Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Temperaturas rozando los 30 grados en un centro de salud de Elda

El sistema de climatización está obsoleto y el sofocante calor ha provocado episodios de mareos, cefaleas y vómitos en pacientes y profesionales

Pacientes del centro de salud Marina Española en la consulta esperando la visita con el médico. J.C.P.G.

"La sauna". Así le llaman los pacientes más habituales al centro de salud Marina Española de Elda después de tener que soportar temperaturas que rozan los 30 grados mientras esperan la visita del médico. El sofocante calor de los dos últimos meses y los continuos fallos en el sistema de climatización han convertido el centro sanitario en un horno. Los abanicos van y vienen mientras los sudores no cesan. Y con las mascarillas la sensación de ahogo todavía es mayor.

"Esto no hay quien lo aguante", le decía una mujer a otra mientras un octogenario puntualizaba: "no lo aguanta ni el demonio". Los tres se encontraban en ese momento esperando ser atendidos por el personal administrativo en la zona de la entrada. Peor estaban los pacientes y trabajadores de las plantas superiores. Especialmente los que acuden al gimnasio de rehabilitación, donde la temperatura corporal sube más debido al ejercicio físico que deben realizar. "Aquí sí que sudamos la gota gorda todos los días", comentaba un joven acalorado al acabar su sesión diaria.

Y este martes no ha sido un día especialmente duro. En las dos olas de calor anteriores hubo profesionales sanitarios que sufrieron vómitos, mareos, estrés, cefalea y dolores musculares después de aguantar jornadas de trabajo calificadas por ellos mismos de "infernales". Con el termómetro marcando los 29 grados en las consultas y los 28 grados en la zona de rehabilitación hubo dos enfermos que se desmayaron. Uno de ellos fue atendido en el mismo instante por un médico y el otro tuvo que ser derivado al Hospital General Universitario de Elda.

El termómetro marcando 29 grados de temperatura en una de las consultas médicas de Marina Española. INFORMACIÓN

Pero esta situación no es nueva y en invierno ocurre todo lo contrario: se pasa frío. El problema radica en los aparatos de climatización. Están obsoletos y descatalogados. No dan más de sí ni cumplen la normativa actual. Es necesario, por tanto, una renovación total del sistema.

Intersindical Salut lleva más un año enviando escritos a la dirección económica del Departamento de Salud de Elda para que se solvente esta carencia de manera definitiva. Pero hasta la fecha no se ha producido ningún cambio a mejor y con las temperaturas extremas las consecuencias también se hacen extremas.

La dirección sanitaria es consciente del problema y reconoce que la sustitución de todo el sistema de climatización en Marina Española estaba prevista años atrás, pero se ha retrasado como consecuencia de la pandemia del covid-19 donde las prioridades eran otras. No obstante se asegura que hay una partida de 700.000 euros de fondos europeos, en el marco del Programa Operativo FEDER Comunidad Valenciana, prevista para ejecutar en el año 2023.

Mientras tanto los técnicos encargados del mantenimiento de los equipos han estado realizando ajustes en los últimos días y también se ha dotado al centro de cuatro aparatos portátiles de aire acondicionado, los llamados "pingüinos", para tratar de mitigar las altas temperaturas de un verano especialmente tórrido tras una primavera especialmente lluviosa.

El gimnasio y algunas consultas son las zonas más afectadas pero el pasillo de la última planta es lo peor.

Cuatro aparatos portátiles de aire acondicionado se han colocado en las zonas más calurosas. J.C.P.G.

Lo mismo ocurría hasta el año pasado en el centro de salud de Biar. Pero en este caso el problema ha desaparecido tras acometerse las obras para la adecuación de la instalación de climatización. La actuación ha consistido en una instalación de climatización enfriadora-bomba de calor mediante un circuito de agua para la transferencia de energía térmica. De este modo se ha reducido el consumo de energía en el edificio sin disminuir el confort de los usuarios del edificio. El importe de los trabajos ha superado sensiblemente los 542.000 euros y el plazo de ejecución ha sido de cuatro meses. La obra, que ha mejorado sustancialmente la eficiencia energética de la instalación de climatización, está además en consonancia con el Plan de Ahorro y Eficiencia Energética, fomento de las energías renovables y el autoconsumo en los edificios, infraestructuras y equipamientos del sector público de la Generalitat Valenciana.  

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats