la regla puede ocultar patologías más graves

Las molestias de la menstruación afectan al 90% de las mujeres, pero los casos más severos podrían revelar una enfermedad - Consideran que las bajas deben ir acompañadas de un diagnóstico eficaz

Una mujer con una bolsa de agua caliente para mitigar el dolor menstrual. | INFORMACIÓN

La regla duele a todas las mujeres. El mecanismo que hace que se produzca la menstruación es de contracción de los vasos del útero y del endometrio, y todas notan esas contracciones, en mayor o menor medida. Pero hay que distinguir entre el dolor normal y el patológico. Los expertos coinciden en que el anteproyecto de la nueva ley del aborto y salud menstrual aprobado la pasada semana por el Consejo de Ministros, dará visibilidad a un problema extendido, pero hasta ahora bastante oculto. El de las patologías asociadas a la regla. Sin embargo, insisten en que las bajas que permitirá la nueva ley no son la solución, y sí un diagnóstico certero que permita localizar el origen de esas dolencias cuando son severas.

El dolor de la menstruación es crónico y afecta cada mes al 90% de las mujeres, según señala Maribel Acién, profesora de Obstetricia y Ginecología de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche, . «El cambio hormonal hace que se liberen unas sustancias que se llaman prostaglandinas, un tipo de hormona que se sintetiza y libera localmente, y también provocan una vasoconstricción de las arterias que hay en el útero, por lo que muchas mujeres pueden tener diárrea, naúseas y vómitos durante la regla», explica Acién. Esto entra dentro de lo normal, señala la experta, quien alerta de que detrás de los fuertes dolores, si se convierten en continuos período tras período, puede existir una patología que, en algunos casos, es grave.

La dismenorrea primaria (el dolor menstrual) lo sufren las mujeres en edad de ovulación, entre los 16 y los 35 años, aproximadamente. A partir de esas edad padecen otro tipo de síntomas, como tensión mamaria o retención de líquidos. Es habitual que se mediquen con ibuprofeno o un antiinflamatorio. Lo primero que hay que comprobar es cuánto afecta el dolor al día a día de la persona y si esas dolencias le impiden hacer una vida normal y ni con esa medicación alivia los síntomas. Es ahí cuando hay que empezar que preocuparse. En esos casos hay que descartar que no haya una enfermedad detrás que esté condicionando su grado de dolor. «Detrás de eso puede haber una endometriosis o adenomiosis, enfermedades que exacerban el grado de dolor», señala la profesora del área de Obstetricia y Ginecología de la UMH. Y no hay que esperar, porque esas patologías se pueden dar en mujeres muy jóvenes.

"Si la regla te afecta a tu calidad de vida y no calma con un antiinflamatorio, hay que ir al especialista"

Maribel Acién - Profesora de Obstetricia y Ginecología de la Universidad Miguel Hernández (UMH)

decoration

Tabúes

Hay muchos tabúes con la regla y falsos mitos. Es normal escuchar decir aquello de «es normal que duela la regla», incluso a los médicos de cabecera, señala Maribel Acién, que lamenta que en muchos casos se resuelva esa cita médica recetando un antiinflamatorio. «Ni la propia mujer le da importancia, ni la familia, ni el médico, y yo sí he llegado a tener pacientes después de tener un endometrioma no diagnosticado que ha llegado a estallar y ha habido que llevar a esas mujeres directas al quirófano», explica la experta. «Si la regla te afecta a tu calidad de vida de una manera importante y no calma con el antiinflamatorio esa mujer tiene que ser vista por un especialista, no hay más», señala Acién, quien dice que el objetivo es ver si hay una patología detrás o simplemente hay que cambiar la medicación que toma por otra que le sea mucho más efectiva.

Sobre la polémica generada a raíz de la baja laboral para reglas que provocan dolores incapacitantes, con la nueva ley del aborto, esta experta asegura que los médicos ya venían dando bajas a las mujeres que acudían con dolores agudos causados por la regla y que, incluso, les impiden dormir. Ahora bien, en cuanto al fondo de la ley, no está tan de acuerdo. «Que se ponga que todas las mujeres tienen derecho a una baja , a faltar al trabajo equis días al mes por una regla dolorosa, eso no les va a curar», indica la profesora de la UMH y ginecóloga, quien añade que transmite «un mensaje equivocado». La regla puede doler, indica, pero lo que tiene que buscar la persona es la manera de solucionar el problema, hay muchas medicaciones que lo pueden aliviar «y si no, te tiene que ver el especialista a ver si lo que tiene es otra cosa» pero «quedarse en su casa, tirada en el sofá a pasar los días de la regla, no le soluciona nada», zanja la experta que considera «poco resolutiva y práctica» esta nueva medida incluida en la ley.

"Quedarse tirada en el sofá a pasar la regla con una baja, no soluciona nada, debe buscar la solución al problema"

Maribel Acién - Profesora de Obstetricia y Ginecología de la Universidad Miguel Hernández (UMH)

decoration

Por su parte, la catedrática emérita del área de Historia de la Ciencia de la UMH, Rosa Ballester, añade que en la Antigüedad se consideraba que la mujer estaba en perpetuo desequilibrio «por su propia naturaleza biológica, porque tenía un exceso del humor sangre». Ballester señala en la publicación «Sapiens» que el concepto científico que se ha tenido de la menstruación ha cambiado a lo largo de la historia de la ciencia. «Las mujeres, por esta inconsistencia de su entendimiento, no podían firmar contratos, administrar propiedades o tener la patria potestad», explica la catedrática.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats