Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El aeropuerto de Alicante-Elche recupera para Pascua nueve enlaces con Alemania que suponen 4.000 turistas a la semana

Ryanair, Lufthansa y Eurowings vuelven a volar a partir del 28 de marzo a ocho ciudades germanas - El turismo alemán cubre todas las plazas disponibles en Baleares y Canarias

Ryanair vuelve a apostar por el aeropuerto con vuelos a 8 ciudades alemanas en Semana Santa

Ryanair vuelve a apostar por el aeropuerto con vuelos a 8 ciudades alemanas en Semana Santa

Explosión del turismo alemán para Semana Santa con 25 vuelos y 4.000 plazas a la semana. A falta del turismo británico, que no comenzará a moverse hasta finales de mayo, la Costa Blanca sí que podrá contar, a corto plazo, en la próxima Semana Santa con una parte del turismo extranjero perdido por las restricciones del covid, los alemanes. El levantamiento la semana pasada del veto germano a los viajes a la Comunidad Valenciana, que ya no está considerada zona de riesgo de contagio, anima las reservas en hoteles y apartamentos, sobre todo en la Marina Alta, Marina Baixa y la Vega Baja, destino preferente del turismo germano.

Ryanair comenzará a volar desde el próximo 28 de marzo entre el aeropuerto de Alicante-Elche y ocho ciudades alemanas. En concreto, Colonia, Frankfurt -dos frecuencias a la semana- Berlín, Hamburgo, Nuremberg, Bremen, Baden Baden y Düsseldorf, en principio con una frecuencia semanal, al igual que Lufthansa y Eurowings, que también lo harán a Munich. Se pone así punto final, momentáneo, a la peor racha de la historia del aeropuerto, que el pasado febrero cerró con apenas 38.000 pasajeros, un 95% menos que el mismo mes de 2020.

Desde esta semana, los pasajeros que llegan desde la Comunidad Valenciana a Alemania no tienen que pasar cuarentena presentando una prueba que garantice que están libres de covid. Para entrar en la provincia también deben traer una prueba PCR negativa realizada 72 horas antes de viajar, porque todavía no está en vigor el pasaporte sanitario europeo, cuyo proyecto se presenta este miércoles en Bruselas.

Los 800.000 turistas alemanes que eligen todos los años la Costa Blanca gastan un media de 127 euros/día

decoration

La apertura de Alemania para sus turistas ha tenido ya un efecto espectacular en sus dos destinos preferente en España, Baleares y Canarias, donde se están cubriendo todas las plazas e, incluso, adelantando la reapertura de hoteles. Ryanair ofrecerá 200 vuelos adicionales que conectarán Palma de Mallorca y Alicante con las principales ciudades alemanas. Esto supondrá un aumento de capacidad de casi 40.000 plazas más en 22 rutas diferentes para viajar, en principio, desde el 28 de marzo a finales de abril. Además, muchas de estas rutas continuarán operando durante el resto del verano con vuelos disponibles y programados hasta marzo de 2022. Ryanair ha lanzado una oferta de asientos con vuelos a partir de 19,99 euros para viajar hasta finales de octubre.

Esta promoción estará disponible hasta la medianoche del domingo, 21 de marzo, en la página web de la compañía Jason McGuinness, director comercial de Ryanair subrayó ayer que «estamos encantados de anunciar que Ryanair añadirá más de 200 vuelos desde/hacia Palma de Mallorca y Alicante. Conscientes de que las restricciones a raíz del covid varían constantemente, Ryanair permite hasta dos cambios de fecha de vuelo gratuitos. Esto permitirá mayor flexibilidad y tranquilidad a nuestros pasajeros, quienes pueden reservar sus vuelos para disfrutar de un descanso, con la tranquilidad de poder posponer o cambiar sus fechas de viaje, en caso de que sea necesario». La Costa Blanca recibe todos los años 800.000 turistas alemanes (2019), que gastan una media de 127 euros al día y buscan lugares tranquilos y poco masificados.

Un primer paso para que la Costa Blanca pueda pensar en recuperar ocupación turística es volver a contar con rutas desde El Altet.

decoration

Por otro lado y en relación al certificado sanitario (pasaporte que hoy presenta la UE, la directora del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades, Andrea Ammon, cuestionó este martes la posibilidad de utilizar los datos de la vacunación para impulsar los viajes, porque se puede discriminar a quienes no se han vacunado y por la falta de evidencias científicas sobre cómo transmiten el virus los que sí lo han hecho. «Crear ciertas libertades en conexión con la vacunación supone un trato desigual», dijo Ammon. También expresó sus dudas por el hecho de que «no sabemos» cuánto tiempo durará la protección de la vacuna y porque, aunque «tenemos indicaciones de que alguien que se ha vacunado, si se vuelve a infectar, transmite el virus con menor carga viral no sabemos hasta qué punto es así». Bruselas quiere que el pasaporte de vacunación contenga información sobre si alguien se ha vacunado y con qué tipo de vacuna, si tiene anticuerpos porque ha superado la enfermedad o si, en caso de que no se haya podido inocular el fármaco, tiene una prueba PCR negativa. De esta forma, la CE pretende impulsar los viajes y el sector turístico, como piden especialmente los países del sur de la UE.

Compartir el artículo

stats