30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Ayuntamiento de Alicante desplegará para Santa Faz un operativo antibotellón en las playas

La Concejalía de Seguridad organizará un dispositivo policial para evitar concentraciones de jóvenes - El Cabildo nombrará a los canónigos custodios que vigilarán la extracción de la Reliquia si finalmente sale del monasterio para la bendición de Alicante

La Santa Faz en la misa del 532 aniversario del Milagro de la Lágrima, la semana pasada.

La Santa Faz en la misa del 532 aniversario del Milagro de la Lágrima, la semana pasada. HÉCTOR FUENTES

Pese a que la Peregrina está oficialmente suprimida por la pandemia, el Ayuntamiento desplegará el día de Santa Faz, jueves 15 de abril, un operativo antibotellón en las playas de Alicante para evitar concentraciones de jóvenes, del mismo modo que habrá restricciones de acceso al monasterio donde se custodia la Reliquia y controles durante el recorrido. El dispositivo se diseñará en una próxima reunión que la Concejalía de Seguridad mantendrá con los mandos policiales con el objetivo de disuadir a los grupos de jóvenes, tanto por el riesgo de contagio de coronavirus como para evitar el consumo de alcohol. En la Peregrina de 2019, la última que se celebró antes del covid, la presión policial contra este tipo de prácticas fue tan fuerte que el botellón prácticamente desapareció de la Playa de San Juan, donde era masivo, y fue sustituido por actividades deportivas y culturales alternativas.

La suspensión oficial de la romería de 2021 fue acordada el lunes por el Ayuntamiento y el Cabildo, patronos del monasterio, que decidieron como única celebración una misa a puerta cerrada a primera hora del día de Santa Faz que será retransmitida por streaming, como el pasado año, tras la cual se produjo una breve aparición de la Reliquia en la plaza del monasterio en manos del obispo. Los patronos han vuelto a poner sobre la mesa la posibilidad de una salida extraordinaria de la imagen para bendecir Alicante contra la pandemia, condicionada a la situación sanitaria del momento y a que no haya restricciones a la movilidad. En 2020 fue prohibida por la Subdelegación de Gobierno.

El Cabildo nombrará a los canónigos custodios, que protegerán a la Santa Faz en esa salida conforme acuerden el Ayuntamiento y la Iglesia. Los custodios deberán estar presentes en la apertura del camarín tanto para la bendición extraordinaria como si solo hay una misa, según explicó ayer el presidente del Cabildo, Ramón Egío. El también deán de San Nicolás recuerda que el santuario está abierto para los oficios religiosos y para visitar la Reliquia. «La gente va pasando con normalidad, respetándose los aforos. Se está recuperando el ritmo normal dentro del ambiente de pandemia», dijo.

Compartir el artículo

stats