Sumar busca consolidar su proyecto en la Comunidad con el foco en el Gobierno y Compromís

El diputado Txema Guijarro empieza a trabajar en la creación de la estructura orgánica de la coalición de Yolanda Díaz con el reto de encontrar un encaje a su relación con los valencianistas

Presentación de Compromís-Sumar en Alicante, con Txema Guijarro en primera fila

Presentación de Compromís-Sumar en Alicante, con Txema Guijarro en primera fila / Alex Domínguez

Tras presentarse a las elecciones generales que se celebraron el pasado 23 de julio con una coalición que rozaba los veinte partidos, entre ellos Compromís, y con la opción abierta de formar parte del Gobierno de Pedro Sánchez, Sumar, el proyecto político de Yolanda Díaz, busca ahora consolidar su estructura orgánica en la Comunidad Valenciana, lo que debería garantizar su pervivencia con el paso del tiempo. El hombre encargado de encabezar este reto es el diputado en el Congreso Txema Guijarro, que ya fue el número uno por la provincia de Alicante en la cita electoral del 23J. Hay dos factores que condicionan en la actualidad esta labor. El primero de ellos es conocer si finalmente Sumar formará parte del Gobierno o no, lo que cambiaría el escenario de forma radical. Por otra parte, hay que trabajar el encaje con el espacio político de Compromís. Desde la coalición valencianista ya señalan que ellos no van a ceder su posición de forma libre.

A principios del pasado mes de agosto Guijarro abandonó Podemos, la formación en la que había militado en los últimos años, y con la que ya ocupaba acta como diputado en el Congreso, para centrar sus esfuerzos en la construcción de Sumar, empezando por cimentar una base con respecto a la provincia de Alicante. En el territorio alicantino uno de los grandes aliados con los que cuenta Guijarro para tejer la nueva estructura es Xavier López, el exconcejal alicantino con Podemos que le acompañó en prácticamente todos los actos durante la campaña de las generales del 23J.

Persona cercana

El principal aval con el que cuenta Guijarro para acometer su trabajo es que se trata de una persona cercana a Yolanda Díaz, como en su momento lo fue a Pablo Iglesias, en los tiempos de Podemos. Prueba de ello es que encabezó la candidatura por la provincia pese a las diferencias que ello provocó con Compromís y el pacto electoral. Desde Sumar se acabó imponiendo la opción de Guijarro en detrimento de la apuesta de la coalición, que era la del líder de Cambiemos Orihuela, Carlos Bernabé. Ahora, pasados unos meses desde las elecciones, y a la espera de ver si se forma el Gobierno, desde Compromís señalan que Sumar debe decidir qué quiere ser y cuál va a ser el modelo por el que van apostar. «De momento, son solo un grupo parlamentario», apuntan fuentes consultadas por este diario, que al mismo tiempo lanzan un mensaje de advertencia: «En la Comunidad ya está Compromís».

Por su parte, desde Sumar, el propio Guijarro ya ha apuntado que el proyecto de consolidación de la plataforma en la Comunidad va a ir para largo, que puede llevar un plazo de dos años, por lo que la estructura orgánica no estaría asentada hasta 2025, en el ecuador del actual mandato y a dos años vista de que se celebraran, si no hay cambios, nuevas elecciones municipales, autonómicas y generales. Buena parte de la militancia de Sumar, al igual que Guijarro, puede proceder de Podemos, partido que culminó un ERE el pasado agosto tras los malos resultados cosechados en las últimas citas electorales, lo que también les llevó a tener que integrarse en la plataforma de Yolanda Díaz en las generales del 23J.

La marca Compromís-Sumar logró cuatro diputados en la Comunidad en los comicios, ya que a Guijarro se añaden Nahuel González, de Esquerra Unida, y los valencianistas Alberto Ibáñez y Àgueda Micó. Posteriormente, esta última ocupó la portavocía adjunta segunda del grupo parlamentario en el Congreso, como parte de la negociación entre los valencianistas y los de Yolanda Díaz, quienes ahora intentarán no pisar el mismo terreno político en la Comunidad.