La suspensión de licencias de plantas solares en Elche solo afectará a suelos de alta capacidad para cultivar y próximos a viviendas

La junta de gobierno ratifica la congelación de los permisos municipales para instalar centrales y encarga a Urbanismo la redacción de una regulación específica para el territorio ilicitano

La planta solar de Beneixama

La planta solar de Beneixama / MORELL

La junta de gobierno de Elche ha ratificado este jueves la suspensión de licencias para implantar plantas solares en el término muncipal. Una restricción que durará al menos dos años, pero que solo afectará a las fotovoltaicas proyectadas en suelos de alto valor para cultivar (los de muy alta y alta capacidad agrológica) y a los que estén incluidos en entornos paisajísticos próximos a usos residenciales o de alto valor de relevancia local. Asimismo, PP y Vox han acordado suspender el otorgamiento de cédulas de garantía urbanística. Hasta ahora, el Ayuntamiento ha concedido permisos de obra a cuatro centrales (en Perleta y Saladas) pero hay unos 35 proyectos tramitándose, en la Conselleria y el Ministerio, que están en el aire con la decisión municipal.

La mesa de energías renovables constituida hace dos semanas

La mesa de energías renovables constituida hace dos semanas / INFORMACIÓN

El ejecutivo local ha encargado, al mismo tiempo, a los servicios técnicos municipales del Área de Urbanismo la redacción de la documentación necesaria que regule este tipo de instalaciones renovables en el planeamiento municipal con el objetivo de garantizar la protección del territorio ilicitano y hacerlo compatible con las energías renovables. La determinación de congelar la autorización de centrales tal y como han venido reclamando ecologistas, colectivos sociales y vecinales del término municipal va a implicar la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), además de otras tramitaciones.

Como ya publicó INFORMACIÓN, según el edil de Estrategia Municipal, Francisco Soler, lo que ahora se va comenzar es un procedimiento para regular la implantación de plantas fotovoltaicas en el campo de Elche. Previamente, el Ayuntamiento va a tener que iniciar el trámite para la suspensión de la concesión de licencias de plantas fotovoltaicas. «Para poder realizar ambas cosas, la regulación y la suspensión, debemos de introducir una modificación del Plan General, ya que no contempla, por su antigüedad, la regulación del establecimiento de las energías renovables como las fotovoltaicas», explicó el concejal popular.

Los plazos son de un año para la modificación que podría prorrogarse uno más para la realización de la regulación, en total, dos años. En cualquier caso, la voluntad municipal es realizar «lo antes posible» este cambio en el documento urbanístico, mientras que las licencias para autoconsumo, seguirán concediéndose como hasta ahora, según el edil del área.

Lo que dice la ley

La suspensión de las licencias exclusivamente para zonas de alto valor agrológico se produce porque la ley limita la paralización a espacios determinados. En concreto, el artículo 68 del Decreto Legislativo 1/2021, de 18 de junio, del Consell de aprobación del Texto Refundido de la Ley de Ordenación del Territorio, Urbanismo y Paisaje (TRLOTUP) permite la suspensión de licencias de parcelación de terrenos, edificación y demolición, para ámbitos determinados, con el fin de facilitar el estudio o reforma de la ordenación urbanística. La Disposición Adicional 8ª del TRLOTUP dispone que cuando esta suspensión afecte a instalaciones para la generación de energías renovables, se limitará en aquellas zonas de suelo no urbanizable común en las cuales la cartografía de capacidad agrológica del suelo del Institut Cartogràfic Valencià defina como muy alta y alta su capacidad agrológica. También se podrán suspender licencias si el ayuntamiento justifica mediante informe la posible degradación del entorno paisajístico próximo a usos residenciales o de alto valor de relevancia local.

Asimismo, la ley marca que la suspensión tendrá una duración máxima de dos años. Este plazo se interrumpirá, con levantamiento de la suspensión, si, transcurrido un año, no se somete a exposición pública la propuesta de plan.

Los ecologistas aplauden la medida y plantean cómo debe de ser la regulación

La Asociación Amigos de los Humedales del Sur de Alicante (AHSA), uno de los colectivos ecologistas que más ha alegado contra las plantas solares proyectadas en Elche, ha valorado positivamente la suspensión de licencias. "Se trata de una decisión que tendría que haber tomado el anterior gobierno municipal", asegura Miguel Ángel Pavón, vicepresidente del colectivo. No obstante, AHSA insiste en que la modificación del Plan General que debe ir ligada a esa suspensión tendría que blindar de la ocupación con paneles solares el suelo no urbanizable que alberga valores paisajísticos, agrícolas, naturales y culturales. Como el suelo forestal, el suelo de elevada capacidad agrológica o el entorno de los humedales. Además, los ecologistas piden que esa modificación del planeamiento priorice la ocupación de la envolvente de las edificaciones, como los tejados o cubiertas, sobre la ocupación del suelo no urbanizable.