Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Así será Alicante en el año 2035: el desequilibrio demográfico se acentúa entre costa e interior

Estadística prevé un ligero descenso de la población en las comarcas alejadas del mar mientras en las del litoral seguirá creciendo gracias a la inmigración - El retroceso viene marcado por el envejecimiento, que puede agravarse más por el covid

Vista panorámica de las decenas de rascacielos que copan el skyline de Benidorm.

Vista panorámica de las decenas de rascacielos que copan el skyline de Benidorm. DAVID REVENGA

El desequilibrio demográfico que ya se da en la provincia de Alicante entre la costa y el interior se acentuará en los próximos 15 años, al concentrarse el crecimiento exclusivamente en la zona litoral. Así lo vaticinan las proyecciones de población 2020-2035 elaboradas por el Portal Estadístico de la Generalitat Valenciana, que desglosa por comarcas y municipios los datos que a nivel nacional, autonómico y provincial y ha dado a conocer el Instituto Nacional de Estadística. Según esos cálculos, se estima que la demarcación alicantina podría tener 1.990.019 habitantes a mediados de la próxima década, pero este aumento sería absolutamente desigual en el territorio.

Así, mientras que en el conjunto de la provincia se ganarían 104.460 habitantes, un 5,54% en términos relativos, las comarcas de El Comtat, l’Alcoià, el Alto Vinalopó y el Vinalopó Medio perderían población. Es decir, justo las cuatro alejadas del litoral. Esa pérdida no sería cuantitativamente muy elevada, poco más de un millar de personas, aunque porcentualmente sería algo significativa en l’Alcoià y sobre todo en El Comtat, del 1,98 y el 3,85%, respectivamente.

Evolución de la población de Alicante hasta 2035

Por el contrario, los mayores incrementos se contemplan en las zonas más turísticas y ligadas al factor residencial. El más alto es el que se prevé en la Marina Alta, del 10,28%. Esta comarca ganaría casi 19.000 habitantes y volvería así a superar los 200.000, cifra que alcanzó de forma efímera hace ahora diez años. También la población de la Marina Baixa crecería un 9,33%, situándose igualmente por encima de las 200.000 personas, mientras que la Vega Baja aumentaría un 9,01%. Esta subida sería la mayor en cifras absolutas, de 31.268 habitantes.

Estrategia valenciana contra la despoblación informaciontv

La proyección demográfica también calcula cómo evolucionarán hasta 2035 los municipios mayores de 20.000 habitantes, y en ese desglose se repite la dicotomía entre la costa y el interior. Así, Estadística prevé un leve descenso de la población en Alcoy, Ibi, Villena, Elda, Novelda y Petrer, que sufriría la pérdida más acusada, de 1.708 habitantes a lo largo de 15 años. La única excepción en estas comarcas sería Aspe, que ganaría 827 residentes. Mientras, en el litoral ocurriría todo lo contrario: solo uno de los 19 municipios de estas comarcas con más de 20.000 habitantes perdería población. Se trata, en concreto, de Calp, aunque el descenso sería más ligero, de 176 personas. Además, el crecimiento no se limitaría estrictamente a los municipios costeros, como pone de manifiesto la estimación de 2.827 más en Almoradí para el año 2035. El estudio prevé que Alicante alcance la cifra de 355.201 habitantes, y Elche 251.036.

El crecimiento futuro, tal y como publicó este periódico cuando se conoció la estimación provincial hace algunos meses, se deberá exclusivamente a la inmigración, un aspecto en el que ahora también incide Estadística de la Generalitat. El envejecimiento y el descenso de la natalidad van a hacer que el crecimiento vegetativo sea cada vez más negativo. Así, en las comarcas del interior se dan varios condicionantes para la pérdida de población: un mayor envejecimiento y una menor inmigración que en las áreas más turísticas.

La estimación está realizada a partir de la población residente en 2019, con lo cual no tiene en cuenta la irrupción de la pandemia de coronavirus y sus consecuencias demográficas. Como publicó este periódico la semana pasada, la crisis sanitaria y sus efectos económicos han provocado la mayor caída de la natalidad en 70 años en la provincia, lo que presumiblemente se traducirá a medio plazo en un envejecimiento aún mayor. Así, es probable que las predicciones de Estadística incluso se queden cortas aún.

Compartir el artículo

stats