Vamos a intentar explicarte la importancia de reciclar bien para convertir los residuos en nuevos recursos.

Vamos con el contenedor amarillo, el mal llamado contenedor de plástico. Y dirás “¿por qué mal llamado?” pues porque es el contenedor de envases ligeros.

Aunque han pasado años desde que empezamos a reciclar, aún sigue habiendo dudas sobre lo que se debe depositar en cada contenedor. Si tú también las tienes y eres un ciudadano responsable comprometido con el medio ambiente descubre en este reportaje qué envases deben depositarse en el contenedor amarillo.

El amarillo es el contenedor de los envases ligeros. Y ¿qué son los envases ligeros? Pues las latas, los briks, los envases de plástico, por ejemplo, las botellas de leche. Es decir, cuándo te surja la duda, puedes preguntarte, este residuo ¿es un envase? Y esto te ayudará mucho a resolverla.  

El contenedor amarillo es uno de los que más dudas genera.

El contenedor amarillo es uno de los que más dudas genera.

¿Quieres saber un poquito más?

El contenedor amarillo es uno de los que más dudas genera. Y eso que lleva 20 años en funcionamiento en España, parece poco, ¿verdad?

A pesar de que ha habido una muy buena evolución, y cada año aumenta la cantidad de envases de plástico, briks y latas recicladas por habitante, un tercio de la población sigue sin saber con exactitud dónde va cada tipo de residuo.

En España el 80% de los hogares y ciudadanos reciclamos de manera activa.

Por otro lado, aunque muchas veces pensemos lo contrario, en España el 80% de los hogares y ciudadanos reciclamos de manera activa separando nuestros residuos a diario.

Te dejamos una relación de algunos de los envases que puedes tirar, como punto de partida.

¿Qué tirar en el contenedor amarillo?

Aun así, este contenedor genera dudas, y suele producir errores comunes, que debemos tener en cuenta para facilitar un mejor reciclaje.

Errores comunes

Tendemos a pensar que todo lo que está hecho en plástico va a este contendor. Pero no siempre es así. En el contenedor amarillo hemos de depositar únicamente envases.

Y no deben depositarse, por ejemplo:

  • Juguetes de plástico
  • Biberones y Chupetes
  • Utensilios de cocina
  • Cubos de plástico
  • Todo esto debe ir al contenedor de resto, porque si lo depositas en el amarillo pasa a considerarse un IMPROPIO* y dificulta las labores de reciclaje.    

Otros materiales que también generan dudas y que NO deben ir al amarillo son:

  • Vasos de papel
  • Papel plastificado de carnicerías y pescaderías
  • Tupperwares
  • Botes tipo Pringles
  • Moldes de silicona para cocinar
  • Termos
  • Cajas de CD´s y DVD´s
  • Carcasas de vídeo VHS
  • Monederos y carteras
  • Bolígrafos
  • Envases de medicamentos
  • Neceseres
  • Etc.

Todos estos objetos irían al de resto o mejor aún al ecoparque fijo o móvil.

¿Qué debe ir en el contenedor amarillo?

Y si aun así sigues teniendo dudas, recurre al robot inteligente en la web de Ecoembes para resolverlas.

Y vamos con dos aclaraciones importantes que suelen producir errores comunes.

¿Qué hacemos si están sucios?

No pasa nada, estén sucios o no, deposita todos los envases en su contenedor adecuado ya que cuando lleguen a la planta de tratamiento se encargarán de clasificarlos y limpiarlos de forma adecuada. 

Planta de reciclaje de Benidorm.

¿Qué hacemos con los envases pequeños?

Mucha gente piensa que los envases pequeños no son importantes, pero resulta que sí.

Proceso de reciclaje.

El tamaño no condiciona el reciclaje de un residuo. Todos los envases se deben reciclar independientemente de su tamaño. Aunque sean pequeños, muchos de estos suponen una gran cantidad de material que se debe reaprovechar. En función de los materiales que compongan cada residuo, irá al contenedor amarillo o al contenedor azul.

¿Dónde van a parar los envases que depositamos en los contenedores?

Si quieres conocer el proceso que siguen estos residuos… ¡sigue leyendo!

Curiosidades.

¿En qué objetos se pueden convertir una vez reciclado?

Planta de reciclaje de Xixona.

En cosas tan curiosas como un forro polar, una llanta de bicicleta o una silla de aluminio. Por eso es importante cerrar el círculo, y una vez descartado su uso, reciclarlo bien.  

Todos podemos hacerlo mejor