A la hora de limpiar y desinfectar la casa hay ciertos espacios en los que nos empleamos más a fondo. El cuarto de baño y la cocina suelen ser las dos estancias en las que más tiempo y productos específicos de limpieza empleamos. Sin embargo, hay algunos elementos cotidianos que están muy presentes en todas las casas y a los que normalmente no solemos prestar tanta atención.

Sin embargo, la realidad es que allí pueden acumularse muchas más bacterias que en otros lugares. Vamos a ver cuáles son y cómo puedes mantenerlos perfectamente desinfectados.

Los dos objetos que suelen estar en todas las cocinas y que acumulan más bacterias

La cocina es uno de los lugares más delicados de la casa en cuanto a limpieza se refiere. Fregamos los platos a diario y procuramos que la vitrocerámica y la encimera estén siempre impolutas. Sin embargo, estos dos elementos a veces se nos escapan: las bayetas y la tabla de cortar.

Mantén estas superficies de tu hogar siempre limpias para evitar las bacterias. Pixabay

Ojo con las bayetas y las bacterias

Las bayetas que normalmente utilizamos para limpiar cualquier superficie (desde la mesa donde comemos hasta la encimera de la cocina) pueden convertirse en un gran foco de bacterias. Y es que tras limpiar con ellas muchas superficies simplemente las solemos limpiar con agua. Error. La humedad que se puede acumular en ellas es un buen caldo de cultivo para la proliferación de las bacterias. Además, luego puedes volver a limpiar de nuevo otra superficie con este trapo aparentemente limpio e ir distribuyendo las bacterias por toda la casa.

Hay que limpiar y desinfectar las bayetas. Freepik

Así, es muy importante que mantengas siempre una limpieza extrema en tus bayetas y trapos de cocina.

La tabla de cortar de los alimentos puede ser un nido de microbios

Junto a las bayetas, la tabla de cortar los alimentos en la cocina puede ser otro gran criadero de bacterias y microbios. Suelen ser de plástico o de madera y en ambos casos hay que tenerlas pulcramente desinfectadas. Y es que al cortar los alimentos sobre ellas también provocamos pequeños cortes en su superficie que se convierten en lugares perfectos para los microorganismos. Aunque limpiemos la tabla tras su uso, es muy difícil que el estropajo llegue hasta el fondo de estas minúsculas hendiduras por lo que los microbios pueden seguir desarrollándose allí tras el lavado.

Las tablas de cortar alimentos más originales

Además, también suelen ser lugares húmedos, lo que favorece aún más la proliferación de estos visitantes tan poco deseados en nuestro hogar.

En ambos casos, la solución pasa por limpiar estos objetos en profundidad. Utiliza agua caliente y frota bien. Después deja que se sequen completamente antes de utilizarlos de nuevo.