Los vecinos recelan del anuncio llevado a cabo este miércoles por el Ayuntamiento sobre la futura ampliación del Parque del Mar de Alicante.

A pesar del acuerdo alcanzado por el que el Puerto compartirá el uso de su infraestructura ferroviaria con Adif para facilitar que la empresa pública ceda los terrenos que actualmente dividen la zona en dos, residentes y oposición temen que el proyecto tarde demasiado tiempo en hacerse realidad, por lo que piden concretar presupuesto y plazos para la ampliación del parque.

Desde la Asociación de Vecinos Parque del Mar, su presidente, Lorenzo Pérez, celebra la buena noticia, aunque advierte de que "todavía hay que concretar muchas cosas, como los plazos, el coste o cómo se va a compensar a Adif por los terrenos".

Pérez considera que "siendo optimistas, el proyecto podría verse terminado en unos seis, siete o incluso ocho años". Unos plazos que podrían demorarse "enormemente" si no fluye la comunicación entre las administraciones.

Pasos provisionales

En este sentido, el portavoz vecinal, apuesta por una solución temporal similar a la que se ha adoptado en los terrenos que conformarán el futuro Parque Central: pasos provisionales.

Pérez reclama la construcción de unas pasarelas ciclopeatonales que permitan atravesar las vías que actualmente dividen el parque en dos y obligan a los vecinos a dar un rodeo de varios kilómetros.

Una medida que sería "mucho más económica" que la del Parque Central, ya que se trata de unos senderos considerablemente más cortos.

El PSOE recela de Barcala

Tampoco han tardado en producirse las primeras reacciones dentro del Ayuntamiento alicantino, donde el PSOE espera que este acuerdo "se ejecute lo antes posible".

Los ediles socialistas Miguel Millana y Raúl Ruiz participan en una protesta vecinal. HÉCTOR FUENTES

La alcaldable socialista, Ana Barceló, ha celebrado "el consenso alcanzado por las tres administraciones" en lo que considera una "solución acertada que cumple con lo que reivindican los vecinos y vecinas", pero afirma que "vamos a exigir y estar muy pendientes para que se acelere toda la tramitación administrativa".

En este sentido, Barceló espera "la colaboración por parte de Barcala" a quien advierte de que "poner palos en las ruedas sería perjudicar a los alicantinos y alicantinas".