30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Hércules ya huele el abismo

El conjunto blanquiazul se queda casi a expensas de un milagro para evitar el descenso a la cuarta categoría por primera vez en su historia - El equipo es ineficaz de cara a puerta, no aguanta físicamente todo el partido y comienza a no creer

Once inicial quepresentó el Hérculesen Lleida.

Once inicial quepresentó el Hérculesen Lleida.

Da igual que haya semana de parón, que se impartan charlas psicológicas, toques de atención, fichajes... el resultado es siempre el mismo. Desplome y caída libre de un Hércules abocado a jugar muchos derbis provinciales la próxima temporada salvo que surja un milagro y se gane casi todo lo que queda por jugarse, algo en lo que ya no cree nadie. Era el día de resucitar y no se hizo pese a las buenas pinceladas de la primera parte. El paso de los minutos fue apagando a un equipo sin pólvora que acabó condenado con el gol de Molinero y con la sensación de que ese certero disparo hirió de muerte a un Hércules que acumula bochornos.

MANOLO DÍAZ, TOCADO

El técnico presenta números de descenso y sin atisbo de mejora

Dejó claro Carmelo del Pozo en su arenga de la pasada semana que Manolo Díaz iba a seguir en el banquillo «aunque perdiese todos los partidos». Quizás fue un estrategia de cara a sus jugadores o quizás ni se le pasó por la cabeza en esos momentos que el Hércules iba a cosechar en Lleida su cuarta derrota consecutiva. Lo cierto es que el técnico no encuentra soluciones al problema tras presentar unos números de descenso durísimos y cada vez son menos los que creen en él, incluso los jugadores. El equipo pedía a gritos oxígeno y solo se realizaron tres cambios y un centro del campo que desapareció tras el descanso. Díaz quiso distinguir esta derrota de las anteriores porque «el gol llegó en una jugada aislada», pero sí que admitió que ya no queda margen de error.

BAJÓN FÍSICO

El equipo se hunde tras el descanso, algo común en los últimos partidos

Si el Hércules no hace los deberes en la primera parte después se le pone muy cuesta arriba el partido. La plantilla experimenta un bajón físico notable tal y como se pudo apreciar en el último tramo del encuentro ante el Lleida así como ante el Atlético Levante y La Nucía. La plaga de lesiones durante toda la temporada hace que cueste mucho coger la forma a jugadores tan importantes como Moyita o Pedro Sánchez y llegan sin fuerza a los minutos finales.

UN EQUIPO INOFENSIVO

Los máximos goleadores del Hércules llevan solo dos goles

Si el máximo goleador del equipo lleva solo dos goles a estas alturas es que el problema es gravísimo. El Hércules falla ocasiones una y otra vez. Ni Benja, Garrido, Moyita ni Pedro estuvieron acertados en las claras oportunidades que tuvieron en Lleida. Es el mal que arrastra el equipo durante años pero ahora la situación es más delicada que nunca con el descenso a la cuarta categoría acechando con fuerza. El Hércules está entre los 20 equipos menos goleadores de entre los 120 que componen este año la Segunda División B. Nadie cumple en ataque en este equipo pese a la fuerte inversión que se hizo el pasado verano para cubrir con garantías esa posición del campo.

LA PRESIÓN AUMENTA

Siete partidos y sin margen de fallo ante los equipos más potentes del grupo

Al Hércules le quedan siete partidos para evitar una tragedia. Para ello debe hacer lo que no ha hecho en toda la temporada, ganar el 80-90 por ciento de los partidos. Al margen de la dificultad del reto, el conjunto blanquiazul debe hacer frente a la presión que ahora mismo existe sobre los jugadores, sobreponerse a la necesidad de jugar sin posibilidad de fallo y todo ello ante equipos de gran potencial como Badalona, Cornellà y Llagostera así como recibir al Lleida en el Rico Pérez. Al menor fallo el descenso será una realidad y el aniversario se ¿celebrará? en la Segunda Nacional RFEF. El Hércules roza la hecatombe después de cuatro derrotas consecutivas y haber ganado un partido de los últimos once. Las estadísticas son totalmente de descenso y lo duro es que las sensaciones también lo son en este último tramo de la temporada.

LA AFICIÓN YA NO CREE

Máxima desilusión en los seguidores blanquiazules

Ni la afición del Hércules tiene fuerzas ya para arropar a un equipo que ha decepcionado por completo. Nadie sabe qué hubiera pasado con público en las gradas este año, pero lo que la plantilla no podrá achacar nunca como otras temporadas es la exigencia y la presión del público del Rico Pérez. Los seguidores están desencantados con el equipo y así lo están haciendo saber a través de las redes sociales. La mayor parte de la masa social ya no cree en el Hércules y comienzan a hacerse la idea de que la próxima temporada militará en la cuarta categoría del fútbol español. El sábado (18.00) espera el Badalona, última oportunidad para creer en algo más que un milagro.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats