Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La mitad de los residuos que llegan a las depuradoras de Elche son toallitas: 237 toneladas en un año

Las estaciones residuales ven reducir en un lustro un 37% los vertidos de basuras, en su mayoría, arrojados al inodoro - Aigües d’Elx registra seis obstrucciones anuales en el alcantarillado

Una técnica de Aigües d’Elx supervisa la depuradora de Algorós donde llegan los residuos procedentes del alcantarillado. | MATÍAS SEGARRA

La mitad de los residuos sólidos que llegan a las depuradoras de Elche son toallitas. En concreto, de 475 toneladas de basuras, más de 237 toneladas de productos higiénicos de este tipo acabaron el pasado año en las estaciones residuales del municipio situadas en Algorós, Arenales y Carrizales. Un peligroso desecho que se arroja de forma errónea por el inodoro y que acaba poniendo en riesgo la red de alcantarillado por posibles obstrucciones, además de la consiguiente contaminación que supone.

Un camión supervisando ayer el alcantarillado en el centro. | TONY SEVILLA

Si bien, la ciudad ha logrado en los últimos cinco años disminuir considerablemente el vertido de basuras, en un 37%, según la empresa mixta Aigües d’Elx, lo que supone reducir en más 270.000 kilos la basura que llega a las depuradoras a través del alcantarillado, o evitar que 100 contenedores con 2.700 kilos de carga de residuo peligroso llegue cada año al vertedero.

La mercantil, que está realizando esta semana una inspección y limpieza de la red municipal de alcantarillado en avenidas como la de Juan Carlos Primero, ha atribuido a la mayor concienciación de la ciudadanía y a las campañas de sensibilización realizadas, ese descenso importante de los residuos sólidos que llegan a las depuradoras ilicitanas.

No obstante, Desde Aigües d’Elx insisten en la necesidad de seguir informando a la ciudadanía que se haga un buen uso del saneamiento para tener menos problemas en la red de alcantarillado y poder reducir los sólidos y la carga contaminante del agua residual facilitando su regeneración en una zona en la que tanto escasea este bien.

Apuntan desde la empresa mixta a que un simple gesto como utilizar una papelera en el aseo en lugar de arrojar toallitas, productos de higiene como tampones, preservativos y bastoncillos por el inodoro, o evitar tirar aceites, pinturas o medicamentos por el sumidero son acciones que conseguiría reducir los sólidos y carga contaminante presentes en las aguas residuales.

Tuberías kilométricas

Elche dispone de una compleja red de alcantarillado y colectores que alcanza una longitud de más de 558 kilómetros, esta extensa red de saneamiento conduce anualmente alrededor de 10 hectómetros cúbicos (9.760.326 metros cúbicos datos del 2021) de aguas residuales desde las acometidas de los edificios hasta las tres depuradoras del término municipal para su regeneración. Se reutiliza como agua para riego agrícola y de huertos de palmeras o para el mantenimiento ambiental de las charcas en del Clot de Galvany.

Según Aitor Navero, responsable de explotación de Aigües d’Elx, el proceso de limpieza de alcantarillado comienza con inspección visual de la red de alcantarillado para evaluar el grado de suciedad y que tramos tienen un nivel de suciedad moderado o elevado.

Tras el análisis de inspección se registra con los datos obtenidos en un programa informático para optimizar la planificación de operaciones de mantenimiento de los camiones de limpieza de alcantarillado. A partir de ahí, entra en funcionamiento el equipo de inspección de redes, provisto de un robot, que graba el interior de la red para determinar si la limpieza se ha realizado de forma correcta y a la vez que comprueba el estado de conservación estructural de las tuberías.

Los dos camiones de limpieza de Aigües d’Elx permiten limpiar cada año más de 45 kilómetros de la red, mientras que el robot graba anualmente 50 kilómetros de red para inspección. Según la empresa mixta, la gestión avanzada de la red saneamiento ha permitido que en Elche se haya reducido drásticamente el número de obstrucciones producidas en la red de alcantarillado.

Como ejemplo en durante los últimos tres años solamente se ha registrado una media de seis obstrucciones por año, las cuales han sido de baja envergadura y de fácil resolución, frente a las más 80 que se producían en el 2003, ha destacado Aitor Navero.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats