Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alicante impulsa la ampliación del MACA con 500.000 euros destinados al proyecto

La donación de 291 obras de la colección de Michael Jenkins y Javier Romero ha supuesto un punto de inflexión para el Ayuntamiento de la ciudad, ya que en el museo actual solo se pueden exponer el 15% de los fondos existentes

Plano del proyecto de ampliación. En lila, las partes nuevas. |

Plano del proyecto de ampliación. En lila, las partes nuevas. |

La donación de 291 piezas de la colección de arte de Michael Jenkins y Javier Romero al MACA ha supuesto el punto de inflexión para que la ampliación del museo alicantino pase de ser una necesidad a una obligación. A esto se suma la reciente renovación del acuerdo con la Fundación Mediterráneo para seguir manteniendo en depósito su colección de arte contemporáneo integrada por 212 piezas, la donación de un centenar de obras y el depósito de 365 en los últimos años. Así lo ha entendido el Ayuntamiento de Alicante que va a destinar, con cargo al remanente de Tesorería, una partida de cerca de 500.000 euros para la redacción del proyecto de ampliación del Museo de Arte Contemporáneo de Alicante.

Los arquitectos Sol Madridejos y Juan Carlos Sancho, autores del MACA, ya esbozaron en su momento una propuesta que incluye un acceso al museo por la calle Jorge Juan, que atravesaría la Plaza de Santa María y llegaría hasta los almacenes, y la construcción de un espacio anexo en la parte trasera del edificio. Será este proyecto a partir del cual se trabaje, tal como afirma el concejal de Cultura, Antonio Manresa, ya que son esas dos iniciativas «en las que se va a trabajar con este proyecto».

La intervención en la parte trasera del MACA, afirma el edil, pasa por trabajar de forma conjunta con el Patronato de la Vivienda, que hace años proyectó para esa zona un parking y un edificio de viviendas sociales. «Lo importante es que se cuenta con esa partida para desarrollar el proyecto que es una demanda de hace muchos años y los pormenores se irán viendo».

La apuesta del alcalde, Luis Barcala, por esta necesidad cultural, ha sido clave, según Manresa, para que se dé este paso. «Tanto la donación como la renovación del convenio, de grandísima importancia para la ciudad de Alicante, han hecho ineludible que abordemos la ampliación del MACA, que es ya uno de los principales museos de arte contemporáneo de España y que queremos consolidar para elevar el nivel de la oferta cultural de la ciudad».

Y en referencia a la colección de Michael Jenkins y Javier Romero, destaca «el potencial y valor de esta colección, referencia actual y de futuro del arte contemporáneo y que va a contribuir de manera esencial a situar nuestro oferta cultural a nivel nacional e internacional».

Imagen de la sala de exposición con la Colección Fundación Mediterráneo, cuyo acuerdo de depósito se ha renovado. | ALEX DOMÍNGUEZ

Para el alcalde, «la cultura, las obras de arte, además del inmenso valor que tienen por sí mismas, son también vitales para impulsar la actividad económica en un sector tan vital para nosotros como es el turismo».

La conservadora del MACA, Rosa Castells, considera que el Museo de Arte Contemporáneo de Alicante nació en 2011 asumiendo el antiguo Museo de La Asegurada, sus colecciones y su espíritu. «La ampliación del espacio arquitectónico y la dotación de servicios del nuevo MACA tuvo en cuenta las colecciones entonces existentes, incluso un posible crecimiento de ellas, pero no todas las que se han ido sumando con el tiempo hasta hoy, enriqueciéndolas».

En este sentido, asegura que el espacio expositivo «está aprovechado al máximo y no hay más salas de las que existen ahora ocupadas con solo una parte muy pequeña de lo que existe en almacenes. Sólo se expone en torno a un 15% de los fondos».

La llegada de la Colección Michael Jenkins & Javier Romero pone de manifiesto «la necesidad imprescindible y urgente» de buscar nuevos espacios «tanto para la exhibición como para el almacenaje con seguridad y garantías, así como espacios para la actividad en torno a ella».

Para Castells resulta «imposible» que el edificio del MACA «puede acoger nada más y se hace necesario reflexionar y tomar decisiones sobre la ampliación del espacio tanto por detrás en el solar de la calle Balseta como en la parte delantera en la Plaza de Santa María. Y al mismo tiempo, o mientras eso sucede, tampoco sería en vano desplazar parte de la actividad y de las colecciones a una segunda sede, en otro lugar de la ciudad: bien, cerca del edificio del MACA en el mismo casco histórico o fuera de él. La llegada de esta Colección sirve como excusa para acometer proyectos pendientes.

Además, quedan por resolver otras incógnitas. Desde cómo va a financiarse el traslado de la colección de Jenkins y Romero desde Nueva York a Alicante hasta el plan museográfico del futuro centro, el destino de cada espacio o cuál será el presupuesto del nuevo MACA, insuficiente ya para el funcionamiento actual y precario para gestionar un museo que crece.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats