Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Expertos epidemiólogos detectan riesgo de viruela del mono por compartir espacios cerrados o tocar ropa infectada

El investigador alicantino, José Tuells, coedita una guía de la Sociedad Española de Epidemiología. Los especialistas restringen la vacuna a una dosis mientras haya déficit aunque la inoculacion idónea son dos

Test del virus de la viruela del mono Tatiana Buzmakova

Expertos en vacunas de la Sociedad Española de Epidemiología, entre los que figura el investigador alicantino José Tuells, detectan riesgo de contagio de la viruela del mono por estar en el mismo recinto o habitación que la persona infectada, e incluso por tocar su ropa o la de la cama.

Los especialistas, en aras a la mayor difusión para la prevención de esta enfermedad, que ya se ha cobrado la primera víctima de toda España en Alicante, y con el propósito de evitar alarmas innecesarias pero propiciando que la población acceda con facilidad a información directa sobre este virus, han coeditado una guía oficial que incluye así mismo los extremos más importantes sobre la vacunación.

Estos expertos concluyen que mientras persista el déficit de vacunas, ya alertado por médicos en hospitales de la provincia, lo procedente es restringir la inoculación a una sola dosis, aunque no dejan de contemplar que lo idóneo son las dos dosis.

El doctor Tuells, especialista en epidemiología e integrante del grupo de trabajo sobre vacunaciones de la Sociedad Española de Epidemiología, subraya que junto al resto de autores de la guía han tratado de explicar, de forma sencilla, la importancia de la enfermedad en el momento actual, a consecuencia del brote en Europa y España.

Lo describen "sin relación directa con los casos procedentes de la zona endémica africana", aunque las secuencias genéticas se relacionan con el virus de África Occidental que es el que, por otra parte, genera un cuadro clínico más leve.

Riesgos

Los investigadores insisten en "desestigmatizar" las situaciones que hasta ahora se concentran en hombres y por relaciones sexuales con otros hombres. Si nos centramos en estos casos, indican, hay que pensar que cierta población no se ve como grupo de riesgo. Tuells puntualiza que "hay que ir alertando a las personas sobre cierto tipo de prácticas. Hay otros otros colectivos de contacto y habría que ofrecer información".

Hay que ir alertando a las personas sobre cierto tipo de prácticas. Hay otros otros colectivos de contacto y habría que ofrecer información

decoration

El especialista se refiere a la trasmisión por mecanismos distintos sobre los que se debe extremar el cuidado, así como la conveniencia de activar "medidas de protección" en determinados lugares, como los espacios donde hacen tatuajes. No obstante, también aprecia el investigador de la Universidad de Alicante que todos estos tipos de grupos, incluidos los asiduos a las saunas, son "grupos de riesgo suficientemente alertados".

Como se trata de un virus nuevo, externo a la zona endémica africana, y las lesiones que produce en la piel y mucosas "son muy molestas", tal y como incluye la citada guía, lo que recomiendan los inmunólogos es "un control epidemiológico estricto" para evitar que se produzca una transmisión extensa del virus.

Objetos y espacios

Al contacto cercano con la piel infectada y los fluidos corporales añaden, como medio de transmisión, los "objetos contaminados, como ropa de cama, vendajes, platos, en contacto con lesiones de personas infectadas"; así como "compartir una residencia", o incluso aunque el contacto no sea directo, estar próximo en la misma habitación o espacio físico interior" con un afectado.

Las califican como situaciones de riesgo elevado y medio, para las que los expertos recomiendan la vacuna tras haber observado la respuesta inmunológica a la primera dosis en las dos primeras semanas. "La vacunación rápida podría modificar la gravedad de la enfermedad en casos con periodos de incubación más prolongados", afirman en la guía para la difusión de los principales características de la viruela del mono.

Los nacidos antes de los años 80 fuimos vacunados de la viruela y no somos susceptibles de que nos vacunen ahora de la viruela del mono

decoration

Como la letalidad de la enfermedad no es elevada ni tampoco la transmisión respiratoria, José Tuells considera apropiado que la vacuna se destine a los convivientes y contactos estrechos de personas afectadas, pero también incluyen en el informe que la vacuna europea Imvanex, se debe administrar lo antes posible, preferiblemente tras cuatro días de exposición a la enfermedad para atenuarla. "Mientras no se disponga de un mayor número de dosis -admiten los expertos- se administrará una sola dosis de vacuna, a excepción de las personas inmunodeprimidas". Para estos casos sí recomiendan encarecidamente las dos dosis separadas 28 días.

En ningún caso sugieren vacunar a la población en general. "Se está haciendo bien" afirma Tuells a preguntas de este diario. El investigador recuerda que la gran mayoría de los nacidos antes de los años 80 "fuimos vacunados de la viruela y no somos susceptibles de que nos vacunen" de la viruela del mono ahora, porque la anterior se considera efectiva y de protección, y el riesgo de transmisión se considera "todavía bajo" para la población en general.

Citan, eso sí, a los sanitarios y personal de laboratorio cuyo trabajo les expone al citado riesgo, y a los menores de 45 años con prácticas sexuales de alto riesgo.

Compartir el artículo

stats