30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CORONAVIRUS EN ALICANTE

Las UCI prevén recibir un goteo de pacientes covid al menos hasta después del verano

La estrategia de anticipar la ventilación de alto flujo en planta ha evitado la saturación en cuidados intensivos del Hospital de Torrevieja

Imagen del cuidado de un enfermo en la UCI del Hospital Universitario de Torrevieja.

Imagen del cuidado de un enfermo en la UCI del Hospital Universitario de Torrevieja.

La Unidad de Cuidados intensivos (UCI) del Hospital Universitario de Torrevieja espera recibir un goteo constante de pacientes graves con coronavirus, al menos, hasta finales de este verano, en una secuencia similar a la que puede producirse en el resto de los hospitales de la provincia de Alicante.

Tanto el actual ritmo de vacunación, como los tratamientos disponibles, limitados casi a la ventilación y al uso de corticoides, no permiten hacer una estimación más optimista.

«Esta enfermedad ha venido para quedarse, aunque probablemente con las vacunas haya muchísimos menos enfermos graves», subraya Eugenio Herrero, jefe del Servicio de Medicina Intensiva del hospital público torrevejense. El jefe de la UCI se muestra muy prudente ante la situación actual en la que la caída de contagios ha rebajado mucho la ocupación hospitalaria.

Eso sí, hace balance de este año pandémico y explica que la estrategia abordada por el Hospital Universitario durante la tercera ola ha evitado que muchos de los ingresos por covid hayan terminado en la UCI, «se han seleccionado mucho más los pacientes que ingresaban en nuestra unidad», indica.

Los enfermos en UCI que salen a adelante se enfrentan a estancias de 20, 30 o 40 días. | ÁXEL ÁLVAREZ

Los especialistas en medicina interna y neumología se han anticipado con tratamientos con ventilación no invasiva, uso de mascarillas con presión o bien con oxígeno de alto flujo en la nariz y «eso ha supuesto que, gracias a la ayuda de nuestros compañeros, pacientes que hubieran ingresado sin duda durante la primera ola en nuestro servicio, no lo han hecho, y además con muy buenos resultados».

A finales de diciembre y principios de enero se registró un pico de pacientes que fallecieron en el servicio de UCI, y así lo explica Herrero: « Los pacientes que van mal suelen evolucionar mal de forma rápida, y a los pacientes que van bien, les cuesta mucho salir, 20, 30 o 40 días». Otro dato a destacar es una media de edad que sigue bajando. «Ahora son enfermos de entre 65 y 70 años, mientras en la primera ola eran de entre 70 y 75. Y aunque tengan menos problemas de salud crónicos a estos enfermos les afecta de una forma muy parecida», puntualiza el jefe de la UCI.

Sanitarios del Hospital de Torrevieja se preparan para atender los casos más graves. | ÁXEL ÁLVAREZ

La UCI no da tregua al personal sanitario y la lucha es permanente. «En ocasiones ves pacientes cuya posibilidad de supervivencia iba a ser prácticamente nula, pero nosotros en ningún momento tiramos la toalla». Entre la omnipresente tecnología necesaria para dar soporte vital a los enfermos , el factor humano sigue siendo la clave en esta unidad de cuidados. «Le damos todo el apoyo que necesita. Cuando se está en esa situación y sin más opciones de tratamiento, es casi el propio paciente el que decide hasta cuándo quiere continuar», indica Herrero.

Las únicas certezas en un lugar así son solo el trabajo y la esperanza. «Hay días que mejoran y se mantienen en mejoría», comenta de la evolución de los pacientes, «y de repente, una tarde empiezan a empeorar, y todo se viene abajo. Afortunadamente, algunos de ellos, vuelven a recuperarse y darse de alta. Son enfermos que requieren permanente asistencia». Es así, y dentro de la UCI del Hospital de Torrevieja nadie baja la guardia, aunque lo peor de la tercera ola haya pasado.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats