Aguirre mantiene las políticas del Botànic y seguirá arrancando almendros para frenar la xylella

Agricultura se escuda en las exigencias de la UE para rechazar la petición de los afectados de un plan que no destruya tantos árboles

Almedros arrancados en el término de Fageca con el objetivo de combatir la xylella.

Almedros arrancados en el término de Fageca con el objetivo de combatir la xylella. / Juani Ruz

M. Vilaplana

M. Vilaplana

Cambio de gobierno pero las mismas políticas. Eso es lo que va a pasar en la Conselleria de Agricultura en lo que respecta a la lucha contra la xylella de los almendros. Y es que el departamento dirigido por José Luis Aguirre, de Vox, se ha escudado en los reglamentos impuestos desde la Unión Europea (UE) para mantener el plan de erradicación que ya venía aplicando el anterior Ejecutivo del Botànic, que incluye el arranque masivo de almendros. Desoye de esta forma las reiteradas reivindicaciones de los afectados, que vienen reclamando desde el principio de la plaga un plan de contención que no comporte la destrucción de tantos ejemplares. Los agricultores, de hecho, no ocultan su decepción , toda vez que tenían depositadas muchas esperanza en un cambio de rumbo, sobre todo después de escuchar las críticas que tanto Vox como el PP habían venido realizando contra la gestión del anterior Gobierno autonómico. 

La xylella fastidiosa, una de las bacterias fitopatógenas más peligrosas para la agricultura, que en la provincia de Alicante se está cebando con los almendros, fue detectada en este territorio en junio de 2017. A partir de ahí fue extendiéndose pese a los esfuerzos realizados por la Conselleria de Agricultura, que, siguiendo las instrucciones de la UE, ha estado aplicando un plan de erradicación consistente en destruir los árboles directamente afectados, así como los situados en un radio de 50 metros alrededor. Dentro de esta dinámica, ya son más de 200.000 los árboles que se han arrancado en la Marina Alta, la Marina Baixa, l’Alcoià, El Comtat, l’Alacantí y la comarca valenciana de la Safor, restando 800 toneladas de almendras de producción y generando pérdidas de tres millones de euros.

Con el cambio de Gobierno autonómico, los afectados tenían la esperanza de que se escuchasen sus reivindicaciones y se pasase a un plan de contención en el que solo se eliminasen los árboles afectados. Una esperanza fundamentada en las críticas vertidas por los dos partidos que hoy conforman el Consell. El PP, en su momento, llegó a comprometerse a defender ante el Ministerio de Agricultura y la UE la aplicación del plan de contención, mientras que el propio Aguirre hacía una enmienda a la totalidad en política agraria de la anterior consellera, Isaura Navarro, indicando que el objetivo de su partido era que la agricultura valenciana fuese compatible con las políticas comunes de Europa, pero sin someterse a intereses de otros países ni a determinados lobbies.

Pues bien, las cosas, al menos de entrada, no van a cambiar. Desde la actual conselleria indican que las normas de actuación vienen marcadas por el reglamento comunitario, que, aseveran, no deja margen alguno para tomar decisiones alternativas, todo ello basado y justificado por los resultados de las prospecciones en campo. Motivo este por el que se van a mantener las actuaciones en marcha, que generan un gasto anual a este departamento autonómico de 7 millones. Eso sí, los actuales gestores aseguran que se van a incrementar las indemnizaciones a los agricultores, las cuales, desde 2018, han ascendido a 1,2 millones.

La noticia no ha sentado nada bien entre los afectados, ni tampoco en Asaja Alicante, que los viene defendiendo desde el principio. El presidente de la organización, José Vicente Andreu, señala que el único motivo que empuja a la conselleria a mantener el plan de erradicación es que está subvencionado por la UE, al contrario que el de contención, y que las acciones desarrolladas han demostrado que son infructuosas, porque la bacteria sigue avanzado y se ha extendido por terrenos forestales. Aguirre, por contra, sí que encontrará el apoyo en este tema de La Unió, que ha venido defendiendo la erradicación.

Asaja está a la espera de una reunión con Carlos Mazón

Asaja está a la espera de una reunión con Carlos Mazón

Asaja Alicante, que ya se ha reunido con el conseller Aguirre, está a la espera de un encuentro que ha solicitado con el presidente de la Generalitat, Carlos Mazón, para abordar cuestiones que afectan directamente al sector primario de la provincia. El presidente de la organización, José Vicente Andreu, señala que sobre la mesa estará el problema de la xylella, así como otros asuntos como la necesidad de respaldar al sector de la cereza, los recortes en el trasvase Tajo-Segura, el control de las plagas importadas que afectan a los cítricos o el mal momento por el que atraviesan los apicultores y los ganaderos. Esperan que Mazón sea receptivo. m. v.