30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Efectos de la pandemia: más jóvenes con daños auditivos por el mayor uso de auriculares

Los especialistas advierten de que las clases online y el mayor uso de dispositivos en el último año aumentarán los problemas de pérdida de audición

La pandemia ha traído un mayor uso del ordenador por motivos lectivos y de ocio.

La pandemia ha traído un mayor uso del ordenador por motivos lectivos y de ocio.

Clases online y más horas metidos en casa. La pandemia ha hecho que los jóvenes tiren más de dispositivos como el móvil, la tablet o el ordenador, por lo que el uso de auriculares se ha visto multiplicado en este último año. Los otorrinos prevén que a corto y medio plazo esto tenga consecuencias sobre la salud auditiva de los jóvenes en forma de pérdida de audición y de aparición de ruidos, más conocidos como acúfenos, que permanecerán constantes en el tiempo.

«La Organización Mundial de la Salud señala que la mitad de los jóvenes se encuentra en riesgo importante de sufrir daños auditivos irreversibles por la exposición al ruido», explica Sara Ferrero, vocal de la junta directiva de la Sociedad Valenciana de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello y médico del Hospital General de Alicante.

Los más vulnerables

Los jóvenes entre 8 y 18 años son los que más expuestos están a sufrir daños irreversibles por el mal uso de los auriculares. Y es que Ferrero recuerda que los sonidos perjudiciales son aquellos que se sitúan por encima de los 85 decibelios, mientras que el volumen de salida que suelen tener los auriculares oscila entre los 75 y los 136 decibelios a su volumen máximo.

«Los auriculares deberían usarse solo 60 minutos al día y no superar el 60% de su volumen máximo»

SARA FERRERO - SOCIEDAD VALENCIANA OTORRINOLARINGOLOGÍA

decoration

El problema es que los efectos del exceso de ruido sobre el oído no son inmediatos, como explica Guillermo Severá, presidente de la Sociedad Valenciana de Otorrinolaringología y también especialista en el Hospital General de Alicante. «La pérdida de audición no se da súbitamente y de una manera traumática, como puede ocurrir en caso de accidente, por ejemplo cuando te estalla un petardo muy cerca, sino que se trata de un daño acumulativo, por fatiga, cuyos efectos se ven más a largo plazo». En un principio se ven afectadas las frecuencias agudas de manera leve, pero a largo plazo se ven dañadas las medias y graves y la pérdida va siendo mayor en todas ellas. Además, advierten los profesionales, los daños que el exceso de ruido genera en el oído son exponenciales en función del nivel de ruido, y lo más inquietante es que son irreversibles.

Una joven haciendo uso de auriculares.

Mensaje a los jóvenes

Preocupados por esta tendencia, esta sociedad científica, en colaboración con el Festival de Cine Infantil de Valencia, ha puesto en marcha un spot de animación con el objetivo de alertar a los jóvenes de los daños que pueden sufrir si utilizan los auriculares a un volumen por encima del aconsejado. El objetivo es difundir este spot en los centros escolares para llegar así a un mayor público.

Los especialistas también dan consejos para paliar daños. «Recomendamos no exponerse más de 8 horas a sonidos de aproximadamente 85 decibelios ni 15 minutos en aquellos que se sitúen en 100 decibelios», señala Sara Ferrero.

Usar los auriculares sólo una hora al día y no superar el 60% del volumen máximo de los dispositivos también pueden ayudar a reducir el impacto sobre el oído. Por último, los especialistas aconsejan escuchar música en ambientes poco ruidosos y utilizar auriculares con reducción del ruido ambiental. También son aconsejables aquellos dispositivos de «diadema» frente a los que se introducen dentro del pabellón auditivo.

«El problema del ruido excesivo es que sus efectos no son inmediatos, pero sí irreversibles»

GUILLERMO SEVERÁ - SOCIEDAD VALENCIANA OTORRINOLARINGOLOGÍA

decoration

La Sociedad Española de Otorrinolaringología alerta de que el uso abusivo de auriculares por parte de los jóvenes está condicionando que la pérdida auditiva aparezca a edades más tempranas, adelantando la aparición de déficit de audición asociado a la edad unos 20 años, manifestándose los trastornos típicos de personas de 60 años ya a los 40.

Además de consejos para reducir el impacto del mal uso de los auriculares, esta sociedad científica exige el cumplimento de la normativa de la Unión Europea para los reproductores de música de uso personal, que deberían tener un límite estándar de salida automático del sonido, con el encendido, de 85 decibelios y la posibilidad de aumentarlo sólo hasta un máximo de 100 decibelios, e incorporar medidas de aviso, cada 20 horas de uso si se opta por este incremento.

La entidad recuerda que en años anteriores, los ruidos dañinos más habituales eran los procedentes de la exposición continuada en el entorno laboral durante ocho horas diarias a niveles que podían superar los 80 decibelios y, por ello, se aprobó una ley para que los trabajadores usaran las protecciones adecuadas en estas condiciones.

Compartir el artículo

stats