30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia lleva al turismo rural a alcanzar su mayor nivel de ocupación en Semana Santa

El cierre perimetral de la Comunidad y el deseo de los clientes de evitar las aglomeraciones propiciarán que los establecimientos de la provincia rocen el lleno entre este jueves y el lunes

La pandemia lleva al turismo rural a alcanzar su mayor nivel de ocupación en Semana Santa Juani Ruz

En un escenario en el que la pandemia de coronavirus está azotando con dureza a la economía, especialmente al turismo, se va a dar la paradoja de que, al menos de manera puntual, va a convertirse en un aliada para el hermano pequeño de este sector. Se trata, en concreto, del turismo rural, que en la provincia va a vivir la mejor Semana Santa que se recuerda, precisamente por el cierre perimetral decretado en la Comunidad para prevenir los contagios, así como por el deseo de los clientes de buscar para sus vacaciones entornos tranquilos y evitar aglomeraciones. De acuerdo con las previsiones que se manejan, los establecimientos rozarán el lleno entre mañana jueves y el próximo lunes, habiendo colgado ya gran parte de ellos el cartel de completo.

La presidenta de la Asociación Provincial de Turismo Alicante Interior, Indira Amaya, y gerente del hotel Masía La Mota, en Alcoy, no duda a la hora de señalar que esta va a ser una muy buena Semana Santa. Según sus palabras, «estamos recibiendo peticiones de reservas como nunca, hasta el punto que en estos momentos el índice de ocupación se sitúa alrededor del 95%».

Con estas previsiones, los más de 200 establecimientos rurales ubicados en la provincia lograrán llenar las 2.500 plazas disponibles. «Se trata -destaca Amaya- de datos superiores a los de otras ocasiones, y que suponen un balón de oxígeno para el sector, después de las dificultades a las que ha tenido que hacer frente en los últimos meses».

Indira Amaya (Asociación Alicante interior):" Supone un balón de oxígeno, tras las dificultades por las que hemos pasado"

decoration

A la hora de concretar las razones que han llevado a este nivel de actividad, la presidenta sectorial hace referencia al cierre perimetral de la Comunidad Valenciana, «lo que ha hecho que mucha gente haya mirado a las comarcas de interior para pasar sus días de vacaciones. Estamos en un contexto en el que la gente, por temor a los contagios de covid, quiere evitar las aglomeraciones, por lo que busca lugares tranquilos en los que, además, pueda disfrutar de entornos atractivos, actividades interesantes y una muy buena gastronomía». De hecho, los restaurantes también van a estar llenos, a lo que, según Indira Amaya, contribuye tanto la demanda como las actuales restricciones de aforo.

Carlos Pla (Hotel la Safranera): "Desde hace un tiempo también vienen más clientes los fines de semana"

decoration

Carlos Pla, responsable del hotel La Safranera, en las faldas de la Font Roja, confiesa que estarán al 100% a partir del jueves. «En Semana Santa es normal que haya una elevada actividad, pero es cierto que este año estamos registrando una demanda por encima de lo habitual, tanto para lo que son pernoctaciones como también para el restaurante, teniendo en cuenta que contamos con una amplia terraza exterior que permite evitar las aglomeraciones, justo lo que busca la gente en estos momentos de pandemia», enfatiza.

Alicia Gregori (Casa rural Ca Ferminet):" La gente busca estancias tranquilas y aquí las puede encontrar"

decoration

Pla, además, resalta que esa mayor demanda no se ha concentrado tan sólo en estos días festivos. «Desde hace un tiempo estamos viendo cómo en los fines de semana tenemos más gente de lo que venía siendo habitual».

En la misma línea se expresa Alicia Gregori, de la casa rural Ca Ferminet, de Patró, quien destaca que «nosotros lo tenemos lleno desde hace ya varias semanas, y sigue llamando gente sin parar, lo que evidencia que hay muchas ganas de visitar las comarcas del interior durante estos días».

LA CLAVE: Aprovechar el tirón para consolidarte como destino. El turismo rural de la provincia de Alicante lleva tiempo intentando consolidarse como marca, y este incremento de las reservas en plena pandemia supone una buena oportunidad.

El aumento de las reservas se ha convertido en una tendencia en los últimos meses, y también se está dando, incluso, entre semana, algo que no era nada habitual. «La gente busca estancias tranquilas, y en estas zonas las pueden encontrar», subraya.

LA CIFRA: 2.500 plazas disponibles en la provincia alicantina. La provincia cuenta con más de 200 establecimientos de turismo rural, que en su conjunto suman más de 2.500 plazas. Se prevé que se agoten esta semana

Ahora, de lo que se trata, es de aprovechar este incremento de clientes y que el turismo rural se convierta en una alternativa totalmente consolidada. Según Indira Amaya, «desde hace tiempo venimos trabajando para crear una marca reconocible, al estilo de la Toscana, de manera que el interior de la provincia de Alicante se convierta en un destino habitual tanto a nivel nacional como internacional. Tenemos todo el potencial para ello, por la calidad de los establecimientos, de la gastronomía y de los paisajes y municipios que nos rodean. Vamos a ver si esto supone un impulso».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats