Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Corredor Mediterráneo recibe un impulso con obras en Valencia y Barcelona

Comienza la instalación de vía en la línea por la que se desviará el tráfico para cambiar de ancho el tramo entre Xàtiva y La Encina. Un túnel permitirá completar el trazado en el entorno de la capital catalana

Zona del denominado Nudo de la Encina, donde la línea procedente de València se unirá a la que ya llega desde Madrid. ÁXEL ÁLVAREZ

Zona del denominado Nudo de la Encina, donde la línea procedente de València se unirá a la que ya llega desde Madrid. ÁXEL ÁLVAREZ

El Corredor Mediterráneo va a tener este verano un nuevo impulso con el desarrollo de obras de construcción o adecuación de infraestructuras en las provincias de Valencia y Barcelona. Estos trabajos permitirán, una vez terminados, la conexión de Alicante a través de la plataforma de ancho internacional, así como el transporte de mercancías con el resto de Europa sin necesidad de pasar por la capital catalana y sin cambiar tampoco de ancho de vía. Asimismo, se trabaja ya en diferentes puntos de Murcia y Andalucía, en la prolongación del corredor hacia el sur.

Las obras que más afectan a la provincia de Alicante, y que de hecho se desarrollan prácticamente al límite con ella, son las de construcción de la línea de ancho ibérico entre Xàtiva y La Encina por la que se desviará el tráfico actual, para después adaptar a ancho internacional el trazado por el que discurren ahora los trenes. En realidad se trata de recuperar lo que hasta 1997 fue el trazado de la línea férrea entre Alicante y València, en el tramo comprendido entre los municipios de Moixent y la Font de la Figuera. En esta zona comenzó a instalarse carril hace apenas un par de semanas, según ha explicado a este periódico el comisionado del Gobierno para el Corredor Mediterráneo, Josep Vicent Boira. El tramo anterior, entre Xàtiva y Moixent, está en servicio desde mayo de 2019.

La recuperación del antiguo trazado en ancho ibérico y adaptación del actual al ancho internacional es un paso necesario para que pueda ponerse en marcha el Nudo de la Encina, cuyas obras también están ya en ejecución. Esto permitirá dar continuidad a toda la plataforma entre València y Alicante, al utilizar a partir de La Encina la línea de alta velocidad que procede de Madrid. Con ello, los trenes del Corredor Mediterráneo con origen o destino en la provincia podrán utilizar este trazado, con el consiguiente ahorro de tiempo y seguridad frente al actual recorrido en vía única de ancho ibérico hasta La Encina.

Paralelamente, más al norte, en el área metropolitana de Barcelona, este mismo mes comenzarán los trabajos para construir un túnel entre los municipios de Martorell y Castellbisbal, que conectará con el tramo entre esta última localidad y Mollet del Vallès, también en el entorno de la capital catalana. Este último trazado es el que evita el paso por la Ciudad Condal, y que por lo tanto resulta básico para el tráfico de mercancías con el resto de Europa. Tiene doble vía de ancho ibérico y tercer carril, pero se prevé adaptarlo también a ancho internacional. Los trabajos del túnel hasta Martorell, y la consiguiente conexión de la plataforma con el trazado al sur de Barcelona, comenzarán el próximo 25 de julio, tal y como señalaron hace unos días fuentes del colectivo #QuieroCorredor y corrobora también Josep Vicent Boira. El comisionado del Gobierno destaca, en este sentido, que se trata de «una operación emblemática para ligar el norte y el sur» del Corredor, así como «la puerta de Europa» para las mercancías. El plazo estimado de construcción de este túnel es de dos años.

A estas actuaciones se suman otras de menor envergadura, como la adecuación de diversas instalaciones al ancho internacional en el tramo entre València y Castelló, donde ya está puesto el tercer carril. En concreto, se intervendrá en la estación de Moncofa a lo largo de este mes y de agosto, de la misma forma que antes se hizo ya en Vila-real. Además, explica Boira, el Ministerio de Fomento ha aprobado el estudio informativo para el cambio de ancho entre Castelló y Tarragona. En esta última provincia, cabe recordar, se puso en marcha el pasado enero la variante de Vandellòs, que eliminó el cuello de botella que lastraba las circulaciones a lo largo del Corredor, y que redujo los tiempos de viaje a Barcelona en hasta 45 minutos, según el tren.

Perspectivas optimistas

El comisionado del Gobierno incide en que el Corredor Mediterráneo «es como un mecano, se necesita tener todas las piezas para que funcione bien», por lo que se felicita de los avances en estas diferentes zonas, así como en otros puntos más al sur de Alicante. Un optimismo compartido en buena medida por la plataforma #QuieroCorredor, impulsada por la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), que hace pocos días llevó a cabo el primero de los «chequeos» al desarrollo de las obras que tiene previsto realizar de manera semestral. La patronal se mostraba, en este sentido, satisfecha porque los trabajos que hay ahora mismo en marcha en diferentes puntos «indican que se está yendo por el buen camino».

AVE recordó que de cara a lograr el objetivo de contar con una plataforma de ancho internacional en doble vía desde la frontera francesa hasta Algeciras en 2025 quedan todavía siete grandes hitos pendientes, el primero de los cuales es la puesta en funcionamiento de la línea de alta velocidad a Elche, Orihuela y Murcia desde Madrid, a partir del enlace con la línea de Alicante en Monforte del Cid. También está pendiente la finalización de los trabajos entre València y Castelló, así como abordar el paso por la capital autonómica a través de un túnel pasante, junto a otros proyectos como el soterramiento de vías en Murcia o el trazado entre Almería y Granada, que aún está en estudio. La entidad tiene previsto realizar un nuevo «chequeo» al Corredor el próximo noviembre en Madrid, en un acto que coincidiría con un encuentro empresarial como el que se realizó en 2019 en Elche y en los dos años anteriores en Madrid y Barcelona para reivindicar el proyecto.

Compromisos cumplidos y pendientes

Compromisos cumplidos y pendientesHitos 2020 Cumplidos:

- Puesta en funcionamiento de la variante de Vandellòs, que reduce en 45 minutos el tiempo de viaje entre Alicante y Barcelona (13 de enero de 2020).

- Iniciadas las obras del Nudo de la Encina en el tramo de alta velocidad València-Xàtiva-La Encina.

- Inicio obras en la entrada ferroviaria a Cartagena y la variante de Loja.

- En ejecución todas las obras Murcia-Almería excepto los tramos Lorca-Pulpí y Totana-Totana.

Pendientes:

- Pendiente la puesta en funcionamiento de la doble vía de ancho internacional entre Monforte, Elche y Orihuela.

- Pendiente del fin de proyecto y licitación y adjudicación de obras de los tramos Lorca-Pulpí y Totana-Totana.

- Pendiente de información pública de los proyectos de la nueva plataforma de alta velocidad del tramo València-Castelló y del eje pasante de la ciudad de València.

- Ejecución de las obras del túnel de Castellbisbal y Martorell (inicio de las obras el 25 de julio).

- Pendiente el proyecto definitivo del trazado entre Murcia-Cartagena y el bypass del Reguerón.

- Inicio de la primera fase del soterramiento ferroviario en Murcia.

2021

- Trazado Almería-Granada, pendiente de la redacción del proyecto.

El papel de Alicante en la continuidad del flujo de transporte con el norte de África

Los puertos peninsulares son un puente con el llamado Corredor Transmagrebí, que ahora está en distintas fases de desarrollo

El Corredor Mediterráneo tiene una continuidad en el norte de África, en donde los puertos de la Península Ibérica juegan un papel muy destacado como puntos de enlace. El Corredor Transmagrebí es un proyecto desarrollado por el Centro de Estudios para el Transporte del Mediterráneo Occidental (Cetmo), una fundación de la que forman parte como patronos, entre otros, el Ministerio de Fomento y la Generalitat de Cataluña. Esta iniciativa busca el desarrollo de una red intermodal de transporte de mercancías y pasajeros en el Magreb, y su unión con Europa a través de los puertos.

Las cifras del proyecto son vastas: 8.105 kilómetros de carretera y 6.723 de ferrocarril. De los primeros, el 59% se encuentran en servicio, mientras que otro 30% está ya en vías de modernizarse. El tren, en cambio, se encuentra más atrasado, ya que queda todavía un 58% por ejecutar. El director del Cetmo, Òscar Oliver, explica que la importancia de esta iniciativa para España radica en que el Magreb «es una de las zonas con mayor proyección comercial de África» y que, dado que conecta con Europa a través de lo que califica como «autopistas del mar», hay un gran potencial en la relación a ambos lados del Mediterráneo. Y, en este sentido, «el puerto de Alicante juega un rol muy importante», tomando como punto de partida sus «vínculos con Argelia en pasajeros y mercancías».

Oliver señala que iniciativas como la del Corredor Transmagrebí suponen «una oportunidad para los puertos con tráficos de corta y media distancia» como el de Alicante, con un potencial de relaciones de ámbito más regional frente otras instalaciones más grandes como las de València y Barcelona. El responsable incide al respecto en las posibilidades de que los flujos comerciales en ambos sentidos contribuyan al desarrollo de estos puertos. Para ello, no obstante, destaca que resulta imprescindible disponer de una buena conexión ferroviaria a ambos lados del Mediterráneo. Este aspecto, no obstante, es «la gran asignatura pendiente» sobre todo en el norte de África, y la gran inversión que requiere el proyecto es al mismo tiempo uno de los principales retos. Según Oliver, el cálculo es de unos 4.250 millones de euros anuales hasta 2035.

Desarrollo para otros puertos

El comisionado del Gobierno para el Corredor Mediterráneo, Josep Vicent Boira, destaca también que el Corredor Transmagrebí sería «el espejo» de la red de infraestructuras de la Península Ibérica en el norte de África y que Alicante tiene una posición destacada como punto de contacto. Pero para ello hace hincapié en la necesidad de desarrollar la «intermodalidad» en el transporte de mercancías, «como ya se hace en el resto de Europa». Por esta razón, recalca la importancia de conectar el puerto alicantino a la red de ancho internacional, un proyecto ahora en fase de redacción.

De forma indirecta, además, explica Boira, el desarrollo de grandes actividades comerciales como las que plantea el Corredor Transmagrebí puede suponer un impulso para puertos de menor envergadura, como Dénia, para flujos de distancia más corta. Eso sí, recalca, también es necesaria su conexión, de forma directa o mediante plataformas logísticas.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats