Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Ayuntamiento de Orihuela habilita en Cala Mosca una playa canina accesible todo el año

Cabo Peñas es el primer arenal del municipio en el que se permitirá el acceso de bañistas con sus perros - El Consistorio señala que la iniciativa atiende la demanda vecinal y turística de este espacio

Una mujer juega con sus dos perros en la arena de la playa de Cala Mosca, en Orihuela Costa.  | TONY SEVILLA

Una mujer juega con sus dos perros en la arena de la playa de Cala Mosca, en Orihuela Costa. | TONY SEVILLA

Orihuela se suma a la cada vez más creciente lista de municipios que deciden destinar un espacio de su costa para el disfrute de las mascotas. La salvaje y natural cala de Cabo Peñas (conocida como Cala Mosca II), en Alameda del Mar, es ya oficialmente la primera playa canina del municipio tras firmarse el miércoles el expediente que autoriza el acceso y estancia de perros, junto con sus propietarios, en este espacio, sin limitación horaria y durante todo el año. La Concejalía de Playas atiende así a la demanda para ubicar una playa canina en el municipio y, además, será un atractivo más del litoral oriolano para atraer turistas, aquellos que buscan una zona costera donde puedan tomar el sol y bañarse junto a sus perros.

Al contrario que muchas de las playas caninas habilitadas por los ayuntamientos en zonas rocosas, sin ir más lejos la de Cala del Rocío en Torrevieja, la oriolana es de arena. Tiene un fácil acceso desde la cercana playa de Cala Mosca a través de un camino y cuenta con un espacio, muy bien delimitado, de 3.304,88 m². La cala Cabo Peñas no forma parte del sistema de playas con servicios de Orihuela Costa, que cuenta con 11 galardonados arenales, lo que ha hecho más sencilla su elección. Además, es, desde hace muchos años, la playa «oficiosa» para perros, puesto que es habitual encontrar allí a bañistas con sus canes, pese a que no estaba permitido. Desde ahora pueden ir libremente con sus mascotas sin temor a que puedan ser multados. Está previsto que en breve se instale la cartelería en esa cala, dándole la condición de «canina», con la normativa que deben cumplir los usuarios, tanto en español como en inglés, y con iconos que harán más sencilla su comprensión.

La edil de Playas, Luisa Boné (Cs), se mostró muy entusiasmada con el nuevo espacio reservado en el litoral para los perros y sus dueños «y cumplimos con un compromiso que adquirimos». El pleno de Orihuela aprobó en 2016, por unanimidad, modificar las dos ordenanzas municipales que prohibían el acceso y la estancia de animales domésticos en las playas oriolanas y el 8 de marzo de 2019 el BOP publicaba su aprobación definitiva. «Hace tiempo que la ciudadanía reclamaba el poder ir a la playa con sus mascotas y desde el punto de vista turístico es un segmento que vamos a poder vender muy bien, por lo que es muy interesante tanto para la economía de la costa de Orihuela como para los vecinos que lo pedían», dijo a este diario Boné, quien adelantó que la playa canina «tendrá una gran acogida».

En el centro de la imagen, la cala habilitada para perros. | TONY SEVILLA

La Concejalía de Playas pidió informes a varias áreas del consistorio (Seguridad Ciudadana, Medio Ambiente, Aseo Urbano, Infraestructuras, Emergencias y Turismo) antes de firmar el expediente. Todas mostraron su conformidad y resaltaron que se cumplieran las medidas de convivencia, higiene y seguridad. Aseo Urbano señaló la necesidad de crear un equipo especial de limpieza manual para esta playa y la permanencia de personal de vigilancia constante que obligue a los dueños a recoger los excrementos y depositarlos en bolsas en las papeleras o que no se entierren las deposiciones en la arena, además de recomendar análisis frecuentes de la arena y agua, establecer medidas de prevención de zoonosis y estudios epidemiológicos en la playa para ver su carga parasitaria.

Normas

Quienes acudan con sus perros a la nueva playa canina deberán cumplir una serie de normas. Así, solo podrán llevar dos canes por propietario (uno si es de raza potencialmente peligrosa) e ir con una correa por si surge algún conflicto (aunque en el arenal pueden estar sueltos, con collar, salvo los potencialmente peligrosos que, además de ir siempre atados, deberán llevar bozal). Los dueños se encargarán de que los perros no produzcan daños a las plantas o a otros animales, habida cuenta de que en las inmediaciones hay una microrreserva de flora, precisamente donde se pretende urbanizar el último kilómetro de litoral virgen, y también recoger las deposiciones.

La normativa no permite que los animales caven hoyos, en cuyo caso el dueño deberá tapar, ni el acceso a la playa de perros con historial de agresividad hacia otros animales o personas, con enfermedades infecciosas, ni hembras en celo o cachorros menores de cuatro meses, y tampoco el adiestramiento o las clases de instrucción por parte de profesionales. Además, todos los perros que accedan a la cala deberán estar censados, portar microchip y pasaporte sanitario con las vacunas y tratamientos actualizados, lo que podrá comprobar la Policía Local. Cualquier incumplimiento será susceptible de sanción.

La edil Luisa Boné junto con vecinos con perros en la playa habilitada para el acceso de perros. INFORMACIÓN

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats