Llega la cobertura a una pedanía de Elche tras una década de lucha vecinal por una antena de telefonía

Los casi 3.000 vecinos de la partida rural ya disfrutan de conectividad en sus teléfonos móviles 

La antena, en la azotea de un edificio de La Bayas

La antena, en la azotea de un edificio de La Bayas / Matías Segarra

Los vecinos de Las Bayas ya disponen de cobertura móvil tras una década de disputas vecinales en la pedanía de Elche por las quejas y denuncias de algunos de sus residentes por la cercanía de la infraestructura a sus viviendas y a un centro social municipal.

El equipo de gobierno ha informado este martes de la puesta en funcionamiento de la antena "gracias al plan integral que ha puesto en marcha el Ayuntamiento de Elche junto a operadoras de telefonía para mejorar las conexiones en áreas críticas tanto de la ciudad como de todo el término municipal".

El pasado 25 de octubre, el alcalde, Pablo Ruz, se reunió con las tres grandes operadoras de telefonía móvil: Orange, Vodafone y Telefónica. Un encuentro cuyo objetivo precisamente fue abordar un problema de cobertura móvil que afecta a un 60% de las pedanías de Elche con especial incidencia en la zona de Las Bayas, Perleta, Santa Ana, algunas zonas de Balsares y Arenales del Sol, entre otras.

La antena de la pedanía de Las Bayas

La antena de la pedanía de Las Bayas / Antonio Amorós

Mediante la modernización de las torres telefónicas y la instalación de nuevas infraestructuras ya se ha mejorado la señal móvil de los casi 3.000 vecinos de Las Bayas facilitando así la comunicación y garantizado su acceso a servicios de calidad, según el comunicado municipal. En el resto de pedanías se irá solucionando el problema de conectividad en las próximas semanas.

Obras paralizadas cuatro veces

Frente al rechazo existente entre los vecinos más próximos a la colocación de la antena, hay un amplio sector de esta población que ha reclamado en los últimos años al Ayuntamiento arbitrar soluciones para acabar con el aislamiento telefónico que han padecido. En este lugar, son ya cuatro las veces que los contrarios al dispositivo han logrado paralizar su montaje llamando a la Policía Local porque la realidad es que la compañía no tenía la licencia de obras autorizada pese a estar tramitándose. Sin embargo, las compañías tienen la posibilidad de lograr la autorización del Ayuntamiento presentando planes de implantación «que cumplan con las condiciones urbanísticas del Plan General», según explicaron fuentes municipales a este diario.

Pese a la paralización de las obras cada vez que acudían los efectivos policiales a comprobar si existía licencia, la empresa ha ido en los últimos años completando cada cierto tiempo el montaje de la antena, hasta que este mes ha entrado en funcionamiento.