Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El bipartito de Alicante se plantea cortar al tráfico la carretera el día de Santa Faz para evitar posibles aglomeraciones de peregrinos

El Ayuntamiento teme que una multitud se desplace el 15 de abril al monasterio pese a que la romería se suspenderá por segundo año debido a la pandemia - El lunes, reunión con el Cabildo para concretar las medidas

La Santa Faz, cerca del Ayuntamiento, en su última salida multitudinaria, en mayo de 2019.

La Santa Faz, cerca del Ayuntamiento, en su última salida multitudinaria, en mayo de 2019. PILAR CORTÉS

Por segundo año consecutivo, no se celebrará la tradicional y multitudinaria romería a la Santa Faz, aunque la cancelación todavía no es oficial. Sin embargo, la situación actual es distinta a la del pasado 2020. Entonces, el día de la Peregrina (23 de abril) coincidió con la fase más extrema del confinamiento domiciliario, lo que impidió que los ciudadanos pudieran acudir hasta el monasterio. Nadie se lo pudo plantear.

La polémica, en ese caso, se trasladó estrictamente al ámbito político ante el intento frustrado del bipartito de PP y Ciudadanos de que la Santa Faz pudiera visitar el centro de la capital alicantina, con una bendición anunciada desde el Castillo de Santa Bárbara. Finalmente, ante la negativa por motivos de seguridad de la Subdelegación del Gobierno, dirigida por la socialista Araceli Poblador, el acto se limitó a una misa a puerta cerrada en el monasterio y a una breve salida a una plaza vacía, incluida una bendición a cargo del obispo, Jesús Murgui.

En este 2021, el contexto es otro, pese a que la pandemia sigue muy presente en el día a día. En la actualidad, al margen de la responsabilidad individual, no existe ninguna restricción (están vigentes hasta el 12 de abril) que impida a un ciudadano desplazarse hasta el Caserío, situado a ocho kilómetros del casco urbano. Y esa situación es la que preocupa en el Ayuntamiento a menos de un mes de que llegue la fecha. Fuentes municipales reconocen que resultará complicado evitar que los ciudadanos aprovechen el día de Santa Faz (15 de abril), festivo local, para acercase hasta el monasterio. Pese a que se suspenda la romería (todavía no se ha dado ese paso oficialmente, como sí se ha hecho con Hogueras) y se realice un llamamiento para que la población no acuda al Caserío para evitar un repunte en los contagios y frenar una posible cuarta ola, se da por hecho que habrá alicantinos que acudan a la cita. ¿Cuántos? Esa es la gran duda. «Hay muchas ganas de visitar la Santa Faz», admiten desde el Cabildo.

Uno de los tramos más peligrosos para ir caminando a Santa Faz por fuera de la carretera. | ALEX DOMÍNGUEZ

Si la presencia de alicantinos en el monasterio fuera residual, el problema sería menor, ya que se podría mantener la distancia de seguridad y no habría aglomeraciones por el camino. Es habitual que fieles acudan durante todo el año a Santa Faz, especialmente los domingos, andando por el lateral de la carretera, donde reside una de las preocupaciones del gobierno municipal de Alicante. En tramos de la carretera nacional que une el casco urbano y el monasterio, la anchura del arcén es mínima. Uno de esos puntos se localiza entre McAuto y el desvío para el Hogar Provincial, donde el espacio para caminar se limita a apenas medio metro, con los coches a un lado y una acequia al otro.

¿Y si cientos de personas, incluso miles, deciden acudir hasta Santa Faz el jueves 15 de abril? Esa es la pregunta que retumba en el gobierno municipal de Alicante, donde se debaten entre cortar preventivamente al tráfico la carretera para evitar posibles riesgos entre los viandantes y unos vehículos que alcanzan importantes velocidades en esa vía de entrada a la ciudad, lo que a su vez podría alentar a que vecinos con dudas se decidieran por acudir hasta el monasterio aprovechando la jornada festiva local, o mantener la circulación del tráfico como un día normal para impedir un supuesto efecto llamada que pudiera elevar los contagios, dejando de lado la cuestión de la seguridad viaria.

A dos bandas

Este dilema, que no es menor, quedará supuestamente resuelto en una reunión prevista este próximo lunes, a la que asistirán representantes del Ayuntamiento de Alicante y también del Cabildo de la Concatedral de San Nicolás. En esa cita se pondrán sobre la mesa todas las cuestiones relacionadas con la Santa Faz 2021, desde las vinculadas a la religión como a la seguridad. Se prevé hablar de los horarios de apertura del monasterio y de celebración de las misas (ya que se teme también que se produzcan aglomeraciones en el Caserío por la cantidad de fieles con ganas de visitar a la Reliquia en su día). También se espera debatir sobre posible actos alternativos a la Peregrina. Además, se prevé decidir qué hacer con la carretera que une el casco urbano y el monasterio, junto a poner en marcha medidas para evitar los botellones de jóvenes.

El próximo lunes está prevista una reunión definitiva entre el Ayuntamiento y la Iglesia, representada a través del Cabildo

decoration

La disyuntiva existe y se admite que la solución perfecta es casi imposible de tomar. Si se cierra al tráfico, se garantiza la seguridad pero se puede promover un aumento de las visitas en plena pandemia; si se mantiene abierta, se traslada la sensación de cierta normalidad, que puede incrementar la presencia de alicantinos y, como consecuencia, que se pueda descontrolar el virus.

Compartir el artículo

stats