Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad atribuye el colapso de Urgencias a la renuncia de médicos sin especialidad

La gerencia asegura que garantiza la «máxima calidad» asistencial tras tener que hacerse cargo personalmente del servicio el director médico del hospital de Torrevieja u La conselleria reitera que es ilegal desde 1995 hacer fijos a facultativos no MIR

Concentración de los médicos sin especialidad del servicio de Urgencias del Hospital de Torrevieja. | TONY SEVILLA TONY SEVILLA

La gerencia del departamento de salud de Torrevieja atribuyó ayer la situación de colapso «coyuntural» y «temporal» que sufre el servicio de Urgencias del Hospital Universitario, exclusivamente a «la falta de profesionales, tras la renuncia a sus contratos por parte de algunos de los facultativos que prestaban sus servicios en el centro» -no cuantifica cuántos han renunciado desde el 15 de octubre-. Insiste además en que la subrogación de médicos sin especialidad MIR, que señala como trasfondo de esa situación, «no ha sido posible dado que supondría una irregularidad en contra de la normativa vigente» desde 1995, con la adaptación de la legislación europea.

La dirección tuvo que salir al paso del aluvión de críticas y denuncias públicas del comité de empresa, médicos del propio hospital y pacientes sobre la saturación de Urgencias el miércoles y el jueves, con 36 pacientes pendientes de ingreso, demoras en la sala de espera tras el triaje de más de 15 horas, y bloqueo de las pruebas en distintos servicios, también por falta de personal, que se deben realizar a los pacientes de este servicio sanitario.

La gerencia recuerda que con la normativa vigente un médico sin especialidad reconocida puede ocupar puestos de médico de atención primaria, pediatra de atención primaria y urgencias, «siempre que no haya médico con especialidad disponible». La misma fuente «lamenta que muchos facultativos hayan decidido cesar su relación contractual pese a estar garantizada su continuidad laboral». La dirección general de Recursos Humanos autorizó «con carácter excepcional» que los médicos sin especialidad pudiesen trabajar como personal laboral. Tal y como ocurre en otros centros, los profesionales «dejarían de prestar servicios en el momento en que desaparezca la circunstancia que posibilitó la excepcionalidad» y exista disponibilidad de un médico especialista.

Veinte de los 27 médicos del servicio de Urgencias son facultativos sin especialidad. Una situación laboral de la que Ribera Salud no informó en sus quince años de concesión pero que tampoco fue fiscalizada por Sanidad. Al menos cinco de ellos han dejado el servicio desde el 15 de octubre. Otros renunciaron antes de la reversión. Tres de las dimisiones se han producido entre el martes y el jueves de esta semana, sin derecho a indemnización, en algunos casos tras más de diez años de contrato indefinido en el centro sanitario.

«Debido a esta circunstancia», señaló ayer la dirección del departamento, el director Médico del Hospital «se hizo cargo de manera presencial del servicio de urgencias, contando con el apoyo directo de especialistas de los servicios de cirugía ortopédica y traumatología, cirugía general, cardiología y oftalmología». Urgencias, aclaró la Conselleria de Sanidad «ha sido reforzado con facultativos de medicina interna, con el objetivo de aliviar la presión asistencial» y solventar la situación «coyuntural que vive la puerta de urgencias». Así, a juicio de la dirección del centro, «se ha garantizado en todo momento la prestación adecuada del servicio». Durante el día de ayer el funcionamiento del servicio de urgencias «fue el adecuado, prestando la asistencia urgente y consiguiendo restablecer la normalidad de los tiempos de respuesta».

El Hospital Universitario continúa prestando, según mantiene Sanidad, «una asistencia de la máxima calidad, revisando de manera constante la trazabilidad de los circuitos asistenciales y reforzando la dotación de profesionales en servicios clave». La seguridad de pacientes y profesionales «en ningún caso ha quedado comprometida como consecuencia de esta circunstancia temporal».

Colaboración

La gerencia y la dirección general de Recursos Humanos está «realizando un importante esfuerzo para completar las plantillas y reforzar cada uno de los servicios que así lo requieren». Sanidad recuerda que la falta de colaboración por parte de la concesionaria que gestionaba el Departamento hasta el 15 de octubre -Ribera Salud-, ha dificultado la adopción de medidas de una manera anticipada.

Ribera y Sanidad sí han colaborado en otros ámbitos. La Generalitat ha adjudicado buena parte de los servicios externalizados del departamento a esta misma empresa a la que rescindió la gestión, con contrataciones de emergencia , caso de todos los análisis clínicos, por valor de 16 millones de euros solo para el año 2022.

La gerencia asegura, por otra parte, que está «en constante comunicación con los ayuntamientos del departamento -ha convocado para hoy una reunión con los diez alcaldes del área-, y «que recientemente tuvo lugar un encuentro de presentación del equipo directivo con los alcaldes del departamento». La dirección del mismo, encabezada por Pilar Santos, mantiene que «trabaja con una política de puertas abiertas», disponible «de manera constante» a profesionales, comité de empresa y mandos intermedios de la organización. «La comunicación con los diferentes estamentos es fluida, y abierta al diálogo de manera permanente». Declaración que contrasta con las acusaciones de los sindicatos y médicos que aseguran que la dirección les ha dado la espalda.

También señala la gerencia que está a disposición de pacientes, profesionales, instituciones, entidades sociales y medios de comunicación, en aras de resolver cualquier cuestión que pudiera surgir.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats