¿Cuánto cotiza el subsidio para mayores de 52 años? La cifra que hay que tener en cuenta

Las personas que cobran esta ayuda también cotizan para su jubilación

Jubilados en el paseo de la Explanada de Alicante en una imagen de archivo.

Jubilados en el paseo de la Explanada de Alicante en una imagen de archivo. / PILAR CORTES

Eneko López Rico

Eneko López Rico

El subsidio para mayores de 52 años en España representa un soporte financiero vital para aquellos que, encontrándose en una etapa avanzada de su vida laboral, se ven enfrentados al desempleo. Este apoyo no solo ofrece un alivio económico inmediato sino que también asegura la continuidad en la cotización a la Seguridad Social, siendo un pilar fundamental para el acceso a una futura jubilación digna

El subsidio está destinado a personas mayores de 52 años que se encuentran en situación de desempleo. Es una medida pensada para proteger a un colectivo especialmente vulnerable en el mercado laboral, ofreciéndoles un respaldo económico mientras buscan reintegrarse en el ámbito profesional o hasta alcanzar la edad de jubilación.

Requisitos para la obtención del subsidio

Para ser elegible a este beneficio, los solicitantes deben cumplir con una serie de requisitos:

  • Edad. Tener al menos 52 años en el momento de la solicitud.
  • Situación de desempleo. Estar inscrito como demandante de empleo y no estar trabajando en el momento de la solicitud.
  • Cotizaciones a la Seguridad Social. Haber cotizado un mínimo de 15 años durante su vida laboral, de los cuales al menos dos deben haberse registrado dentro de los últimos 15 años antes de la solicitud.
  • Nivel de ingresos. No poseer rentas propias que superen el 75% del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), excluyendo la parte proporcional de dos pagas extraordinarias. Esto asegura que el subsidio se otorgue a quienes realmente lo necesitan, basándose en la premisa de que los recursos del Estado deben enfocarse en los ciudadanos con menores recursos económicos.

El impacto en la cotización para la jubilación

Una de las ventajas más significativas de este subsidio para mayores de 52 años es su contribución a la cotización a la Seguridad Social. Durante el período en el que se recibe el subsidio, se continúa cotizando para la jubilación, lo cual es crucial para aquellos que aún no han alcanzado el mínimo de años cotizados requeridos para obtener una pensión de jubilación. Este aspecto es especialmente relevante dado que muchas personas en este rango de edad pueden enfrentarse a dificultades para reingresar al mercado laboral y, sin esta ayuda, correrían el riesgo de no cumplir con los requisitos para una jubilación plena.

La cotización se realiza por un importe equivalente al 125% del IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples), garantizando que el beneficiario no solo reciba un apoyo económico sino también acumule los periodos de cotización necesarios para una futura pensión. 

SUBIDA PENSIÓN VIUDEDAD | Buenas noticias para estos pensionistas: se rompe la barrera de los 1.000 euros en 2024

Subsidio para mayores de 52 años: cotizaciones para la jubilación / shutterstock

Este punto ha sido de los más conflictivos a la hora de plantear la reforma de los subsidios en el Congreso de los Diputados. De hecho, Podemos votó en contra de la reforma (que finalmente no fue aprobada) porque estipulaba que las cotizaciones para la jubilación irían disminuyendo con el paso de los años desde el 125% actual al 105% en 2027. Para la formación morada suponía un perjuicio para los mayores de 52 años que cobraran este subsidio a partir del 1 de junio de 2024, fecha en la que se pondrían en marcha las reformas propuestas. Es por ello que por el momento la reforma no se va a aplicar y los subsidios quedan como hasta el momento.

El subsidio para mayores de 52 años es más que una ayuda económica temporal; es una inversión en el futuro de aquellos que, habiendo contribuido durante años al sistema, se encuentran en una situación de vulnerabilidad ante el mercado laboral. Al cumplir con los requisitos establecidos y aprovechar este apoyo, los beneficiarios no solo aseguran su subsistencia durante el desempleo sino que también protegen su derecho a una jubilación digna, marcando la diferencia en sus años dorados.