La digitalización ha cambiado la forma de relacionarnos y, en el último año, ha dado un vuelco a nuestra forma de trabajar. El teletrabajo, las videollamadas y los webinar se han impuesto en el día a día. Y en lo que respecta a las administraciones públicas esta realidad ha supuesto todo un reto, tal y como quedó patente en el encuentro digital «25 años a la vanguardia de la digitalización», celebrado el pasado jueves por Aguas de Alicante e INFORMACIÓN, en el que participaron representantes del ayuntamiento de Alicante, El Campello, Sant Joan d’Alacant, San Vicente del Raspeig, Petrer y Monforte del Cid, municipios donde la compañía presta sus servicios, y que fue moderado por Toni Cabot.

Los Ayuntamientos no han dejado de prestar sus servicios esenciales a sus ciudadanos en ningún momento durante la pandemia. Y para ello todas las administraciones coincidieron en que la formación a sus trabajadores, la incorporación al teletrabajo y la implantación total de las sedes electrónicas municipales ha sido fundamental para continuar prestando estos servicios.

Todo ello con el objetivo de «facilitar la atención a la ciudadanía tanto de forma presencial como telemática, que dispongan de un mejor acceso a las diferentes administraciones a la hora de realizar cualquier trámite», apuntó Jesús Villar, alcalde de San Vicente del Raspeig.

De igual forma ha cambiado la forma de relacionarse entre la propia administración, a lo que el alcalde de Alicante, Luis Barcala, explicó que su consistorio ha promovido «el uso de las bases de datos para que sean utilizadas y compartidas con otras administraciones, y agilizar con ello los pasos que debe dar el ciudadano a la hora de tramitar una ayuda como es, por ejemplo, la solicitud del Ingreso Mínimo Vital».

Sin embargo, la accesibilidad al entorno digital no está al alcance de todos, y por ello otro de los objetivos de los ayuntamientos es reducir la brecha digital, como apuntó Juan José Berenguer, alcalde de El Campello, que resaltó el compromiso de su ayuntamiento con las personas mayores, para las que priorizan el «tú a tú, puesto que se trata de un segmento poblacional al que le cuesta más hacer uso de las tecnologías».

Así mismo, el alcalde de Sant Joan d’Alacant, Jaime Albero, reivindicó la falta de personal para sumir todas las demandas de los ciudadanos. «De nada sirve que podamos admitir un 30 o 40% más de solicitudes de ayudas o trámites si tenemos la misma plantilla, restringida por el impedimento que tenemos los ayuntamientos de contratar nuevo personal». De igual forma, apostó por conseguir «una administración más ágil y útil para los vecinos, siendo este el gran reto de acceso que tienen por delante los ayuntamientos».

Plan de recuperación para Europa

En cuanto al papel que deben cumplir los ayuntamientos en el plan previsto para la recuperación de Europa, Maribel de las Nieves, concejala de Promoción Económica y Atención Ciudadana de Monforte del Cid, apuntó que «tenemos que saber gestionar esas ayudas y subvenciones de la mejor forma posible para hacérselo llegar a los ciudadanos». Y se sumó a la opinión de sus compañeros en la reivindicación sobre la toma de decisiones que deben asumir los consistorios, los cuales «deben ser los encargados de encauzar los presupuestos para la realización de los proyectos locales».

Por su parte, Irene Navarro, alcaldesa de Petrer, contempló cuatro pilares básicos a la hora de afrontar los planes de digitalización, como son disponer de una hoja de ruta clara hacia las competencia digitales, más formación para los empleados, adoptar tecnologías emergentes para que los servicios públicos sean más ágiles e intuitivos y, por último, mejorar la experiencia del usuario en al administración local.

En alusión al concepto de ayuntamiento que todos los participantes coincidieron durante el encuentro digital, entendido como la administración más cercana a los ciudadanos y la que mejor conoce sus necesidades, Berenguer señaló que «cada ayuntamiento sabe perfectamente qué necesita ahora, y con urgencia, por ello el Plan de Recuperación para Europa debe contar con la opinión de los municipios, porque ahora es el momento de activar planes bien dotados económicamente para reactivar el consumo en el comercio de proximidad, o de potenciar la digitalización de empresas. En definitiva: que nos escuchen».

Planes estratégicos locales

La digitalización tiene que ser un motor económico para las ciudades y su aplicación al sector de las PYMEs. Para ello, Alicante cuenta entre sus proyectos con Alicante Smart City y Alicante Futura como estrategia municipal, cuyo objetivo es convertir a la ciudad en la sede de la industria y tecnología dentro del Arco Mediterráneo.

El alcalde de San Vicente del Raspeig apunta que su ayuntamiento «está trabajando en la ampliación de suelo industrial, y con ello la creación de puestos de trabajo estables y de calidad». Por su parte, El Campello apuesta por ayudar al máximo a sus Pymes, mientras que en Sant Joan d’Alacant ya es una realidad la Nau de la Salut y el parque empresarial.

Petrer «se encuentra en plena redacción de su plan estratégico con el horizonte 2030 y cuenta con el consenso de todos los grupos políticos de la corporación municipal», afirmó su alcaldesa. Maribel de las Nieves expuso los diferentes proyectos de Monforte, como la creación de un centro comercial virtual, compraenmonforte.es, el cual ofrece un entorno común de venta online dirigido al pequeño comercio y el sector servicios, y, por otro lado, una guía gastronómica digital dirigida a la hostelería.

Finalmente, Francisco Bartual, director general de Aguas de Alicante, concluyó el evento mostrando su orgullo hacia las corporaciones municipales en sus respectivos procesos de digitalización y apuntó que «las nuevas tecnologías han ayudado al control de las aguas residuales que ya están en disposición de detectar la cepa británica del covid-19, con controles de ciberseguridad para proteger esta continuidad del servicio en todos los municipios».

25 años a la vanguardia de la digitalización - Webinar Hidraqua