Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los colegios e institutos de Alicante necesitan 1.300 plazas para alcanzar la ratio de 25 niños por aula

Los mayores problemas se dan en la zona norte, en las playas, en el centro y en El Pla

Un grupo de alumnos accede a un colegio de Alicante, en imagen de archivo HECTOR FUENTES

Mucha demanda y pocos recursos. Los colegios e institutos de la ciudad de Alicante necesitan 1.300 plazas para poder ajustarse a la ratio de 25 niños que se ha marcado la la Conselleria de Educación, según cálculos del sindicato CC OO.

Los mayores problemas se dan en la actualidad en la zona norte de la ciudad, en el área de playas, en el centro y en el barrio de El Pla. “En estos distritos las ratios en casi todos los colegios e institutos se aproximan a 30”, lamenta Alfonso Terol, responsable de Educación en CC OO.

Los mayores problemas se dan en Primaria, ciclo en el que serían necesarias 600 plazas adicionales. En Educación Infantil, la situación sería menos grave debido a la caída de la natalidad de los últimos años. Aún así, CC OO estima que en este primer ciclo de enseñanza se necesitan 500 plazas para ajustarse a la ratio de 25 niños por clase. En los institutos de la ciudad, la demanda sería de 400 plazas.

“Es necesario que Educación habilite espacios de manera urgente para acoger nuevas aulas porque de lo contrario la calidad educativa baja bastante. El problema es que esos espacios tienen que salir a costa de recortar, por ejemplo, aulas de música y otras disciplinas, lo que no es deseable, pero una solución hay que buscar”, señala Terol.

Alumnos de Infantil en un colegio de Alicante HECTOR FUENTES

Precisamente la bajada de las ratios es uno de los motivos por los que profesores se concentraron este miércoles en Valencia, convocados por CC OO. Bajo el lema “Acabamos hartos”, el sindicato reclama también que baje la carga burocrática en los centros, que se implante la denominada figura de contención para evitar agresiones del alumnado con problemas de salud mental y el rechazo al proyecto de ámbitos en Secundaria “de una manera impuesta”.

Por otro lado, los sindicatos se siguen quejando de que a las alturas de curso en las que nos encontramos, Educación aún no haya publicado el nuevo currículum, lo que obliga a los centros a trabajar con un borrador para preparar el arranque del curso 2022-2023.

Y es que el curso escolar acaba envuelto en un nube de incertidumbre. Los institutos están pidiendo a las familias que elijan ya las asignaturas optativas para sus hijos en primero y tercero de ESO o primero de Bachillerato, los cursos en los que se implanta la nueva ley educativa a partir de septiembre, pero no les ofrecen ni la seguridad de impartirlas ni el contenido exacto, porque el nuevo currículo no deja de ser un borrador, aunque desde Educación lo han remitido a los centros bajo la premisa se que es firme. “Preparar el inicio de curso sin tener claro el currículum está dificultando bastante la tarea a los profesores, que además llegan muy cansado a final de curso y esto es lo que les faltaba”, lamenta Rafael Martínez, de CC OO en Valencia.

La misma opinión comparte, UGT, que ha trasladado a Educación además su rechazo frontal a la imposición de ámbitos educativos en primero de la ESO. Este sindicato y la Plataforma de Docents No als Àmbits Imposats recogieron recientemente más de 3.400 firmas en poco más de cuatro meses entre profesores, rechazando la obligación de impartir el primer curso de ESO agrupando asignaturas si antes no se dota de medios y se rebajan las ratios por aula.

Desde hace dos cursos en primero de ESO se agrupan asignaturas afines, de ámbito sociolingüístico o de ámbito científico-técnico, para que las imparta un solo profesor en todos los institutos de la Comunidad.

En el manifiesto suscrito entre UGT Enseñanza PV y la Plataforma de Docentes reclaman que esta agrupación de materias por ámbitos sea de elección voluntaria, "como establece la normativa estatal, y que en caso de trabajar por ámbitos, se mejoren las condiciones laborales del personal docente involucrado, ya que hasta ahora se les obliga a dar materias agrupadas de las que no son especialistas, sin recursos ni suficientes horas de coordinación o codocencias".

Compartir el artículo

stats