El corazón del casco histórico de Elche se transforma

El equipo de gobierno pone en marcha su propio «Plan Centro» y extiende el pavimento único al entorno de las Clarisas, planta árboles, elimina cableado colgante y restaura la pieza de Mariano Antón

Las obras para mejorar la imagen del casco histórico de Elche, esta semana

Las obras para mejorar la imagen del casco histórico de Elche, esta semana / Antonio Amorós

El corazón del casco histórico, el lugar donde se encuentra el edificio más antiguo de la ciudad (de la era cristiana) está inmerso en su transformación. Mejorar la imagen de uno de los lugares más emblemáticos de Elche, el entorno del antiguo convento de las Clarisas, y darle un diseño semejante al que ya tienen las inmediaciones de la Torre de la Calahorra y de la basílica de Santa María era un reto pendiente del Ayuntamiento. 

PP y Vox han iniciado su particular «Plan Centro» siguiendo el modelo que comenzaron PSOE y Compromís, bajo el concepto de plataformas únicas en varias calles del centro y de El Raval, pero con el sello propio de que no se eliminará ningún aparcamiento. La reurbanización de este enclave tiene más que nada un objetivo estético.

La plantación de árboles, no solo en este lugar, sino también en las plazas históricas como la de Santa Isabel, la replaceta de la Fregassa y la de les Barques forman parte de la filosofía del actual equipo de gobierno para embellecer el centro de la ciudad y, además dotarlo de sombra. A ello se une la eliminación del antiestético cableado colgante entre los edificios que ha empezado por la Calahorra y en la Plaça de Baix.

La restauración de la escultura de Mariano Antón de Elche

La restauración de la escultura de Mariano Antón de Elche / Antonio Amorós

Paralelamente, ha arrancado in situ la restauración de la escultura de Mariano Antón en la plaza de la Merced, una pieza de 90 años, que llevaba tiempo desmoronándose. Los trabajos de restauración están consistiendo en limpieza, consolidación y reconstrucción volumétrica de las formas desaparecidas de la piedra caliza.

A contrarreloj

Un mes de intensas obras, a contrarreloj para el inicio de la Navidad, es el «precio» que se ha tenido que pagar para cambiar 1.400 metros cuadrados de acera de las calles Capitán Lagier y 720 metros cuadrados en la plaza de les Eres de Santa Llúcia. 

El equipo de gobierno está convencido de que en lo que queda de noviembre, en tiempo récord, se habrá podido sustituir las antiguas baldosas de pastilla por granito en el entorno de la plaza blanca para equipararlo al de La Mercé. Los locales de ocio que han tenido que mover sus terrazas también lo esperan así.

Este mes, el Ayuntamiento también quiere poner al mismo nivel la acera y la calzada que pasará a tener adoquines de hormigón como los que hay en la calle Uberna. Una actuación que también se extenderá a la parada de los taxis.

La colocación de la nueva acera avanza a la altura de la entrada a la sala cultural de las Clarisas, mientras que la retirada de las baldosas antiguas ya ha llegado hasta la parte de los bares. 

Cambio de aceras en el casco histórico, esta semana

Cambio de aceras en el casco histórico, esta semana / Antonio Amorós

La presencia de un arqueólogo ha sido requerida al Ayuntamiento esta semana para abrir una zanja para pasar cableado eléctrico, que en un futuro podría servir para mejorar la iluminación del antiguo convento. 

 Para el resto de trabajos, la supervisión del especialista no ha sido necesaria porque la actuación que se está realizando es superficial al tratarse únicamente de las aceras.

Y es que este entorno del núcleo histórico y tradicional de Elche exige la presencia de un arqueólogo dadas las altas probabilidades de puedan aparecer restos. De hecho, para la plantación de los árboles que se ha realizado estos días en tres céntricas plazas ha sido necesario este control por que los hoyos realizados han tenido varios metros de profundidad para las raíces de árboles de gran porte.

Las nuevas aceras del entorno de las Clarisas

Las nuevas aceras del entorno de las Clarisas / AMOROS

Más calles

Junto a la reforma iniciada, hay otro vial que espera una obra similar para quitar los bordillos y apostar por un pavimento uniforme. Porta Xiquica del Salvador, a espaldas de la parroquia, también será transformada. En total, se actuará sobre una superficie de más de 600 metros cuadrados.  Sin embargo, lo que va a valorar la Concejalía de Servicios Públicos es si comenzar antes de que acabe el año o dejarlo para después de las Navidades, ya que la obra está por adjudicar, y se quieren evitar las menores molestias a vecinos y comercios en unas fechas tan señaladas.

De cara a 2024, otra céntrica calle, Daoiz, perpendicular a Juan Carlos I, se despedirá de sus insufribles aceras estrechas. El Ayuntamiento ampliará el espacio para los peatones en el lado izquierdo del vial en enero. No muy lejos, la calle Teniente Ruiz también dirá adiós a sus intransitables baldosas para tener un pavimento único. El próximo año también está prevista la remodelación de once calles de El Raval, que el pasado mandato lograron una ayuda europea para mejorar la accesibilidad y poner la acera al mismo nivel que la calzada.