Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Montero: «El proyecto de Presupuestos es mucho más que la inversión territorializada»

La ministra de Hacienda «desconoce» que Alicante es la provincia peor financiada de todo el país y sale del paso aseverando que, «si no es ahora, más adelante se harán las infraestructuras que permitan cohesionar el territorio»

Pedro Sánchez junto a los presidentes autonómicos, líderes territoriales y ministros socialistas, ayer, en València.

La ministra de Hacienda y Función Pública, la máxima responsable de cuadrar el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2022, María Jesús Montero, se muestra absolutamente ajena a una realidad del todo sangrante para la provincia. Las cuentas públicas para el próximo año reflejan que el territorio alicantino es el que sale peor parado de todo el país en el reparto de inversiones, con solo 97,7 euros por habitante, que son 177 menos que la media nacional, que se sitúa en 274,7 euros. Las cifras son las que son y el agravio es irrebatible, incuestionable, pero la ministra restó este viernes importancia a este hecho y, en declaraciones a INFORMACIÓN, defendió que: «El proyecto de presupuestos es mucho más que la inversión territorializada».

Los 183,5 millones de euros para infraestructuras y dotaciones que el Gobierno central ha reservado para la provincia suponen un recorte del 38% sobre los 298 millones previstos para este ejercicio, pero la encargada de diseñar la hoja de ruta económica del próximo año evitó ofrecer explicaciones concretas a este nuevo revés presupuestario. Sencillamente, porque, según ella misma aseveró, ignora los números ensamblados por su propio departamento. O eso dijo. Tras ser preguntada por este diario, Montero afirmó que «desconoce el detalle concreto de cada una de las provincias» y, por tanto, parece no ser consciente, o al menos se niega a admitir, que Alicante ha quedado relegada al vagón de cola en inversiones. No obstante, quiso lanzar un mensaje de esperanza. Solo así se entiende que manifestara estar convencida de que, «si no es ahora, más adelante se harán las infraestructuras que permitan cohesionar el territorio». Eso fue lo que declaró desde València, ciudad a la que acudió para participar en el 40 congreso del PSOE, que reúne en la capital del Túria a la plana mayor del partido hasta el domingo para la reelección de Pedro Sánchez como secretario general a través de una cumbre de paz orgánica, sin rivales ni urnas.

«Yo diría que el proyecto de presupuestos es mucho más que la inversión territorializada que pueda figurar en las tablas. Cosas tan importantes como el impulso al Ingreso Mínimo Vital, el incremento de las becas, las partidas de Educación o de Dependencia, que afecta a todos los ciudadanos por igual, eso es lo principal, es lo importante, es lo que tenemos que intentar entre todos, hacer una realidad para que la vida de la gente mejore», argumentó la titular de Hacienda.

Las partidas presupuestarias reservadas por el Ejecutivo de coalición del PSOE y Unidas Podemos evidencian que la provincia es la peor tratada de todo el territorio nacional. Pasa de ser la sexta con menos euros por habitante en las cuentas del pasado ejercicio, con 160 euros por habitante, a la última, sin siquiera llegar a los 98 euros, una realidad que ha enervado a los sectores económicos y, también, a formaciones a derecha e izquierda del tablero político. Si se pone el foco en la Comunidad, la provincia también sale mal parada en la comparativa con el resto de demarcaciones de la autonomía, ya que sólo recibirá el 15,2% de las inversiones que contemplan estas cuentas para el conjunto valenciano, cuando representa el 37,5% de la población.

El PSPV presiona para imponer el criterio de la titular de la cartera de Hacienda en financiación

La financiación autonómica y la abolición de la prostitución son dos de los ejes principales del debate político en el congreso federal del PSOE, iniciado ayer en las instalaciones de Feria València y marcado por el mensaje de unidad y el ambiente festivo que el poder y la cohesión interna suelen favorecer. Ambos asuntos, financiación y prohibición del uso del cuerpo de la mujer como mercancía, están entre las principales preocupaciones con las que la federación valenciana ha llegado al cónclave.

La dirección de Puig intenta que la resolución final no retroceda en compromisos a lo expuesto por la andaluza

decoration

Ferraz no quiere ninguna imagen de desencuentro. Su objetivo es que haya textos transaccionales allí donde hay enmiendas a la ponencia marco de sentido opuesto. Sucede con la financiación autonómica, donde se ha visto en las últimas semanas que el criterio de la Comunidad y Andalucía no es el de Asturias, Galicia, Cantabria o las castillas. La delegación valenciana estaba ayer a expensas de un documento final de la dirección federal del PSOE asumible por las diferentes sensibilidades. La posición que los socialistas valencianos intentan hacer valer es que la posición del partido no puede ser un paso atrás sobre la manifestada por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en su intervención reciente en el Congreso. La exconsejera andaluza dijo allí que la diferencia de financiación (más de 800 euros per cápita) entre la autonomía mejor y peor financiada (Cantabria y la Comunidad Valenciana) es injustificable, «no hay variable que lo explique» y, por tanto, «hay que corregir». Incluso asumió (por primera vez) que hay que abordar la deuda acumulada por la infrafinanciación. Estos serían los principios mínimos para la dirección de Ximo Puig. En el aire está si el PSOE acepta una referencia a la «población ajustada» como el factor para calcular los recursos de cada territorio. Tras lo escuchado en pasillos ayer, no parece fácil. Sería un gesto hacia la España despoblada.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats