La temperatura corporal de los perros no es igual a la de los humanos y, a veces, saber si nuestra mascota tiene fiebre es complicado. La temperatura normal del perro está entre los 38 y los 39º, así que se considera que un perro tiene fiebre cuando su temperatura corporal supera los 39 grados. La fiebre canina puede ser un signo de que algo está fallando en la salud de nuestro mejor amigo, así que es muy importante darse cuenta de que tu perro tiene una temperatura más alta de lo normal para poder actuar lo antes posible y poner solución al problema. Para ello, hay una serie de síntomas que nos pueden dar las claves para saber si nuestro perro tiene fiebre. Te contamos todo lo que necesitas saber sobre la fiebre en perros.

Síntomas de que tu perro puede tener fiebre

Son muchos los animales que tienen fiebre y no muestran ningún síntoma. Otros, en cambio, pueden mostrar temblores intensos, apatía o vómitos. Estas señales nos pueden indicar que algo no va bien en el cuerpo de nuestra mascota. Los síntomas de fiebre en perros más comunes son:

  • Nariz seca y muy caliente.
  • Jadeo constante y llamativo.
  • Falta de apetito.
  • Actitud decaída, apática, con más sueño de lo habitual.

Síntomas de que tu perro tiene fiebre.

¿Qué produce la fiebre en el perro?

Las causas de la fiebre son muchas, ya que el aumento de la temperatura es uno de los mecanismos que el organismo pone en marcha para protegerse. Es decir, el cuerpo provoca la fiebre como una medida de su sistema inmunitario para protegerse de un patógeno. La fiebre canina también se puede producir por algún fallo del propio organismo, por lo que se impone la visita al veterinario para que valore todos aquellos aspectos que sólo él está cualificado para considerar. Algunas de las causas más habituales de la fiebre en mascotas son las siguientes:

¿Cómo tomar la temperatura a un perro?

¿Cómo tomar la temperatura a un perro?

La mejor manera de medir la temperatura de tu mascota es utilizar un termómetro para la vía rectal. Asegúrate de lubricarlo antes para que entre fácilmente y de que el perro se esté lo más quieto posible durante todo el proceso. Además, será más cómodo si tu perro está de pie. Como actualmente la mayoría de los termómetros rectales son digitales, no suponen un peligro para el perro; sin embargo, los de mercurio y rígidos se pueden romper. Por lo que no se deben utilizar este tipo de termómetros para medir la temperatura del recto de tu perro si no está ideado para ese fin.

Te puede interesar:

¿Qué hacer cuando un perro tiene fiebre?

Si has comprobado que tu perro tiene entre 39 y 41 grados de temperatura corporal, debes llevarlo al veterinario cuanto antes, pero si supera los 41º estás ante una urgencia y debes acudir inmediatamente al veterinario. Éste no sólo prescribirá la mejor manera de bajar la fiebre el perro, sino que además podrá analizar y averiguar las causas que la producen. De manera provisional y hasta que lo vea un veterinario, puedes humedecer periódicamente la piel del abdomen, las patas o la frente. De esta manera la temperatura debería bajar en unos minutos, pero rápido vuelve a subir. Bajo ningún concepto debes darle un medicamento para bajarle la fiebre si no te lo recomienda un veterinario y jamás des paracetamol o ibuprofeno a tu perro porque son tóxicos para él.