Viajes

Slow Travel: Descubre el placer de viajar sin prisas

Dedica tiempo a visitar nuevos lugares, párate a conocer sus culturas y sus gentes y disfruta de una experiencia viajera como nunca antes habías vivido

Las prisas, el estrés y las continuas llamadas de teléfono nos acompañan en nuestra rutina diaria. Viajar es la válvula de escape para alejarnos de todas ellas. Sin embargo, muchas veces viajamos con prisas y trasladamos la ansiedad del día a día también a los días que se suponía iban a ser de descanso. Si has experimentado alguna vez esa sensación y no quieres que se repita apúntate el slow travel, una filosofía de viaje relajada y profunda que nos permitirá disfrutar mucho más de cada momento que pasemos de viaje.

¿Qué es el slow travel?

El slow travel es una filosofía de viajarque nació como contraposición al turismo de masas. Según esta orientación, viajar no es una carrera para lograr el mayor número posible de sellos en el pasaporte. Tampoco lo es colgar un selfie en tu Instagram cada 24 horas en diferentes países del mundo ni ponerte una pulserita de todo incluido en algún resort. Todo lo contrario.

El slow travel defiende la desconexión, bajar el ritmo y dedicar tiempo a esas cosas aparentemente banales que muchas veces pasamos por alto. Párate, conoce a las gentes del lugar, interésate por sus tradiciones, prueba su gastronomía e incluso intenta aprender algunas palabras de su idioma. Al principio quizá te cueste. No desesperes. Poco a poco iras sintonizándote con el ambiente y lograrás sentirte como en casa aunque estés a miles de kilómetros de distancia.

Disfruta de cada momento de tu viaje relajadamente.

Disfruta de cada momento de tu viaje relajadamente. / Pixabay

¿Cómo practicar el slow travel si no tienes mucho tiempo?

Pensar que hace falta tener mucho tiempo libre para viajar sin prisas es un error. Es cuestión de ser flexibles y cambiar el modo de organización. Te damos algunos trucos.

  • Si dispones de pocos días de descanso, opta por conocer una región o una comarca concreta y no todo el país.
  • Planifica lo justo y deja que le propio viaje vaya fluyendo. Si llevas una agenda muy apretada de cosas para ver y hacer irás continuamente mirando el reloj y no disfrutarás verdaderamente de ninguna.
  • Deja que los locales te sirvan de guía. Ellos no tienen que estudiarse una ruta ni destacar los monumentos más fotografiables del lugar para mostrarte los secretos de su tierra.
  • Tómate tu tiempo de relax. Siéntate a ver el atardecer o a escuchar las olas si te apetece. Disfruta del momento.
  • Camina y conoce. Olvídate de los taxis y del metro. Ir andando de un sitio a otro es la mejor forma de conocer un lugar.

Los mejores destinos para viajar sin prisas

Destinos ideales para viajar sin prisas hay tantos como puedas imaginar. No caigas en el error de asociar el slow travel a paseos por el campo y amanecer en una playa desierta. Puedes viajar sin prisas por Seúl y disfrutar de un paseo relajante en Nueva York. Todo depende de tus gustos y de tus posibilidades. Aquí te damos algunas ideas.

Si tienes tiempo y ganas, es el momento ideal para lanzarte a la gran aventura de viajar sin prisas. ¡Buen viaje!