Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia del covid se cobra el 80% del turismo británico en la Costa Blanca

El aeropuerto de Alicante-Elche ha atendido a 1,2 millones de pasajeros ingleses, por los 5,9 millones del mismo periodo de 2019 - La obligación de la doble vacuna para los niños de Reino Unido hunde las reservas de familias

Un turista británico envuelto con la bandera de su país se toma una cerveza en una terraza de Benidorm. | DAVID REVENGA

Una sangría casi imparable. La más que tímida recuperación del turismo británico desde que el Reino Unido levantara todas las restricciones a los viajes el pasado verano (hoy el avance de la variante ómicron del covid ha vuelto a parar las reservas) no ha sido suficiente para que se pueda hablar, ni mucho menos, de normalidad en el sector turístico. La Costa Blanca ha perdido desde que se desató la pandemia del covid, en marzo de 2020, el 80% de los turistas del Reino Unido en relación al último gran año, el histórico 2019. Los últimos datos hechos públicos por Aena sobre el tráfico de pasajeros en el aeropuerto de Alicante-Elche son contundentes: entre enero y noviembre de este año han por la terminal un total de 1.259.079 pasajeros británicos, por los 5,9 millones que lo hicieron en el mismo periodo de 2019. Un cifra que al final de este mes de diciembre no variará mucho al alza y el total será un poco superior a la de 2020, año casi en blanco, cuando por el aeropuerto pasaron 1,2 millones de turistas de Gran Bretaña. Cifras muy duras debido a que el mercado turístico británico representa el 40% del total extranjero en la provincia.

Noviembre no fue, no obstante, en líneas generales, un mal mes en el aeropuerto provincial al atender a 704.527 pasajeros, siete veces más que en el mismo mes de 2020, pero 230.000 turistas menos que en 2019. Los expertos calculan que el tráfico aéreo en Europa no se habrá recuperado hasta 2024, porque cualquier noticia negativa sobre la pandemia devuelve los vuelos casi al punto de partida. En cuanto a los destinos emisores de turistas hasta noviembre, Londres (cuatro aeropuertos) ha sido «granero» de pasajeros con 350.000 turistas en lo que va de año, un cifra ridícula en comparación con los once primeros meses de 2019, cuando de los aeródromos de Gatwick, Luton, Stansted y Heathrow llegaron tres millones de pasajeros.

En este sentido, la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), de la que forma parte la patronal hotelera Hosbec, añadió ayer un nuevo dato negativo. La patronal mostró su consternación por la anulación de reservas en España por parte de británicos como consecuencia de la decisión de España y de la UE de exigir a los niños de entre 12 y 16 años procedentes de Reino Unido la pauta completa de vacunación ante la covid. Cehat asegura que esta medida ha provocado decenas de miles de anulaciones de reservas por parte de ciudadanos de Reino Unido. En concreto, las reservas han caído un 60% en dos semanas y uno de los principales operadores británicos ha visto afectadas ya unas 60.000 reservas por la medida. Esta semana la ocupación hotelera media no supera el 30%, según Hosbec.

La patronal subraya que la vacunación de niños en el Reino Unido ha empezado hace escasamente unas semanas y no da tiempo a poner dos vacunas en ese periodo. Canarias, la costa mediterránea y algunas ciudades con gran turismo de familia en fechas invernales tendrán que cancelar muchas reservas debido a que habrá miembros de las familias que no puedan viajar a pesar de presentar test negativos, según advierte Jorge Marichal, presidente de la Confederación, que solo hace dos semanas señaló en una visita a Benidorm que pensaba que lo peor de la pandemia había pasado. La patronal denuncia que no entiende que niños de otros países de la zona Schengen (Unión Europea) con una incidencia superior de casos de covid que Reino Unido puedan entrar a España sin estar vacunados y sólo con un test de antígenos, mientras que no se permite hacerlo con los mismos requisitos a los niños británicos.

Jorge Marichal, advirtió este martes de que la restricción supone un «duro golpe» para la temporada de invierno en toda España y que no entiende por qué no se establecen los mismos protocolos para todos los niños y familias que deseen viajar a España estas navidades, por lo que exige una normativa «acorde al sentido común».

Mayor: «Se creen que con dos meses todo arreglado»

El presidente de Hosbec, Toni Mayor, subraya que «somos los primeros en caer en el frente de esta batalla, pero se escapan pocos. La aviación, la hostelería y el efecto dominó ya se está produciendo. Toda la economía se va a ver afectada. Somos el sector que inexplicablemente menos ayuda ha tenido y que algunos dirigentes creen que con dos meses de facturación razonable ya hemos recuperado la normalidad. Con estos datos, los hoteleros que estamos abiertos somos héroes».

Compartir el artículo

stats