El PP y Vox se enmiendan a sí mismos

El Gobierno autonómico corrige un error en una partida para la Diputación de Alicante para seguir los criterios del peso poblacional y deja sin fondos la Cátedra de Memoria Democrática de la UMH porque sostiene que no se va a crear en 2024

El pleno de la Diputación de Alicante en su última sesión.

El pleno de la Diputación de Alicante en su última sesión. / Áxel Álvarez

M. Vilaplana

M. Vilaplana

Enmendarse a sí mismos. Eso es lo que han hecho el PP y Vox, partidos que conforman el Gobierno autonómico, con el borrador de los presupuestos de la Generalitat. Y es que ambas formaciones políticas han presentado sendas enmiendas para, por un lado, reducir en 160.000 euros una partida destinada a la Diputación de Alicante para actividades de participación ciudadana y, por otro, dejar a la Universidad Miguel Hernández (UMH) sin los 30.000 euros que se le habían asignado para la creación de la Cátedra de Memoria Democrática. Desde el Ejecutivo se asegura que la partida destinada inicialmente a la Diputación era errónea y se ha procedido a corregirla, mientras que la retirada de la ayuda a la UMH obedece a que la cátedra no iba a ponerse en marcha durante este próximo año. Argumentos estos que no convencen al PSPV, que considera que se trata de recortes que suponen un «desprecio» para la provincia alicantina.

El borrador de los presupuestos autonómicos, dentro de una línea de ayudas para el fomento de la participación ciudadana en el ámbito local, incluía 300.000 euros para la Diputación de Alicante y 100.000 para las de Valencia y Castellón respectivamente. Pues bien, lo que han hecho el PP y Vox con la enmienda presentada es dejar a la institución provincial alicantina con 140.000 euros, mientras que la de Valencia repunta hasta los 270.000 y la de Castellón se queda en 90.000.

En lo que respecta a la UMH, estaba previsto que recibiera 30.000 euros a través de un convenio para la creación de la cátedra, cantidad que ha quedado fulminada a través de la enmienda. Esta cantidad ha sido trasladada al mantenimiento y funcionamiento del Tribunal de las Aguas de la Vega de Valencia, que, de esta forma, ve incrementada la partida hasta los 100.000 euros.

Pues bien, estas modificaciones han sido criticadas con dureza desde el PSPV. El portavoz de Administración Local en las Cortes Valencianas, Ramón Abad, arremete contra estos recortes, sobre todo en lo que respecta a la cátedra de la UMH. Según sus palabras, «es indignante que la extrema derecha dirija la política del PP en la Generalitat, censurando y liquidando las iniciativas para la recuperación de la memoria democrática y la lucha y sufrimiento de tantas personas durante la dictadura franquista». 

En este ámbito, subraya que el proyecto económico ya eliminó casi un millón de euros de las actuaciones previstas en el presupuesto del Consell de Ximo Puig para 2023, respetándose solo las ayudas bianuales ya comprometidas. «La cátedra de Elche era de lo poco que habían dejado y ahora la liquidan, demostrando la insensibilidad, el sectarismo ideológico y el rostro más ultra de este Consell», lamenta.

Ramón Abad, asimismo, subraya que los recortes se han efectuado dentro del presupuesto de Presidencia, que depende directamente de Carlos Mazón, y que ambas partidas se desvían para incrementar la financiación de entidades y actividades de la provincia de Valencia.

Desde el Gobierno autonómico, sin embargo, rechazan de plano todas las críticas, sobre la base de que las dos enmiendas, afirman, están perfectamente justificadas. Así, y en el caso de la reducción de la partida para la Diputación de Alicante, las fuentes consultadas señalan que lo que se ha hecho es corregir un error en las cantidades que se habían asignado inicialmente, las cuales no se correspondían con el peso poblacional de cada una de las provincias. Con la corrección introducida ahora lo que se hace, explican, es realizar un reparto proporcional de los fondos. Y añaden, además, que la enmienda es un mecanismo habitual en estos casos.

Con relación a la cátedra de la UMH, las mismas fuentes indican que se ha decidido retirar los 30.000 euros previstos después de hablar con el rector y constatar que no se iba a poner en marcha durante el próximo ejercicio. De ahí que la partida haya desaparecido, cumpliendo, añaden, con la filosofía del nuevo Gobierno autonómico de no confeccionar presupuestos ficticios.

Desde el Ejecutivo, asimismo, se niega que la retirada de esta ayuda tenga un componente ideológico. Así, explican que en los presupuestos se mantienen partidas para otras universidades relacionadas con la celebración de actividades sobre la memoria democrática.