Vox apoya la concentración ante la sede socialista de Alicante mientras que el PP se desmarca

La dirección local del PSPV lamenta la crispación que se va a generar con esta protesta, para la cual no se ha solicitado autorización

El concejal del PP en el Ayuntamiento de Alicante, Mario Ortolá.

El concejal del PP en el Ayuntamiento de Alicante, Mario Ortolá. / Alex Domínguez

M. Vilaplana

M. Vilaplana

Vox ha mostrado públicamente su apoyo a la concentración que, a través de las redes sociales, se está convocando para este miércoles junto a la sede local del PSPV en Alicante, pese a no haberse solicitado autorización para la misma ante la Subdelegación del Gobierno. Ha sido a través del portavoz adjunto de la formación en el Ayuntamiento, Mario Ortolá, quien ha tropezado, sin embargo, con el desmarque por parte del PP, que por medio de Manuel Villar ha manifestado que no van a apoyar las protestas que se celebren delante del local de ningún partido. Todo ello en un contexto en el que el secretario local socialista, Miguel Millana, ha lamentado la crispación que se está generando, y en el que Vox también ha impedido en las Cortes Valencianas que prospere una declaración institucional contra las concentraciones en las sedes socialistas.

Lejos de rebajarse la tensión, el ruido a cuenta de la amnistía a los líderes independentistas que participaron en el procés sigue subiendo de decibelios. Y eso se está comprobando en las concentraciones que se están desarrollando a lo largo y ancho del país en las sedes socialistas, algunas de ellas, como la del lunes por la noche en Ferraz, con incidentes incluidos. Pues bien, en este contexto, está previsto que este miércoles a las 20 horas se celebre una protesta en Alicante, para la cual, según ha podido saber este diario, no se ha solicitado autorización.

Mario Ortolá, en cualquier caso, aseguraba este martes que Vox va a secundar todas aquellas movilizaciones que, según sus palabras, "se promuevan desde la sociedad civil en las sedes socialistas a cuenta del golpe de Estado que se está produciendo por la negociación de la amnistía". Así, y además de hacer un llamamiento a la participación, indicó que su partido estará apoyando esta "concentración de jóvenes patriotas que tienen como única intención la de frenar ese golpe de Estado de un partido traidor como es el PSOE".

No está por la labor de respaldar este tipo de actos, en cambio, el PP, como así lo ha puesto de manifiesto el portavoz municipal, Manuel Villar. "El PP se concentró el domingo en València, y ese fue el único acto al que hemos asistido. Cualquier otra concentración que se lleve cabo delante de una sede de un partido no va a contar con nuestro apoyo, porque no es lo más democrático", ha aseverado. Otra cosa, añade, son los actos que ha convocado el PP para el próximo domingo en las capitales de provincia, para las que Villar sí que pide participación, aunque matizando que "no van a ser delante de ninguna sede".

Y en medio de todo esto se encuentra el PSPV, cuyo secretario general en Alicante, Miguel Millana, critica la "soflama" de Ortolá, calificándola de "impropia de un cargo público". En este sentido, lamenta que se esté generando una "crispación preocupante", y censura, al mismo tiempo, que el PP no condene de forma rotunda las concentraciones. "Están ofreciendo un aval intolerable, sobre todo teniendo en cuenta que se trata de un partido con vocación de gobierno", asevera.

Esta confrontación dialéctica en Alicante se producía al mismo tiempo en el que Vox impedía en las Cortes Valencianas, con su oposición, que prosperara una declaración institucional presentada por el PSPV para condenar, según se citaba en el texto, "los ataques a las sedes socialistas y de todos los partidos democráticos, así como las amenazas, insultos y ataques a sus militantes". También, se añadía, "los gritos contra la Constitución, el Jefe del Estado, el presidente del Gobierno y a favor del dictador Franco que se repiten en las concentraciones convocadas por los grupos de ultraderecha".

Equidistancia

En este contexto, el líder del PSPV, Ximo Puig, ha vuelto a salir a la palestra afeando al PP su "equidistancia" ante lo que está sucediendo en las concentraciones, un de las cuales se celebró en la noche del lunes en València. Y ha insistido a la hora de señalar que "Feijóo vino a la Comunidad Valenciana a insultarnos y dos días después la extrema derecha rodea nuestra sede", añadiendo que "la extrema derecha hace de extrema derecha y quien le da cobertura es el responsable. Están generando una espiral de odio".

Por su parte, el presidente de la Generalitat, Carlos Mazón, ha indicado que los acontecimientos de los últimos días son "ruido que se deriva de un proceso indigno -en referencia a la amnistía-, en el que se intenta la ruptura de los valores básicos de la Constitución Española". Y como presidente del PPCV, ha hecho un llamamiento a la ciudadanía para que salga a mostrar su indignación en las concentraciones convocadas en "zonas abiertas y libres" en las capitales de la provincia.