Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Hospital de Torrevieja está desde el día 22 sin TAC por el desencuentro entre Sanidad y Ribera

Los pacientes son derivados a Quironsalud para las pruebas ordinarias o a hospitales públicos en caso de ictus y politraumatismos / La Conselleria espera contar con un nuevo equipo el próximo jueves tras no prorrogar el contrato a la antigua concesionaria

Imagen del traslado del equipo de TAC incorporado por Ribera al Hospital en 2020 y que ahora va ser sustituido por uno nuevo comprado por Conselleria

Desde el día 22 de diciembre el Hospital Universitario de Torrevieja carece de TAC. Las pruebas ordinarias se derivan al Quirónsalud, el hospital privado de Torrevieja, con traslado de los pacientes en ambulancia. Mientras los diagnósticos con carácter urgente, necesarios en politraumatismos por accidentes o en casos de ictus, los asumen los hospitales de la red pública, el Vega Baja de Orihuela o el General de Elche. El TAC -Tomografía Axial Computerizada- se emplea para obtener imágenes de huesos, tejidos o revelar lesiones y hemorragias internas que permiten hacer un diagnóstico de las distintas patologías. 

Las derivaciones desde el pasado 22 de diciembre son el resultado de la nefasta comunicación entre la Conselleria de Sanidad y la antigua concesionaria del departamento. El Grupo Ribera desconectó el equipo TAC instalado en el Hospital Universitario de Torrevieja el pasado día 22 y ha «retrasado» su desmontaje hasta ayer martes, según aseguran fuentes de la Conselleria de Sanidad. 

Sanidad asegura que Ribera Salud desconectó el equipo «inmediatamente después de recibir la notificación, el día 21» de que su contrato de emergencia para ese servicio no iba a ser prorrogado, puesto que la Conselleria había decidido adquirir uno nuevo propio. En esa comunicación se decía expresamente que se abonaría el exceso de días del contrato -que expiró el día 15 de diciembre-, dejando la posibilidad abierta a mantener operativo el servicio hasta la llegada del nuevo equipo.

Ribera mantiene, por su parte, que en esa notificación de la directora económica del departamento, María José González del Moral, se le pedía literalmente a Ribera «la retirada» del TAC «a partir» del día 22. «Y así se procedió», mantienen las mismas fuentes, además de comenzar la desinstalación. «No es como desmontar una silla, necesita más tiempo», aclaran las mismas fuentes del grupo sanitario. Sanidad sin embargo especifica que Ribera directamente desconectó el equipo sin comenzar a retirarlo.

Si Ribera hubiera comunicado que la desinstalación se iba a realizar este martes el TAC de Ribera podría haber estado operativo los últimos 7 días siendo abonado este servicio adicional, según fuentes sanitarias consultadas por INFORMACIÓN en un extremo que la Conselleria no confirma. Las mismas fuentes aseguran a su vez que la firma sanitaria no se esperaba la decisión de la Generalitat de adquirir un nuevo TAC.  

Calidad 

Sanidad insiste en que el pasado 15 de diciembre venció el plazo del contrato de emergencia de servicios del TAC con Ribera Salud y «en ese momento se tomó la decisión de adquirir un TAC propio». Desde Conselleria se indicó que en ese momento se trasladó «a la anterior empresa que el Departamento de Salud de Torrevieja optaba por adquirir un nuevo TAC, y no se prorrogaba el contrato de cesión del aparato de Ribera, entendiendo que la nueva dotación propia supone una importante mejora para el diagnóstico de los pacientes del Departamento». Ante esta decisión, la anterior empresa concesionaria, Ribera Salud, «ordenó el apagado inmediato del aparato, retrasando su desmontaje hasta una semana más tarde», siempre según las mismas fuentes. Ayer martes 28 «se inició la retirada del TAC de Ribera, el día 29 se hace la nueva instalación y está previsto que se realice el montaje del nuevo equipo el día 30 de diciembre». Mientras se instala el nuevo equipamiento, «los TAC se derivan a Quirón de manera excepcional para que la calidad asistencial no se vea mermada», según las mismas fuentes. Para evitar problemas de incompatibilidades técnicas con el espacio que va a ocupar el nuevo TAC se ha escogido uno idéntico, con tecnología Siemens, al que se va a desmontar. 

Por su parte, fuentes del comité de empresa recordaron que esa compra no resuelve el «enorme» problema de falta de radiólogos que son los que tienen que interpretar los resultados, circunstancia que está generando retrasos muy graves en diagnósticos de enfermos oncológicos, por ejemplo. 

16 millones en contratos a dedo de emergencia

Sanidad tuvo que recurrir a los servicios externalizados que ofrece Ribera a la hora de garantizar el funcionamiento del departamento una vez que asumió la gestión directa en octubre pasado. Entre otros, los análisis clínicos o la gestión de la plataforma IT. En total la exconcesionaria va a facturar 16 millones hasta finales de 2022 con contratos adjudicados a dedo de emergencia.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats