Correr está de moda. Basta con dar un vistazo a las calles de la ciudad al atardecer o durante el fin de semana para corroborarlo. Si tu también quieres apuntarte a la moda de ser runner pero nunca has sido un gran corredor o corredora, no desesperes. Hoy vamos a darte tres sencillos consejos para que comenzar a correr no resulte complicado.

Cinco consejos imprescindibles para comenzar a correr

Además de motivación y ropa y calzado adecuado, hay otros elementos fundamentales para que te conviertas en un corredor aficionado.

Comienza a correr poco a poco

Ir poco a poco. Este consejo vale para muchos aspectos de la vida y también para los runners principiantes. El cuerpo debe ir acostumbrándose a la nueva rutina y necesita un tiempo para hacerlo. Si comienzas corriendo muy rápido tu cuerpo se resentirá y es probable que abandones a los pocos días. Así que comienza con carreras cortas y lentas. No te obsesiones con la velocidad ni con los kilómetros, ya habrá tiempo para ir mejorando. Al principio es mejor que comiences con sesiones cortas de carrera. Cuando te canses, no te pares de golpe. Lo mejor es que sigas caminando a buen paso hasta que te recuperes y puedas volver a trotar.

Correr sobre la arena supone un esfuerzo añadido. Pixabay

Un buen sistema para comenzar es realizar entrenamientos en los que alternes dos minutos de carrera y dos minutos caminando. A las pocas semanas ya podrás ir aumentando a 3, 4 y 5 minutos.

Correr en uno de los deportes más completos que puedes hacer para adelgazar. INFORMACIÓN

Descansa entre sesión y sesión

Aunque comiences con muchas ganas no es necesario que salgas a correr todos los días. Deja que tu cuerpo descanse correctamente entre una sesión y otra. Con tres días por semana es suficiente. Asi darás tiempo a tus músculos a recuperarse y no se resentirán tanto.

Da pasos cortos y firmes

Te puede interesar:

La técnica que empleas para correr es fundamental y de ella dependerá el éxito de tu entrenamiento. Para comenzar, lo mejor es que lo hagas con pasos cortos y firmes.

También es importante controlar la superficie sobre la que vas a correr. Elige al principio lugares despejados y cómodos. Ya habrá tiempo más adelante de correr por la arena de la playa o por la montaña. Si tienes cerca una pista de atletismo pública puede ser el lugar perfecto para iniciarte en el arte de correr. Si no es tu caso, también te sirve un parque o cualquier calle ancha y sin mucho tránsito de gente. Si el tiempo no acompaña también puedes comenzar a correr en una cinta.