50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El bono comercio «pincha»: no se han gastado los 10.000 vales y se amplía el plazo dos meses

La iniciativa para incentivar las compras choca con el desconocimiento de la ciudadanía - Todavía quedan 1.753 cupones por solicitar

La calle Quintana de Alicante cuenta con decenas de comercios. ALEX DOMÍNGUEZ

«¿Está empadronada en Alicante? Es que hay unos bonos por los que usted compra por valor de 80 euros y el Ayuntamiento asume el pago de la mitad», explica el dueño de un establecimiento de productos de alimentación del centro de la ciudad. «Ah, no lo sabía, ¡qué interesante!», responde la clienta, sorprendida.

Se trata de los bonos comercio, una iniciativa de la Concejalía de Alicante para ayudar a los establecimientos, incentivar las compras y estimular el consumo en un sector golpeado por la pandemia. Pero ha pinchado en hueso. El Ayuntamiento abrió el plazo en junio con el lanzamiento de 10.000 bonos a repartir entre los vecinos que lo solicitasen.

Pasado el tiempo, los alicantinos no se han enganchado, hasta el punto de que se ha ampliado el plazo de solicitud dos meses. ¿Los motivos? El desconocimiento de buena parte de la ciudadanía de la existencia de estos vales está detrás de los exiguas cifras. Que no se hayan publicitado suficientemente tampoco ha ayudado a la campaña.

Así, hasta el momento los vecinos han utilizado 6.569 bonos comercio y hay 1.678 solicitudes, lo que hace un total de 8.247. Hasta llegar a los 10.000, todavía quedan por gastar, pedir y consumir 1.753, según informan fuentes del equipo de gobierno. Y eso que la iniciativa se puso en marcha en junio y tenía una duración de tres meses, pero en septiembre, ante el escaso eco, el Ayuntamiento decidió alargar el plazo hasta noviembre.

Desde el Consistorio animan a los ciudadanos a solicitar los bonos, al tiempo que recalcan que hay comercios que han visto cómo se ha reactivado su clientela al conocer de su existencia.

La mecánica es sencilla: se accede a la página citaprevia.alicante.es, se selecciona la fecha en la que se quiere obtener los bonos, para lo que se requiere únicamente el DNI, y se indica el programa de bono comercio, sin firma electrónica. Una vez cumplimentada la solicitud se recibirá por correo electrónico, y el vale tendrá una validez de 10 días naturales para gastarlo desde la fecha seleccionada.

A partir de ahí, el bono se presenta en el establecimiento colaborador elegido, descargado en un dispositivo móvil o bien impreso. La ayuda es para cuatro bonos por solicitante de 10 euros cada uno con un total de 40 euros, y el importe lo asume el Ayuntamiento. Eso sí, el descuento solo se aplica en las compras de al menos el doble del valor del bono.

El éxito de Torrevieja: pocas semejanzas con la campaña de Alicante

Los datos de Alicante contrastan con los de Torrevieja, donde en dos semanas se agotó el medio millón de euros de bonoconsumo para reactivar las compras del pequeño comercio y la hostelería. Una campaña que guarda pocas similitudes con la de la capital y quizá ahí haya estado su éxito. Enumeramos algunas:

Una: En Torrevieja es Apymeco, la Asociación de Pequeños y Medianos Comerciantes, la que gestiona la iniciativa, mientras que en Alicante es la propia Concejalía. 

Dos: La hostelería está incluida, con el tirón que conlleva en una ciudad turística que ha recibido a miles de turistas en verano; por contra, en Alicante son solamente los comercios los que participan. 

Tres: el plazo para gastar el bono era de tres meses, julio, agosto y septiembre, frente a los apenas diez días que da Alicante.

Cuatro: la inversión realizada por el Ayuntamiento que gobierna el PP de Eduardo Dolón es de 500.000 euros, la cantidad aportada por el Consistorio del PP de Luis Barcala es de 100.000 euros.

Torrevieja, de hecho, tras el éxito arrollador, acaba de poner en marcha una segunda campaña, por la misma cantidad que la primera, con lo que en total será una potente inversión, un millón de euros.

La concejala, Lidia López, explica que la iniciativa pretende «paliar los efectos de la pandemia, así como ayudar a fidelizar y a captar nueva clientela, y sensibilizar a los consumidores de la importancia de realizar sus compras en el comercio de proximidad».

La campaña cuenta con un presupuesto de 100.000 euros, y se ha puesto en marcha por vez primera desde el Ayuntamiento de Alicante. Los bonos se pueden canjear en establecimientos de alimentación, ropa, calzado, complementos, papelería, informática, ferreterías, joyerías, librerías, moda, ópticas, peluquerías, textil o tintorerías adheridos.

«Entonces, si compro una botella de vino de 10 euros y cervezas artesanas por otros 10 euros, ¿en lugar de 20 euros me va a costar 10 con un bono?», pregunta dubitativa la clienta. «Así es», responde el dueño del comercio. «Pues ya podían haberlo dicho antes, yo creo que la gente no se ha enterado», culmina.

Compartir el artículo

stats