Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La escasez de ambulancias obliga a los municipios a contratar su propio servicio

Los ayuntamientos realizan un gasto extra para atender a los vecinos y trasladarles a hospitales a decenas de kilómetros - Calp o Pilar de la Horadada han pedido en varias ocasiones a Sanidad que incremente los vehículos

Uno de los vehículos de Pilar de la Horadada.

Demoras en las llegada de una ambulancia con esperas que podrían tener un fatal desenlace. La falta de más vehículos de urgencia lleva a municipios de la provincia a tener que poner ellos una solución. Porque cuando hay una emergencia, el tiempo es oro y, sobre todo, puede estar en juego la vida de una persona. Así que los ayuntamientos han contratado su propio servicio con vehículos, algunas veces municipales, una necesidad que cuesta miles de euros al año a las arcas locales.

En la provincia, muchas localidades pasan por esta situación. Sobre todo, aquellas que tienen más lejos los hospitales comarcales. Calp es una de ellas. El municipio está en la demarcación del Hospital de Dénia, situado a 34 kilómetros. La alcaldesa, Ana Sala, remitió en mayo de este año un escrito a la Conselleria de Sanidad pidiendo que se estudiara la posibilidad de firmar un convenio que permitiera dotar de una ambulancia adicional de Soporte Vital Básico (SVB) al municipio. Pero contestaron que no, que la competencia era suya y que no procedía al considerar que ya existen ambulancias para cubrir las necesidades.

Pero para Sala es una «injusticia» porque «no pueden dejar sin este servicio a los ciudadanos» y que «alguien fallezca porque no llegue una ambulancia a tiempo». Además, ser un municipio turístico supone que a los empadronados, 23.500 personas, se añade «una población flotante de 40.000 y que llega a más de 100.000 en verano». Así explicó que la ambulancia del SAMU está en Benissa y el TNA (Transporte no Asistido) tiene su base en Dénia.

El Ayuntamiento pidió esa cesión de competencias y nada. Pero intentó también hacer un convenio del servicio con Cruz Roja, algo que «tumbó» el Consell Juridic Consultiu, precisamente por no tener las competencias, indicó Sala. Así que la opción que queda es «facturar por el servicio» que presta Cruz Roja, un trámite que «tenemos que llevar a pleno cada vez para levantar los reparos de la Intervención» y que supone un gasto extra de 250.000 euros al año. «Con esas ambulancias ganamos tiempo para llegar al hospital», indicó.

Ambulancia de Calp en una imagen de archivo

Otros municipios pasan por la misma situación. El Ayuntamiento de Pinoso paga todos los años 150.000 euros en el alquiler de una ambulancia de Soporte Vital Básico y los contratos de cuatro técnicos de emergencias sanitarias. De este modo presta el servicio de forma ininterrumpida las 24 horas de los 365 días del año.

Todos los intentos del gobierno socialista de Lázaro Azorín por contar con una ambulancia de la Conselleria de Sanidad en el municipio, o bien recibir algún tipo de compensación económica por prestar este servicio municipal, han sido desatendidos por no cumplir con los criterios establecidos por la normativa de Emergencias. «Pero lo consideramos un servicio esencial y primordial para nuestras vecinas y vecinos y en absoluto nos planteamos dejar de realizarlo», indicó la concejala del área, María José Moya, recordando los graves accidentes de tráfico ocurridos en los últimos años, en los que disponer de la ambulancia municipal ha sido fundamental para estabilizar a los heridos hasta la llegada del Samu o del helicóptero medicalizado.

Cabe señalar que Pinoso se encuentra a 40 minutos por carretera del Hospital General Universitario de Elda, que es el centro de referencia para las Urgencias médicas.

Pilar de la Horadada está en el mismo punto y también ha solicitado en varias ocasiones a Sanidad que amplíe el servicio. Pero mientras, el Ayuntamiento contrató un nuevo servicio de ambulancia para cubrir todo el término municipal con un gasto de 570.000 euros al año. Según fuentes municipales, el Cicu tiene una ambulancia en Orihuela Costa con la que cubre el municipio y para trasladar a los vecinos al hospital de Torrevieja, a 15 kilómetros. Un servicio que no es suficiente para el municipio. Así que el gobierno del PP planteó mejorar el servicio de ambulancia para cubrir la localidad con una 24 horas en el casco urbano y un servicio de 12 horas en Pinar de Campoverde, una urbanización residencial muy poblada y con la media de edad más alta del término municipal.

Estos son solo algunos de los municipios que pasan por esta circunstancia, a los que se suman otros de la provincia que también reclaman ampliar el servicio para cuando ocurre una emergencia.

Dotaciones vitales en caso de accidente o urgencia

Los municipios coinciden: tener una ambulancia en la localidad puede evitar no llegar a tiempo y perder una vida. Así que no cesarán en su empeño para seguir prestando este servicio. En algunas ocasiones, son las primeras que llegan cuando hay un accidente; pero, además, se suma que atienden a grandes eventos como las fiesta patronales o conciertos. «No podemos permitirnos que alguien no llegue al hospital porque un vehículo esté en otra urgencia», apuntó a este diario Ana Sala, alcaldesa de Calp, donde piden ampliar los vehículos de emergencia.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats