Ayudar y aprender. Las jornadas que un grupo de alumnos del IES Nit de l’Albà ha pasado en Tabarca limpiándola de residuos sirva para ayudar a proteger este paraíso, pero también para concienciar sobre la necesidad de cambiar hábitos para evitar que lugares como ese se llenen de plásticos. Los chavales también harán un informe con lo encontrado y analizarán la arena de la playa en busca de microplásticos. 

El grupo de estudiantes del instituto ilicitano que ha realizado la actividad ecologista y educativa INFORMACIÓN

Dos jornadas

Hay chavales que pasarán los días festivos de este inicio de diciembre acudiendo a las ferias de Navidad, otros en casa jugando a videojuegos o quien los aprovecha para jugar con amigos en la calle. Pero un grupo de alumnos del IES Nit de l’Albà de Elche ha decidido pasarlos en un paradisíaco lugar, como es Tabarca, pero no para disfrutar de la isla sino para llevar a cabo una acción loable: hacer una limpieza y recogida de residuos y plásticos. La iniciativa surgió de la profesora Marian Campderrós y los alumnos la acogieron encantados, aún sabiendo que el jueves era festivo. Allí han pasado dos jornadas y han hecho noche. La profesora, junto a los también docentes Aida López y Paulino Peiró y 16 alumnos, tomaron el miércoles una tabarquera y se pasaron toda la jornada limpiando el litoral de la isla, lo que continuaron el jueves antes de regresar. El viaje fue subvencionado por la Ampa y la asociación de alumnos. 

Dos estudiantes recogiendo muestras en Tabarca INFORMACIÓN

El Ayuntamiento de Alicante les ha cedido las instalaciones del Centro de Educación Ambiental de la Isla de Nueva Tabarca (CEAM), donde suelen trabajar científicos profesionales que analizan diferentes aspectos medioambientales de la única isla habitada de la Comunidad Valenciana. Allí es donde pasaron la noche. El consistorio alicantino también les dio decenas de bolsas de basura de 100 litros.

La playa de piedras de Tabarca, desierta en este puente INFORMACIÓN

Actividad

Desgraciadamente, la relación de las playas de Tabarca con los residuos es muy habitual, tanto por lo que tiran los barcos, como por lo que dejan los turistas, o lo que llega a través del emisario de Santa Pola. Es la tercera vez que este instituto realiza una actividad similar en la isla, la última en 2019, antes de la pandemia. Más de una vez se han encontrado en el mar, a escasos metros de la costa, bicicletas e incluso lavadoras viejas, aunque lo habitual es que encuentren, principalmente, tapones de plástico, bastoncillos para los oídos y gafas y aletas de buceo, en esta reserva natural paraíso de esta actividad. «El objetivo es concienciar a alumnos sobre los residuos plásticos que hay en el medioambiente y sus efectos, y nos ha llamado la atención que encontramos unos grandes palets», explica Campderrós, quien organizó varios grupos para llevar a cabo una recogida selectiva entre los alumnos de cuarto de la ESO y de FP de Industria Alimentaria que han participado en esta actividad, y que tienen entre 15 y 18 años

Las muestras de arena de Tabarca también serán analizadas INFORMACIÓN

Vistazo

La mañana del miércoles la aprovecharon para dar un vistazo general a la isla guiados por Felio, guarda de la reserva de Tabarca, que les mostró las calas. Y, manos a la obra. Los chavales, con muchas ganas, empezaron a recoger residuos no orgánicos, sobre todo plásticos de todo tipo que se iban encontrando en el litoral, y que ensucian este paradisíaco lugar. «Es muy motivador para ellos por la emoción, no es lo mismo ver microplásticos en el patio del instituto que en la isla de Tabarca», explica la profesora responsable de estos alumnos del IES Nit de l’Albà. «Se dan cuenta de la cantidad de residuos de microplásticos que generamos al verlos en la isla y se quedan sorprendidos y se conciencian sobre la necesidad de reducirlos», añade.

Jóvenes recogiendo residuos con bolsas en la isla de Tabarca INFORMACIÓN

Además, el trabajo que realizan no solo limpia de residuos la isla, también los alumnos harán un informe con lo encontrado, lo que permitirá saber de qué tipo son los que más abundan. Además, también recogen muestras de arena de la playa para observar en el laboratorio del CEAM de Tabarca, con la ayuda de una lupa binocular, los microplásticos presentes. «Vamos a trabajar varias muestras de arena y por los colores se distinguen los distintos tipos de plásticos», explica Campderrós. 

Informe

Los alumnos presentarán un informe al CEAM sobre los residuos encontrados, y les sirve también para aprender una de las lecciones de su asignatura de Ciencias Aplicadas, la regla de las tres «erres», reducir, reciclar y reutilizar. «Queremos hacer un estudio del porcentaje de masa de residuos plásticos de cada una de las muestras y pasar los datos al CEAM», señala la docente. «Es una de las maneras de introducir las técnicas de campo a los alumnos.», añade. 

Pero no todo va a ser trabajar. Por la noche los chavales se lo pasaron en grande con una gymkhana. Un juego de piratas, de los que acudían a la isla hace tiempo, puso a prueba sus conocimientos sobre la historia de Tabarca, localizando distintos puntos de la isla, con la ayuda de un mapa. En cada uno de los lugares tuvieron que superar una prueba.