La encuesta anual sobre salud bucodental que realiza el Consejo General de Colegios de Dentistas de España desvela que siete de cada diez niños menores de 4 años en España no ha ido nunca al dentista. Este dato es claramente indicador de la escasa importancia que los padres dan a los dientes de leche de sus hijos, cuando estos, como advierte el Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Alicante (COEA), desarrollan un papel fundamental en la formación de la dentadura de cada persona. 

El COEA alerta: Es un grave error pensar que los dientes temporales, como van a caerse, no tienen ninguna importancia. Muy al contrario, cumplen importantes funciones. Y, ante todo, es preciso que la primera visita al dentista se realice cuando el bebé cumple el año, porque será el dentista el que mejor nos puede explicar cómo debe ser la atención que debe tener nuestro hijo y los cuidados que debemos darle.

¿Cuándo debemos llevar al niño al dentista por primera vez?

Las tres edades del diente

La dentición humana pasa por tres etapas diferentes: la erupción de los dientes de leche que empieza más o menos a los 6 meses de vida y se suele completar cuando el bebé tiene 2 años; la caída de la dentición de leche o temporal, que comprende desde los 6 hasta los 12 años aproximadamente; y la erupción de los dientes permanentes, que comienza a los 6 años y termina a los 12 años (exceptuando las muelas del juicio, que aparecen a los 18-21 años). 

Las edades del diente.

Las edades del diente.

Dentición temporal

A la primera etapa se le llama “dentición temporal” porque en la boca del bebé solamente hay dientes de leche. La segunda etapa se corresponde con la “dentición mixta” porque conviven dientes temporales que aún no se han caído con dientes permanentes que ya han erupcionado. La tercera y última etapa es la de “dentición permanente”, ya no hay dientes temporales porque han sido sustituidos por dientes permanentes. Los padres van a ser los primeros que deben seguir y cuidar la dentición de sus hijos.

Consulta aquí 10 consejos para padres primerizos sobre cómo cuidar los dientes del bebé.

Funciones de los dientes de leche

Los dientes temporales cumplen una serie de funciones que hacen que su importancia sea fundamental para la formación de la dentadura de cada persona. En primer lugar, cada pieza dental de leche mantiene el espacio que después debe ocupar el diente permanente. Su caída natural, y no anterior a lo debido por un problema de salud bucodental, previene que después se produzcan movimientos en las piezas de al lado y que haya malformaciones o desplazamientos indeseados, algunos de los cuales después tienen que ser tratados con ortodoncia. 

Una mala salud oral de los dientes temporales es un claro factor de riesgo para los futuros dientes permanentes.

A su vez, los dientes de leche permiten una correcta masticación y fonación. No solo ayudan al niño a alimentarse sin problemas, es que además favorecen su autoestima. Es necesario tener en cuenta que una mala salud oral de los dientes temporales es un claro factor de riesgo para los futuros dientes permanentes que van a erupciones y que ya deben ser para toda la vida. 

 Si los dientes temporales están sanos, el niño será menos propones a tener amigdalitis y otitis. También es menos probable que necesite tratamientos bucodentales costosos. El pequeño podrá estar más concentrado en clase y obtendrá mejores resultados escolares porque no sufrirá dolores dentales. 

La caries, el peor enemigo

Los diferentes estudios epidemiológicos realizados en nuestro país muestran que, desgraciadamente, muchos menores presentan caries en sus dientes de leche. La caries es la enfermedad infecciosa crónica más común en la infancia. En España, de cada cuatro dientes temporales con caries, solamente uno ha recibido el tratamiento oportuno. Más de 850.000 menores presentan caries y 3,7 millones de dientes temporales están dañados. 

Los diferentes estudios epidemiológicos realizados en nuestro país muestran que, desgraciadamente, muchos menores presentan caries en sus dientes de leche. .

¿Cómo cuidar los dientes temporales?

Exactamente igual que se cuidan los permanentes. Revisiones periódicas en el dentista, una correcta higiene bucodental y una dieta saludable en la que se eviten los azúcares. No hay más secreto. Eso sí, empezar desde muy al principio y mantener la regularidad tanto en las visitas al odontólogo como en los cuidados personales. 

Las primeras etapas de la vida son fundamentales para garantizar una correcta salud oral y permitir alcanzar posteriormente, en la adolescencia y en la etapa adulta, unos niveles óptimos de salud.

En definitiva, el Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de Alicante (COEA) aconseja realizar la primera visita al dentista cuando el bebé cumple un año. De este modo, el profesional sanitario adecuado, el odontólogo o estomatólogo, indicará las pautas a seguir para disponer de la mejor salud bucodental durante todas las etapas de la vida del diente.